Marcel Gascón: ¡Larga vida, presidente!

Publicado por

Capitales de todo el mundo han celebrado este miércoles el 75 cumpleaños del que fuera presidente checoslovaco y checo Vaclav Havel. En Bucarest, una exposición del fotógrafo y amigo de Havel Oldrich Skacha organizada por la Embajada checa muestra estos días impagables escenas cotidianas del Havel disidente, ciudadano, dramaturgo, presidente y ex-jefe del Estado. Havel ligeramente abrumado fuma y se asoma a la plaza repleta de ciudadanos tras su elección como presidente en 1990. Havel se abraza a su primera mujer Olga, bromea con la segunda Dagmar, bebe cerveza con Obama o departe cigarrillo en mano con otros disidentes en una casa de Praga.

Supe por primera vez de Havel a través de las crónicas de Hermann Tertsch cuando estudiaba periodismo en Madrid. Eran lecturas dolorosas las de aquellos martes por la mañana en los bancos de la facultad. A la izquierda y en página par, bajo el título en cursiva negra y el nombre de Tertsch fino y en mayúscula, se desplegaban historias centroeuropeas de coraje, esperanza y generosidad. Mientras asistía con angustia a la zafiedad de la realidad inmediata imaginaba a Havel en pantunflas recibiendo cerveza en mano a periodistas y estudiantes en el castillo de Hrad, pensaba en las reuniones disidentes clandestinas de lo mejor de Polonia y Checoslovaquia en los montes Tatra o me emocionaban lo limpias que quedaban las calles de Praga tras las multitudinarias manifestaciones anticomunistas que contaba en su libro Eguiagaray. 

Nunca olvidaré la impresión desagradable y placentera a un tiempo que me producía el contraste entre la luz de los artículos de Tertsch y las tinieblas de la ignorancia satisfecha y vulgaridad orgullosa. Leer aquellos martes en los bancos de la facultad ese rincón de El País tenía algo de inmolación, y fijó para siempre unos referentes morales a los que volver cuando el realismo cínico parece posibilidad única o acecha la desesperanza. Quizá Havel sea el primero de estos referentes, y su vida un ejemplo para renunciar a atajos tentadores y vivir en la verdad a cualquier precio.

Ni siquiera en la exigencia y la hostilidad del poder hizo Havel su piel más gruesa y se blindó de las complejidades, del mundo y del alma. No se ha traicionado ni ha cedido al muy comprensible escudo de la mezquindad y por eso es absoluto su triunfo.

Con cerveza checa ante el teclado y un cigarrillo en su honor, con esta canción querida que es una de sus favoritas, ¡larga vida, presidente!

La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.