Marcel Gascón: Letras Libres

Publicado por
image_pdfimage_print

La edición española de la revista mexicana Letras Libres cumple este mes diez años en excelente forma. La descubrí, como tantas cosas buenas, a través de Arcadi Espada y su Nickjournal. No sé si enlazó una colaboración, o quizá recomendaba un artículo. Desde entonces —allá por 2004—  no he dejado de acudir a sus páginas, en papel o en internet, en busca de sus cuidados análisis corales de un tema de actualidad, que convocan a la mesa a invitados inteligentes, agudos y educados y a menudo a algún ilustre de prestigio universal.

Se puede ir confiado a estas comidas, seguro de no encontrarse con un pesado dogmático, un chillón enfático o un simple maleducado. Quizá se explique esta rara severidad selectiva por la falta de fetichismo ideológico, que lleva a muchos —marchemos todos yo el primero— con buenas ideas e intenciones a frecuentar terrenos que sólo una pulsión erótica puede presentarnos como transitables.

Los debates de Letras Libres son cordiales y animados. Los enfoques diversos y complementarios, perfectamente equilibrados. Nos ofrecen de la realidad elegida miradas históricas, periodísticas, filosóficas, literarias, personales. Predomina en ellos con rara autoridad la razón razonable, y los pilares que los sustentan —las firmas fijas, constantes que número a número mantienen en pie la revista— están firmemente anclados en el suelo movedizo y cambiante de lo que llaman —no me gusta pero se entiende— el mundo real.

Son diez años, ya, y esperamos que este producto benéfico que como la patata vino de América siga siendo muchos más uno de esos bares amables y relajados donde no llegan los gritos de los brutos y siempre se acaba bailando.

La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.