Marcel Gascón: Una banda de marrajos

Publicado por

Hay palabras que llenan artículos. Le dan rotundidad y color a la frase, llenan al lector por su belleza o concreción, más allá de lo que signifiquen. Escribirlas supone cierta determinación. Porque son fuertes y parecen estridentes, y su contundencia nos da cierto vértigo: ¿no será demasiada pompa para lo que contamos? Entonces acudimos al diccionario. Y vemos con alegría que no, que la palabra lustrosa que encontramos designa exactamente lo que queremos. Las dejamos ahí. Son los puntales de nuestro artículo, lo ennoblecen y hasta nos permiten frases flácidas e incluso vacías. 

Disfruto mucho al encontrar la palabra precisa y directa, que sortea lenguajes de libro de estilo e inexpresivos y capta con toda su fuerza la realidad que debe designar. El gusto es aún mayor cuando la moda la ha arrinconado al desuso y la palabra es rara, bella y chocante. Sorprender con estraperlo por el más ortodoxo contrabando. Precisar con el taurino espontáneo en vez de limitarse con el más ambiguo espectador, que no explica si entró o no al campo. Tumba por derriba o tira al suelo, más contundente y gráfico, mejor.  

A menudo me acuerdo de una columna de Alfonso Rojo en ABC titulada “El tiburón del Mossad”. No decía gran cosa ni estaba especialmente bien escrita. Sólo dos sintagmas, originales y sonoros, la hacían excepcional: “un voraz escualo se merendó el domingo a una anciana alemana”. Y: “una banda de marrajos había dejado malheridos a otros tres turistas”. Un voraz escualo y una banda de marrajos, donde podía haber dicho tiburón y animal.

 

La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.