Marcel Gascón: Las porterías de Ferrero Rocher

Publicado por
Tras ver el fútbol en el pub que mis padres tenían en mi pueblo bajaba a casa y le cambiaba de canal a mi abuela para ver los goles de la jornada en Canal 9 o La 2. Cuando se acababa el último resumen me levantaba a toda prisa, despejaba la mesa del comedor y ponía cerca de uno de los extremos una caja de plástico transparente de Ferrero Rocher. Un mantel doblado de color rojo representaba el fondo, o la pista de atletismo, y servía para que el balón no cayera al suelo cuando el delantero fallaba. Con el dedo gordo y el índice de la mano derecha hacía correr una canica por la superficie marrón. Centraba, remataba y driblaba defensas imaginarios, recreando las jugadas que antes había visto en la tele. La voz de comentarista, en español, argentino de Marcelo Araújo o catalán de TV3, daba más realismo a los partidos e impacientaba a mi abuela, que en signo de reprobación resignada mecía la cabeza de arriba abajo con las mejillas contraídas. Lo que más le molestaba, y lo que a mí más me gustaba, eran los contragolpes del equipo visitante que acaban con el balón perdiéndose mansamente junto al palo. Todo el estadio callaba y yo reproducía el grito agudo y sostenido de señora que acompaña a la pelota hasta que se pierde por la línea de fondo y la grada recupera el aliento. Entonces interrumpía bruscamente el movimiento de cabeza y sin apartar la mirada de la tele me decía con desprecio: “quin poc senderi”, que en valenciano significa literalmente “qué pocos sesos”.
La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.