Marcel Gascón: Devastados

Publicado por

Han pasado más de dos semanas desde la debacle socialista del 20-N y aún no ha salido del entorno del PSOE una sola idea para la imprescindible refundación.

Una izquierda nacional, piden algunos. Una socialdemocracia europea y liberal. Un Bad Godesberg que devuelva al partido a los carriles de los que nunca debió salir, reclaman otros. Pero todas las voces que se lanzan al debate de ideas vienen de la derecha o de la izquierda que ya se fue del PSOE, a otro partido o al exilio interior con carnet en el bolsillo.

La implicación con la suerte del PSOE de políticos ajenos y comentaristas cercanos a otros partidos no se debe a su bondad o solidaridad corporativa. España necesita una oposición fuerte, sólida intelectualmente y creíble. Que los dirigentes de un partido que representa a millones de ciudadanos sean un interlocutor fiable y comprometido con los cambios que —muy pocos pueden negar ya— necesita la vida pública española.

Y sin embargo, el debate en torno al PSOE es meramente sucesorio. Una vulgar quiniela surrealista por la que bailan en estado de trance cadáveres del zapaterismo más o menos cercanos al todavía presidente.

Mientras, en los márgenes, vemos relegados a un puñado de políticos capaces que podrían pilotar muy bien la refundación socialista pero están demasiado lejos de los centros de poder del partido, o simplemente han vivido demasiadas infamias como para soportar volver.

Ahí está Redondo Terreros, la más íntegra y radical antítesis del espíritu y la letra del partido en los últimos ocho años e incompatible con el único logro que el socialismo puede enarbolar de la última legislatura.

O Joaquín Leguina, uno de los pocos socialistas de renombre que alzaron la voz contra la gestión de Rodríguez Zapatero y que es ya más escritor que político.

Por el mundo andan Almunia, Borrell y Solana, posibilidad los tres para una socialdemocracia de la mejor tradición liberal, responsable y competente pero también demasiado gastados y cómodos en sus sillones internacionales como para enfangarse en la tarea desde una oposición débil.

¿Y qué queda? En primera línea Rubalcaba, Chacón y Bono; detrás Aídos y Pajines. Cómplices de la desastrosa gestión e hijas pródigas del zapaterismo sin más credenciales que los ocho años que los números y las urnas han castigado tan duramente.

A Rubalcaba sólo lo hemos visto negar su responsabilidad en un Gobierno del que fue vicepresidente y ministro. De Chacón sabemos que es catalana y del PSC, mujer y un algún día embarazada. Y Bono ha dicho que el nuevo líder del partido debe ser alguien que pueda gritar viva España, como, escribió alguien en twitter, podría haber dicho que el PSOE necesita a un consuegro de un cantante de derechas para cerrar heridas.

Pese al negro panorama visible, no se debe perder la esperanza. El 20-N está aún muy cerca, y de los paisajes devastados nacen a menudo las mejores cosas. Pero, viendo las ruinas, con qué eficacia se aplicó en el PSOE la selección negativa. ¡Y qué devastaciones produce! 

 

La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.