¿Cuál es la peor agresión vista en un campo de fútbol?

Tal vez recuerden que en la pasada final de la Champions el comentarista de TVE se vino arriba y nos decía admirado «qué emociones es capaz de generar el ser humano» ante dicho espectáculo, mientras justo en ese momento oíamos de fondo a un espectador clamando «me cago en tu puta madre». Una feliz coincidencia, pero no solo el público se arrebata por la intensidad del choque. A veces también los jugadores dejan de lado su profesionalidad y exhiben acciones directamente salidas de su cerebro reptiliano; en este mundial ya hemos podido ver alguna. No todo iban a ser canciones de Shakira y ceremonias de inauguración estereotipadas, la vida siempre se abre camino. Así que aquí va una breve selección de los momentos más atroces y difíciles de olvidar que hemos visto sobre el terreno de juego en los últimos años, voten, voten.

Pisotón de Stoichkov al árbitro

Corría el año 1990, se disputaba el partido de ida de la final de la Supercopa en el Nou Camp y Stoichkov quiso comunicar al árbitro su frustración de una forma que superase cualquier barrera lingüística. El mensaje le llegó, pero el jugador del Barça estuvo media temporada expulsado por ello. No obstante, en la entrevista que le hicimos afirmaba ufano: «No me arrepiento. Estoy orgulloso, joder».

Patada voladora de Cantona a un espectador

Tuvo lugar en la Premier League el año 1995, durante un partido entre el Crystal Palace y el Manchester United. La acción de Éric Cantona resultó muy fea, ciertamente, pero luego nos enteramos de qué clase de persona era el espectador y la pena que nos daba menguó apreciablemente… Digamos que la patada estuvo mal dada pero bien recibida.

Codazo de Tasotti a Luis Enrique

Italia nos eliminó en cuartos de final del Mundial de 1994 de la peor manera posible. Luis Enrique sangrando, llorando, gritando lo que se intuye como un «hijo puta”» y exigiendo un clamoroso penalti que el árbitro no quiso pitar era la viva imagen de la desolación más absoluta. Los incautos que con ingenuo optimismo nos asomamos a ese partido salimos más doblados que un veterano de Vietnam. ¿No podían simplemente haberse limitado a perder?

Simeone clava los tacos a Guerrero

Antes de ser un aclamado entrenador que ha llevado al Atlético a lo más alto, fue también un jugador a veces no muy diplomático, como en el partido disputado en San Mamés en 1996. Al capitán del Athletic le hizo un agujero en el muslo que requirió tres puntos de sutura y que para él supuso tres partidos de suspensión.

Puñetazo de Romario a Simeone

Tan bonito es dar como recibir y en otras ocasiones también le tocó a él. Esto ocurrió en 1994 en el Sánchez Pizjuán y al parecer fue el resultado de todas las provocaciones previas a lo largo del partido.

Cabezazo de Zidane a Materazzi

La final del Mundial de Alemania 2006 entre Francia e Italia fue una triste retirada para Zidane, al que el jugador italiano hizo una observación muy poco elegante acerca de su hermana que logró ofuscarlo.

Patada de Jong a Xabi Alonso

Junto al gol de Iniesta este otro momento fue sin duda el más recordado de la final del anterior Mundial. Un jugador como Xabi, que había sido una pieza fundamental del juego de la Selección a lo largo de todo el campeonato y que tantas alegrías nos había proporcionado, aquí adquirió directamente una talla heroica. Parecía un guerrero espartano dispuesto para cualquier sacrificio. Esa brutal patada de Jong, fruto de la impotencia de saberse inferior, hizo que la victoria española no fuera solo deseable sino también justa. Demostraba que nosotros éramos los buenos y ellos los malvados, contribuyendo así a que luego la celebración resultara más dulce.

Patada de Juanito a Matthäus con propina

Durante un partido de semifinales de la Copa de Europa entre el Real Madrid y el Bayern de Múnich en 1987, el legendario jugador madridista le quiso quitar un bicho de la espalda a Matthäus y ya puestos le dio otra patada en la cara. La acción le costó cinco años de expulsión de competiciones europeas.

El placaje de Schumacher a Battiston

Durante el Mundial de España de 1982 el portero de la RFA Harald Schumacher arremetió contra el jugador francés Patrick Battiston con tantas ganas que lo dejó inconsciente y con dos dientes menos. Es impresionante ver cómo fue con todo a por él.

Entrada de Monzon a Klinsmann

La final del Mundial de Italia 90 entre las selecciones alemana y argentina tuvo la peculiaridad de contar con el primer expulsado de una final, Pedro Monzón, por esta entrada que a juzgar por los aspavientos de Klisman debió doler bastante.

Rodillazo de Lewandowski a Hubocan

En este partido de la Champions celebrado este mismo año entre el Zenit y el Borussia Dortmund vemos una agresión de extraordinaria factura. Realizada en dos tiempos, primero le hace caer al suelo y luego deja acercarse su rodilla lo suficiente para golpearle sin querer. La cantidad de sangre que llena el rostro del jugador la convierten en una de las lesiones más aparatosas que se han visto.

Codazo de Javi Navarro a Arango

Durante un partido del Mallorca contra el Sevilla en 2005 Navarro propinó tal codazo a su rival que tuvo que ser ingresado en la UCI, llegando a peligrar su vida. Un pómulo roto, parada respiratoria, amnesia temporal y unas convulsiones en el terreno de juego que resultan sencillamente escalofriantes de contemplar.

Patadas de Pepe a Casquero

Durante este recordado partido del 2009 entre el Real Madrid y el Getafe, Pepe sintió la imperiosa necesidad de sacar del área a patadas a un jugador rival. Luego lo pisó un poco y ya de paso también soltó un puñetazo a otro y llamó hijo de puta al árbitro. En fin, casi tienen que sacarlo del campo con una camisa de fuerza. Se ve que estaba un poco nervioso ese día.

Mordisco de Luis Suárez a Chiellini

Qué les vamos a contar de esta peculiar agresión durante el partido de Italia y Uruguay de este Mundial, de la que no ha dejado de hablarse estos últimos días y sobre la que se han hecho ya todas las bromas imaginables. Desde luego es original.