Parejas musicales bizarras: un bestiario incompleto

Publicado por
image_pdfimage_print
Freddie Mercury y Montserrat Caballé. Imagen: Polydor.

(Realizado con la ayuda de los maestros Marciano y Longino Pizarro)

Es realmente difícil quedarse con solo unos cuantos, porque, la verdad, a estas alturas, en música hemos oído —y visto, sobre todo visto— de todo. Los dúos, o duetos, mejor dicho, son consustanciales a la música que llevamos escuchando los últimos cincuenta años. El pop-rock es un género donde los artistas son proclives a mezclarse; a que un artista grabe un tema con otro que pertenezca a una esfera similar o completamente distinta a la suya, a que haya trabajos enteros de colaboraciones de un intérprete con otros diez artistas, amigos, asimilados o preparados por la compañía para relanzar la carrera del artista. Nos acordamos de dúos o duetos como The Everly Brothers, Sam & Dave o The Black Keys, pero también de Sonny & Cher, Wham!, David Bowie haciendo el ganso con Bing Crosby, KLF y Tammy Wynette y, también, Lady Gaga y la rana Gustavo, Sting y Shaggy… La lista es interminable, pero acotemos un poco. Busquemos aquellos duetos especialmente señalados por su formato —que uno de los dos sea una máquina, por ejemplo, y hablo literalmente— o cuyo resultado sea más bizarro de lo normal (y digo más bizarro, no voy a recurrir a Kike Rivera y Omar Montes, eso ya es usar otros niveles que yo ni entiendo ni controlo). Empecemos con:

Michael Jackson y…

La reata de colaboraciones que realizó en sus discos, por ejemplo, con… Paul McCartney, a este en una envolvente y ridícula/maligna operación, para no solo quedarse con las canciones de los Beatles, sino encima hacerle cantar «Say Say Say» o «The Girl is Mine». También McCartney hizo algo parecido, con Stevie Wonder, en una creación difícilmente olvidable, titulada «Ebony and Ivory». Volviendo a Jacko, incluyó en sus discos las colaboraciones de Eddie Van Halen y Slash, dos guitarristas del mundo del rock, el primero en Thriller, en el número uno «Beat It», y el segundo, en Dangerous, en «Give it to Me» y «Black or White». Si la de Eddie fue memorable, y no apareció en los créditos del disco y ni siquiera le fue pagada, lo de Slash dio para un tumulto en la prensa, debido a que hubo rumores que achacaban la ruptura de Guns n’ Roses a la relación de Slash con Jackson. En fin, asuntos de los ricos y famosos en el mundo del rock and roll.

Barbra Streisand con Donna Summer y con Barry Gibb

En una de esas campañas de las compañías para relanzar o poner al día a sus antiguas estrellas, la Columbia seleccionó en dos discos una nueva forma de vender a una de sus cantantes más definitivas, pero quizás por entonces un poco anquilosadas en el campo de la música pop. Y en 1979 publicaron Wet, donde hacía un homenaje a las canciones sobre el agua, en todas sus vertientes. Y allí venía «No More Tears (Enough is Enough)», un tema que cantaba a dúo con la reina de la discoteca, Donna Summer. Fue un exitazo.

Y al año siguiente, más éxito consiguió si cabe, en las listas de pop, con un trabajo producido y cantado a medias por Barry Gibb: «Guilty». La colección que los hermanos Gibb le prepararon a Streisand ha sido su cima en el pop.

Paula Abdul con The Wild Pair 

En plenos ochenta (1988), Paula Abdul grabó un video en el que cantaba «Opposites Attract» con un par de gatos… de dibujos animados. Además de la gracia del vídeo, que ofrecía un plan muy divertido —los gatos vintage que bailaban con Paula—, la canción era de un feliz feminismo, y Paula, como siempre, estaba genial.

Fela Borbone y su Mierdofón

Presento a Fela, lutier y programador, desde hace años y en cantidad de grupos. En la actualidad, en solitario, acompañado de sus cacharros, que son básicamente un ordenador Amstrad, con otros especímenes como el Commodore y el Sinclair ZX Spectrum. Estos dispositivos hacen sonar pequeños instrumentos de percusión —latas, bidones— y el programa que todo lo controla, que se llamar Brasatón. Además, maneja un superguitarra formada por dos pastillas elaboradas con bobinas de relé e imanes de neodimio, extraídos de una unidad de disco duro, una de ellas situada muy cerca del puente del instrumento. En 2008 sacó su primer disco, con el sello Alehop!, «La alegría de cantar», grabado en los estudios de Jorge Explosión y con la colaboración de Mike Mariconda. Aquí no acabó la cosa: con La alegría de cantar se presentó como candidato para Eurovisión ese año, pero no lo consiguió.

Manolo García y Marc Almond 

Esta es una de mis preferidas. Un cantante muy, muy británico, aficionado a las colaboraciones con otros cantantes, desde extremos como Psychic TV o Coil hasta crooners como Gene Pitney o P. J. Proby, y también versiones de Jacques Brel (un disco completo). En 1983 conoció Barcelona y se enamoró del ambiente portuario de la ciudad y de locales míticos de entonces, como Bagdad y el bar Kike. Compuso una canción inspirada en el personaje del mismo nombre «Anarcoma», el detective trans creado por Nazario. En Ibiza, su camino se cruzó con el de Manolo García, que había llegado mediante invitación de Pino Sagliocco para componer unos temas para los estudios Ibiza Sound. Manolo, que estaba a punto de formar El Último de la Fila, dejó temas para el grupo Europa 2 y una canción a medias con Jaime Stinus para Marc: el tema en español «Face to Face». Se puede encontrar en A Virgin’s Tale Volume I, una recopilación de rarezas de Marc en los ochenta. 

Raymond Scott y sus cacharros

Estamos ante uno de los músicos más importantes del siglo XX. Su obra es escuchada una y otra vez en los dibujos animados de Warner Bros. y en multitud de bandas sonoras. Y como músico electrónico su legado es tremendo. Además de su Manhattan Research, Inc., donde dio salida a mecanismos que mejoraban los ya existentes, su colección de aparatos es impresionante: por ejemplo, el Clavivox y el Electronium.

Matmos

Este dúo estadounidense de música electrónica, compuesto por Drew Daniel y Martin Schmidt, ha montado su carrera evitando los instrumentos tradicionales. Su disco de debut de 1997 incluía samples de la actividad nerviosa de unos cangrejos de río, mientras que el álbum Quasi-Objects incorporaban una canción llamada «La isla púrpura», compuesta totalmente por sonidos del cuerpo humano. A Chance to Cut is a Chance to Cure extraía música de los sonidos de la medicina moderna, e incluía samples de sonidos de liposucciones y cirugías oculares.

Germán Coppini y Nacho Cano

Este es el dúo más incomprensible de la música española. Lo vemos hoy, y seguimos sin explicarnos la razón de su existencia. Pero el caso es que estos dos músicos, en principio opuestos, se juntaron para grabar tres canciones en un disco que es la reoca. Desde la portada, una primorosa foto de los dos protagonistas disfrazados de cantantes medievales, a las canciones, de temática infantil o casi neonatal, un delirio que hasta funcionaba. «Dame un chupito de amor» será un clásico de la música más bizarra hecha en España en los ochenta.

Delia Stevens

Sónicamente tan aventurera como su tocaya en el BBC Radiophonic Workshop, Delia Derbyshire, la percusionista profesional Delia Stevens sacudió el Show de Flores de la Real Sociedad de Horticultura en Tatton con una agitada pieza que incorporaba los sonidos administrativos de una grapadora, unas tijeras, una carpeta clasificadora, cinta grabadora y la omnipresente taza de té. 

La Colitis Vasilona

Este es un dúo que ha sido sistemáticamente olvidado, relegado, justo desde el momento en que salió su primer disco, que fue censurado ipso facto al llegar a la emisora de radio. Se dieron a conocer en la primera edición de los premios San Isidro Rock, que no ganaron, pero pudieron plasmar un tema que luego salió en el elepé. Allí salían en la portada Chema Lapuente y Paco Rodríguez como aparecían en las actuaciones, como superhéroes. Un disco digno de ser incluido en los Incredibly Strange Music, como dice Luis Lapuente.

The Sex Organs

«¡Intergaláctico sex n’ roll del espacio exterior! ¡Una odisea del espacio, primitiva, con trash y garage!» Así se presentan ellos mismos, Jackie y Bone, que en 2014 montaron este dúo expresamente para el Funtastic Dracula Carnival en España y se han convertido en una atracción para todos los festivales. Ya han grabado su primer disco Intergalatic Sex Tourists en Voodoo Rhythm Records, en cuya portada los podemos ver como salen en vivo, con sus peculiares disfraces de órganos sexuales. 

Kanui & Lula

Una variedad del dúo musical: el matrimonio. William Kanui y su mujer Lula, de las islas de Hawái, tocaban respectivamente la guitarra hawaiana y el ukelele, y ella bailaba el hula. Fueron una pareja muy influyente en su tiempo, puesto que mezclaban los ritmos de la música tradicional hawaiana con números de vodevil. Grabaron en 1922 en Alemania y en 1933 en Francia.

Allen Brothers

Esta es una de las historias más desopilantes —y van…— que nos ha dejado la old timey music. Estos hermanos, nacidos en Sewanee (Tennessee) a comienzos del siglo XX, aprendieron a tocar instrumentos desde pequeños. Austin prefirió el banjo, y Lee la guitarra y el kazoo, y muy pronto se hicieron populares en las comunidades que vivían alrededor de las minas de carbón. A finales de los años veinte, la Columbia les ofreció un contrato por su música divertida y para bailar. Hasta aquí todo normal: el primer disco fue un éxito, y cuando fueron a sacar el segundo… ¡lo encontraron con la etiqueta «Race Records», cuando ellos eran hillbillies. Al final, se cambiaron a Victor, porque no les convencieron las explicaciones de su primera compañía discográfica. 

Prussian Blue

Otra variedad de familias musicales, esta vez, gemelas y además nazis. Sí, sí, como lo oyen. Lamb y Lynx, dos adolescentes de Bakersfield (California), hicieron un dúo musical porque se lo mandó su señora madre, que es la que operaba en la sombra, en cuyas canciones hacían declaraciones nacionalsocialistas. Estuvieron en activo entre 2004 y 2008, año en que las gemelas se distanciaron de su madre y sus ideas, dejaron el dúo y optaron por hacerse activistas por la legalización de la marihuana.

Caballé y Mercury

Terminamos como no podía ser de otra manera: en lo más alto. Dos divas de dos mundos distintos se unieron en «Barcelona». Tiene esta historia algunos detalles que la hacen más grandiosa que la propia canción, encargada a Caballé por el Comité Olímpico para 1992, y que ella compartió con Mercury, quien le confió que estaba enfermo de sida y que no le quedaba mucho tiempo. Así, su actuación en Barcelona junto a Montserrat fue la última de su carrera: falleció meses después.

La tabla de precios no existe. Por favor, revisa tu shortcode.

17 Comentarios

  1. Hola Grace
    El bizarrismo de los duos es enorme… pero no tanto. Eddie Van Halen desde luego está acreditado en Beat It. Lo que tuvo su “aquel” fue la guitarra de Slash en “Black or White”; en principio su guitarra es la responsable de los “ruiditos” que suenan antes de que comience el tema propiamente dicho y el solo, que todo el mundo le atribuye, lo toca Tim Pierce, reputado músico de estudio. En la primera edición del disco se jugó con el equivoco y, gracias al sindicato de músicos, en las siguientes reediciones Tim Pierce está acreditado como “Heavy Metal Guitar” y Slash como “intro” Special guitar performance. Hace poco Tim comentó: los coleccionistas saben que si vengo así acreditado !su disco no es un primera edición!
    Un saludo, Manuel.

  2. Amazing Grace! Creí que solo yo me acordaba del chupito de amor. Que, junto con la sopa del mismo nombre podrían formar un single maniático muy propio para bodas o divorcios gays.

    • Yo también sabía ese dato extraño sobre un grupo de lo más inverosímil.
      Pero bueno la movida estaba llena de contradicciones. Jacinto Benavente por ejemplo que quedó para la posteridad como gótico unos meses antes vestía lleno de colores como tequila.

  3. Tengo uno que te puede resultar delicioso. Ya solo verlo escrito es increíble, pero por suerte además hay vídeo: Luciano Pavaroti & Lou Reed. Altamente recomendado.

    En general Pavaroti parece que es un niño jugón y tiene un montón de duetos de lo más bizarros. Para verdaderos amantes de la Hez

  4. Ya que habéis nombrado a Slash…con Marta Sánchez. La de al jourgensen, ministry, e Ian mackaye, minor theat fugazi, en pailhead puede ser la unión más enferma del mundo

  5. Pues a mi el maxi que se sacaron de la manga Cano y Coppini siempre me gustó. Y me sigue gustando. Tanto la canción mencionada como, sobre todo, Pepito Grillo,. tienen su aquel. Y en cuanto al aire infantil, es algo que tiene cualquier cosa que haga Nacho Cano. El disco que produjo para Magenta tiene también esa atmósfera. La reina del salón es una pequeña debilidad personal.

  6. No se como serán las demás colaboraciones, pero lo que se describe aquí respecto a Mercury & Caballé es un despropósito. Según esto el comité organizador de Barcelona 92 encarga a Caballé la canción y la de Barcelona fue la última interpretación de Mercury en un escenario. Pues bien, la realidad es que Mercury estaba como loco por colaborar con Caballé, y compuso Barcelona junto a Mike Moran en 1987 para cantarla a dúo. Fue preludio del disco que grabaron juntos en 1988. El comité organizador eligió la canción como himno de los JJOO después de ser compuesta, pero no por encargo. Además es imposible que la interpretaran en los Juegos del 92 porque Mercury murió en el 91. De hecho recuerdo perfectamente que tuvieron que reemplazarla por el “Amigos para siempre” con José Carreras y Sarah Brightman (y la versión de la ceremonia de clausura de Los Manolos). Del resto de dúos que aparecen no tengo ni idea, pero espero que la información sea más acertada.

  7. No conozco prácticamente nada de lo que se comenta, pero sí los duetos de Michael Jackson con Paul Mccartney y los dos de Barbra Streisand. Los cuatro me parecen buenas canciones, especialmente los últimos, que me encantan. No me queda claro, por eso, si aparecen aquí como despropósitos, que parece que sí. Al fin y al cabo se pone el acento en lo raro o ridículo y no tanto en el resultado.

  8. Igual estoy diciendo una barbaridad, pero, en mi opinión, Raphael tiene unas cuantas que podrían estar aquí

  9. Paco de Lucía y cualquier otro. ¿Qué hace cualquier otro haciendo el ridículo al lado de Paco de Lucía?
    Por ejemplo, Carlos Santana, Larry Coryell, Al Di Meola (¿de verdad que éste era guitarrista?) o John McLaughlin

  10. La historia de Caballé y Mercury no es de todo correcta. Fue Mercury el que compuso Barcelona como una especie de homenaje al encuentro con Montserrat Caballé. De hecho, los primeros acordes se tocaron en un piano en el Ritz de Barcelona. De hecho, la letra habla todo el tiempo de ellos dos y de su encuentro. Con el tiempo, fueron dando forma a la canción a base de envíos postales de cintas que iban completándose entre Barcelona y Londres. Como la canción era tan bonita y “ceremoniosa” y hablaba de Barcelona, la presentaron como candidata para los JJOO 1992. Por último, las actuaciones que hicieron en riguroso playback en la discoteca Ku de Ibiza y más tarde en la fuente de Mont Juic en Barcelona, fueron en el año 88, creo recordar, es decir, a Freddie no le quedaban meses de vida, o sí, unos 36, o lo que es lo mismo, 3 años.
    Disculpa las puntualizaciones, pero es lo que tiene hablar de Queen y su entorno, que los fans somos muy integristas.

    • Correcto. Me dolió un poco que esa actuación de Montjuic fuera playback, una vez que habían reunido a esa orquesta.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.