Artículos escritos por Javier Gómez

image_pdfimage_print

Javier Gómez: La mafia y sus corbatas

A los mafiosos no les gustan las corbatas. Cosas de la superstición. Pero suele gustarles que sus interlocutores porten siempre el nudo bien hecho. Las identifican con un poder ajeno al suyo. Cada uno, su quehacer en el engranaje: los hombres de honor dan órdenes y, llegado el caso, agarran la lupara; los de las corbatas agarran maletines con sus trajes […]

Javier Gómez: Las tres revoluciones

La única persona a la que he oído menospreciar el dinero desde un estrado fue un profesor de Economía en la facultad: “No sirven para nada los billetitos, eso es papel. ¿Y quién quiere tanto papel? A mí dame máquinas, que sí sirven para algo”. Con su innegable mirada mecánica y teutona del mundo, aquel tipo con predilección por las […]

Javier Gómez: Tontos que perseveran

Llegué a pensar que la intervención en Irak era positiva. Un taxista en La Haya me convenció de ello. Se llamaba Mohamed, era iraquí y había sufrido a Sadam Husein en sus propias carnes, algo crucial que lo diferenciaba de todos los intelectuales con columna en página 3. Era un taxi amplio, incómodo y sin amortiguadores, un poco como nuestras […]

Ettore Messina: “Con la crisis he descubierto que sois como los italianos”

Ettore Messina: “Con la crisis he descubierto que sois como los italianos”

Me voy de La Tavernetta y, caminando por el parque París, recién terminada la entrevista con Ettore Messina, no puedo evitar pensar en Nanni Moretti en Aprile. Ese tipo progresista que observa a Massimo D’Alema (dirigente político italiano) en un debate televisivo y, descorazonado, le grita: “Di una cosa de izquierdas, D’Alema, di una cosa de izquierdas… Di una cosa, D’Alema, […]

Javier Gómez: La culpa es nuestra, no de Rajoy

Tiene narices sentarse a escribir para enmendarle la plana a Mariano Rajoy, pero así es: la culpa no es suya. Ni de Zapatero, ese hombre, que gasta una tarde a la semana en el Consejo de Estado y tres con los playoffs ACB. Ni de “los mercados”, pronunciado como solo saben hacerlo los tertulianos progres, como si mentaran a Magneto, […]

Esteban González Pons: “La burbuja inmobiliaria fue buena”

Esteban González Pons: “La burbuja inmobiliaria fue buena”

A lo Paco Umbral, está empeñado Esteban González Pons (Valencia, 47 años) en que los políticos de la capital no sonríen. Como si en provincias la vida y el ego pesaran menos. A lo mejor para conjurar el capitalismo del que huye, tiene decorado su despacho en la quinta de Génova con Mazinger Z, Afrodita, la cabeza de Darth Vader […]

Javier Gómez: Beppe, el estrangulador de la política

Javier Gómez: Beppe, el estrangulador de la política

La mafia corleonesa también sabe ser sutil. ¿Que se necesita lupara? Pues lupara (escopeta de caza de cañones recortados usada en los dos tipos de caza habituales en Sicilia, la animal y la humana). ¿Que molestan Falcone y Borsellino y hay que volar la Justicia italiana con dos coches bomba? Se vuela. Pero también saben hacerse los cornudos. Beppe Grillo […]

Javier Gómez: Viaje a la Francia encabronada

Recuerdo al paquidermo Le Pen sentado ante mí con su chaqueta azul de botones dorados y un pañuelo burdeos asomado al bolsillo. De repente, con su voz de vikingo en un día sin caza, cambió del francés al español sin previo aviso: “Como Primo de Rivera en su famoso discurso: la lucha de España contra los convencionalismos sociales… contra los […]

Javier Gómez: La felicidad de Abdul

El mundo se está encabronando. Puede sonar subjetivo, pero es científico. Y lo dice la Sorbona, que desde tiempos de Mingote es una cosa muy seria: hace 50 años reíamos más. Un cuarto de hora al día. Ahora no pasamos de cinco minutos de carcajeo batiente. La dosis de risa recomendada por los que saben de esto, que paradójicamente tiene […]

Javier Gómez: Desconfío

Supongo que hoy tocaba hablar de la huelga, pero no me apetece. Desconfía Enric González del liberalismo casi de forma epidérmica y supongo que hace bien. Sólo que mi dermis tiende a sospechar de todo un poco, incluso de esos sindicatos que insisten gentilmente en representarme. Y casi podrían ahorrarse la cortesía, que yo soy de manifestaciones unipersonales y pancartas […]