Un señor mirando al suelo

Es curioso. Uno tiende a pensar que quien llega a liderar el Gobierno de uno de los países democráticos más importantes del mundo debe de ser un tío excepcional. Nuestra mente, extremadamente simple y simplificadora a veces, hace, en circunstancias normales, un razonamiento tal que así: el líder de 46 millones de personas no puede ser alguien normal. Tiene que […]