Raquel Villaécija: Habitación 101, El rincón oscuro de Antoine

El fotógrafo de las tinieblas Es difícil no sentir un flechazo al atravesar el umbral del Hotel Amour. Huele a salón de estar, a chocolate caliente y manta, a conversación entre dos amigos que se acaban de reencontrar y que intentan arreglar el mundo, a miradas cómplices mecidas por el haz rojizo de las velas. Acogedor y a la vez […]