Josef Ajram: “No sóc un esportista professional, ni ho vull ser”

Josef Ajram para Jot Down 1

(Versión en castellano)

A diferència de la resta, aquesta entrevista no es mesura amb un cronòmetre sinó amb un calendari: catorze mesos han hagut de passar fins que la trobada amb Josef Ajram Tarés (Barcelona, 1978) s’ha fet realitat, però com si d’una pel·lícula porno es tractés, farem FFW fins al final. Feliç. No els farem perdre el seu valuós temps posant-los en antecedents sobre l’entrevistat: tothom coneix Josef Ajram. O s’ho pensa. Després d’un any i escaig d’intensa exposició mediàtica, aquest broker professional i aficionat a moltes altres coses sembla que ja ho hagi explicat tot i que, sobre ell, ja estigui tot dit. Però dues hores a les seves oficines van ser suficients per demostrar que, almenys jo, estava molt equivocat. Encara que l’entrevista no els agradi, ens hauran de reconèixer, com a mínim, un mèrit: l’hem convençut de fer-se les fotografies vestit. Un últim advertiment: deixin tots els seus prejudicis després de sentir el senyal. Piiiiiii.

A mi m’entristeix. La gent que perd un minut de la seva vida en insultar-me em fa molta pena. Però molta. No tenir a la vida coses més interessant a fer que insultar l’altre sense conèixer-lo em sembla súper trist. La pitjor versió de l’ésser humà. Però escolta, cadascú que gasti el seu temps lliure en el que vulgui. Si tu vas pel carrer, acceptes que algú et digui fill de puta?

No és una cosa que em passi massa sovint, però no.

A mi pel carrer no m’ho ha dit mai ningú. Aleshores, per què s’ha d’acceptar a internet? Per què?

És inevitable.

No, és evitable. És evitable quan tens noms i cognoms. Jo ho he intentat portar a penal, però m’han dit que trigarà dos anys o dos anys i mig, i ho he retirat per mandra. Però la demanda estava posada, perquè això no es pot permetre. La desqualificació gratuïta és evitable i ningú no l’ha de tolerar, d’igual manera que no toleres que t’insultin pel carrer.

En un any i mig, qui ha canviat més per a què aquesta entrevista tingui lloc, tu o nosaltres?

La gent comet errades. Buscar la polèmica és molt fàcil, i penso que sou una publicació que, com s’ha demostrat en aquest temps, té molta més qualitat que buscar polèmica tipus Sálvame. Em vàreu trucar, vàreu insistir i jo no sóc una persona rancuniosa. El que esteu fent és una bona feina i no tinc cap problema a ser avui aquí.

Després de tant parlar de tu mateix, creus que et queda alguna cosa per explicar?

Seria sorprenent si ho aconseguissis! [Riu] Les entrevistes són necessàries. Al final sempre hi ha alguna cosa a explicar, perquè l’actualitat va a dos-cents per hora i jo em dedico a una feina que cada dia canvia. Penso que el que explico últimament és força diferent del que podria haver-te explicat fa un any i mig. Llavors, en aquest sentit sí.

Respecte aquesta evolució, a la presentació del teu web dius avui que ets un home afortunat però que no creus en l’atzar, però el 2010 deies a una entrevista a La Vanguardia que un bon resum de la teva vida era que les coses realment importants t’havien succeït per atzar. Què ha passat durant aquest temps? Has agafat més fort les regnes de la teva vida o simplement has racionalitzat el passat i has vist que res d’allò era fruit de l’atzar?

Hi ha molts errors a moltes entrevistes meves, eh? De vegades les paraules les interpreten com volen i posar el titular sensacionalista és el més fàcil. Més que fruit de l’atzar, al final te n’adones que has de buscar aquest atzar. Assegut al sofà no passen coses, però si busques que passin, sí. Realment sempre he pensat que a la vida 2 + 2 són 4. Si treballes, aconseguiràs resultats. Tard o d’hora les coses surten, per això és important que ara mateix la gent cregui en si mateixa. El que sabien fer durant els últims anys no se’ls ha oblidat.

Una presentadora de televisió et va dir “xulo” a la cara fa unes setmanes, però la gent més propera a tu diu que aquesta imatge no es correspon en absolut amb la realitat. És un personatge que t’has construït per agafar distància i protegir-te? O quan et veus a la televisió dius “jo sóc així”?

És que jo sóc així! Té una explicació molt fàcil. Sense voler-ho, a inicis de 2000 van créixer dos Josefs paral·lels: el de la Borsa, que va començar a dedicar-s’hi professionalment el 1999, i el Josef imatge, el dels tatuatges. Si jo no anés tatuat avui no seria aquí amb tu. Seria una persona més que es dedica a la Borsa, com n’hi ha molts. El primer tatuatge que em vaig fer va ser un sol al melic, després un número Pi i un dau als braços, i vaig anar baixant. Els tatuatges mai no van cridar l’atenció fins que em vaig tatuar la mà dreta l’any 2006. Ha estat un procés. Mai no hagués pensat que els tatuatges m’ajudarien a la vida. Jo vinc d’una família súper conservadora, el meu pare és de Síria, àrab, amb una mentalitat més aviat tancada en aquest aspecte. Han estat vides paral·leles que, sense voler-ho, han anat bé.

Però només uns tatuatges no poden explicar tanta distància entre una cosa i l’altra.

El que és sorprenent és que els qui tenen aquesta percepció és gent de la meva edat, gent entre 25 i 40 anys. En canvi, a les senyores de 70 anys que em veuen al programa del [Josep] Cuní els encanta. Al final, crec que és una excusa per a dir “aquest tio és un xulo”. És la primera excusa que agafa la gent per a dir que sóc un gilipolles. I és sorprenent, perquè no li sentiràs dir a un home de 60 anys, sempre és gent jove. En general, la gent gran no ho diu. Ni tampoc la gent més jove, els que ara són universitaris.

Tu no et reconeixes en aquest retrat.

Què va, què va! Em considero una persona súper humil, el que passa és que m’agrada dir les coses com són. A mi mai no em sentiràs dir que sóc el millor esportista del món, perquè no ho sóc. Jo mai no he dit que sigui bo fent esport, perquè no ho sóc. Ara bé, sóc molt bo a la meva feina? Sí, a la Borsa sóc bo. Però això no vol dir que sigui un xulo! És una cosa de la què he estat treballant durant 14 anys. La confiança en un mateix és molt important, i a la Borsa, més. A la Borsa, si dubtes, perds. És important que cadascú reconegui què sap fer a la vida i que tingui clar que no pots fer moltes coses bé,. Podràs fer-ne bé una, o dues, però no deu. L’altre dia al Bestiari il·lustrat algú comentava a la xarxa: “aquest tio ha dit que és humil i que és el millor a la seva feina”. És que si algú no diu que és el millor a la seva feina a mi no m’interessa professionalment, perquè és una persona insegura. Per exemple, quan contracto algú, si li pregunto quant vol cobrar i em diu que els diners no són allò important… ja no m’interessa! El capital humà s’ha de valorar. Tu has de saber què vals, no pots devaluar-te. No pots! Tu tens un coneixement, i aquest coneixement val molts diners. Tots els xavals que hi ha allà [a les oficines] són gent que ha dit: “jo vull cobrar X”. Jo després els pago més o menys, però és gent que s’ha fet valer.

Llàstima, crec que mai no podré treballar per a tu.

Hòstia, doncs jo crec que és important, perquè al final tothom sap fer alguna cosa molt bé, i això val molts diners. Segur que tu saps fer alguna cosa molt bé. És com si aquest senyor [senyalant al fotògraf] regalés les fotos! En aquests moments la gent s’està devaluant massa. “Ho faig més barat perquè si no ho farà un altre”. Doncs “tio”, no ho facis.

Mark Twain deia que podia ensenyar a qualsevol persona a aconseguir el que volgués, però el problema era que no podia trobar ningú que li digués exactament què volia. El problema és que la gent no sap què vol o què sap fer?

Recordo a la meva època universitària, quan començava a la Borsa, que jo preguntava als companys de la universitat què volien fer, i em contestaven: “no ho sé”. Llavors, què fas aquí? Un dels gran problemes de la crisi actual és que a la nostra generació se’ns ha obligat a estudiar una carrera universitària. Si feies FP eres un matat i un pringat. Si els nostres pares enlloc d’inculcar-nos que havíem d’acabar una carrera universitària i comprar-nos un pis ens haguessin inculcat estudiar FP i anar de lloguer, potser ara no seríem en aquesta crisi tan profunda. Crec molt en l’especialització i molt poc en els estudis. Jo no vaig acabar la universitat i no l’acabaré mai. I si la meva filla no la vol acabar perquè vol ser la reina d’una professió, sigui la que sigui, que ho faci.

M’estàs espiant el qüestionari? Mark Twain també deia “never let your schooling interfere your education”. T’anava a preguntar si t’hi senties reflectit però… Creus que l’autodidactisme té algun límit?

El problema és que jo sóc molt especialista en una cosa molt concreta. Quan em conviden a taules de debat d’economia dic que no, perquè jo no en sé, d’economia; jo sé de Borsa. Quan saps alguna cosa tan concreta has d’aprendre a saber delegar molt, i si saps delegar i et rodeges d’un bon equip, aquestes mancances –que jo en tinc moltes dins de l’economia, moltíssimes!- queden suplertes.

Prefereixes suplir-les amb gent que dedicar temps a aprendre-ho.

Exacte. El temps és l’actiu més important que tenim, i prefereixo canalitzar aquest temps en intentar ser feliç. A mi estudiar microeconomia no em farà feliç.

De tots els Josefs que exhibeixes en públic indistintament, amb quin t’identifiques més?

Amb el day trader. Només day trader.

La resta és accessori.

Totalment. L’esport és un hobby que podria acabar-se demà.

Un hobby en el qual inverteixes tant de temps o més que en la teva professió.

Perquè em fa feliç. Quan jo dic “8 hores per treballar, 8 hores per a mi i 8 hores per dormir”, 8 hores per a mi potser són per anar en bici. Si un diumenge a la tarda tinc ganes d’anar al Row a ballar hi vaig, perquè és el meu temps lliure. Jo no sóc un esportista professional, ni ho vull ser. Ni tan sols de petit ho volia, jo de petit ja volia ser “day trader”.

T’agradaria seguir-ho sent d’aquí a deu anys?

És que ho seguiré sent, segur! No sé si l’any vinent seguiré fent esport, no sé si intentaré acabar el “Red Bull seven islands” i quan l’hagi acabat a prendre pel cul l’esport tan sacrificat… Sacrificat de cara als altres, perquè a mi plegar al “Red Bull seven islands” em sap greu, però honestament, a mi m’és igual. L’únic problema de tot això és que jo, una persona que sempre havia lluitat per no tenir un cap a qui obeir, ara em trobo amb una responsabilitat que mai no he buscat. Si demà passo de l’esport i em dedico al que realment m’apassiona, que és la Borsa, potser molta gent s’entristeix. I això sí que em preocupa. Però com a professió, exclusivament, amb l’única cosa que jo pateixo és la Borsa. És la meva única preocupació a la vida.

En cap moment vas buscar-t’ho?

No ho buscava mai. L’origen de tot això és haver fet un blog per explicar als meus col·legues com entrenava per anar a la “Marathon des Sables” de 2006. Mai de la vida hagués pensat que allò pogués desencadenar 1,5 milions de visites anuals al web, més de 130.000 followers a Twitter, 100.000 al Facebook, més de 105.000 libres venuts… Mai. Jo quan veig a les llistes dels més venuts que el primer és Ratzinger i el segon, Ajram, no ho entenc.

Si ho veiés Ratzinger, probablement tampoc.

Hi ha 35.000 títols nous cada any, és que no s’entén. Jo no ho entenc, sincerament. Realment no sé què transmeto a la gent. A mi tot això m’agafa de nou, les meves referències són les quinze o vint persones del meu voltant. Si elles em diuen que un llibre està bé, doncs surt. De vegades penso: si pogués baixar la persiana demà, la baixaria i em quedaria tranquil·let amb la Borsa. El problema és que quan dos dels teus llibres són a la secció “Autoajuda” i reps segons quins correus d’agraïment…

Josef Ajram para Jot Down 2

Com has après a encaixar aquestes experiències personals que comparteixen amb tu? Les has hagut de relativitzar?

En rebo molts, però molts. I flipes. De vegades m’agradaria parlar amb aquestes persones. El que més m’ha afectat de tots és una noia que estava pensant en suïcidar-se i li va venir a la ment que aquell no era el seu límit. El tema és que s’ha associat una frase tan potent com “Where’s the limit?” a la meva persona. A la televisió un presentador parla dels límits d’alguna cosa i la gent m’escriu dient: “Ei, que han dit límit!”. Però tio, que és una paraula! No sé, és molt bèstia. No et puc dir què transmeto. M’agradaria parlar amb aquella noia nedadora que baixant unes escales va relliscar i va tenir una lesió medul·lar. Va anar a l’Institut Guttman i tot l’equip de l’institut es va fer una samarreta amb la frase “No sé on és el límit però sí sé on no és”. Aquella frase la va fer tirar endavant i ara està totalment recuperada. Hòstia puta, és que t’ho estic explicant i ara mateix tinc la pell de gallina.

Si dius que no sap què transmets, dono per fet que no estava premeditat.

No, és que és fals que ho estigués. Aquesta idea de la gent que diu que és tot un producte de màrqueting… Jo em guanyo la vida a la Borsa!

Però fer un bon producte de màrqueting tampoc és una cosa de la qual avergonyir-se’n. No tothom ho aconsegueix.

És veritat, però és que jo visc de comprar i vendre accions. Mai no em vaig asseure a una taula per dissenyar-ho. Però mai és mai. “Where is the limit?” neix de la resposta de la gent. Un em va demanar una polsera a través del Facebook i quan me’n vaig anar a la “Transalpine Run” amb un periodista del Marca en vaig encarregar 300. Es van vendre les 300 a Probike, totes per a temes benèfics. Doncs vinga, en faig mil. Les primeres samarretes les empaquetava jo a casa meva i les enviava. La gent em deia “podries fer un maillot”. Doncs vinga, va, fem un maillot. Ara mateix “Where is the limit?” perd diners! Com empresa perd diners. Jo no la tanco per la gent. Si fos empresari, la tancava demà. Però és clar, la gent què vol? La polsera.

Hi ha qui, fins i tot, se la tatua.

Ja ho sé que n’hi ha, però la meva única esperança per guanyar algun duro o recuperar tots els diners que poso cada any a “Where is the limit?” és que algun dia arribi Nike, Reebok o Adidas i diguin, “Està bé això de WITL, de qui és?” i m’ho comprin. Però si he de pretendre pagar-li l’escola a la meva filla venent samarretes online, ho tinc clar! Si avui em diguessin que durant els propers 10 anys no hi perdré diners, ho signo ara mateix. Ara mateix! El problema és que estic en un món súper desconegut, la Borsa. Ningú no sap què és. “Where is the limit?” és un hobby. Però quan reps aquests missatges de la gent penses que els milers d’euros que has perdut aquest any ja estan amortitzats. I si pots ajudar algú patrocinant-lo, ja està amortitzat. Els calés que guanyo amb l’esport me’ls gasto a “Where is the limit?”. El debe i el haber. Hi guanyo una mica més del que hi perdo, però no et pensis que gaire més.

Se te n’ha anat de les mans? Una cosa que comença a l’esport i que hi ha gent que n’ha fet la seva filosofia de vida.

Totalment. Se me n’ha anat totalment de les mans. Si ara pogués tornar a 2009, no hagués creat “Where is the limit?”. Per què? Perquè al final una cosa que va néixer mig en broma em suposa una responsabilitat brutal que jo mai no havia buscat. El que més m’agrada de la meva feina a la Borsa és que tinc mobilitat, ningú no s’assabenta de res, compro, venc, no he de donar explicacions a ningú… i mai de la vida hagués pogut pensar que m’acabaria passant tot això.

I tu, compraries el braçalet d’algú? Vas tenir el de “Livestrong”, de Lance Armstrong?

Mai. De fet, quan la primera persona em va dir que volia una polsera vaig pensar: “Quin conyàs! Qui pot voler una polsera d’aquestes, que són súper incòmodes?”.

Doncs sense polsera, no vas tenir cap ídol amb la mateixa intensitat que tu t’has convertit en l’ídol de molta gent?

La meva passió per la bicicleta li dec a Miguel Indurain Els 90 van ser una època que em flipava. Jo era groupie, d’anar-me’n als Pirineus, veure’l passar i tornar cap a casa. La seva força em va marcar molt, em va encantar i va fer que em comprés una bici i comencés a pedalar. I la bici m’ha donat grans moments personals. Si l’Indurain hagués fet una polsera en aquella època potser sí que l’hagués comprada.

Parlant d’Armstrong, que també fa triatlons com tu, compartiries línia de sortida amb ell, sabent tot el que ara en sabem?

Sí. Saps què passa? Que la gent pensa que si t’enxufes EPO guanyes set Tours. Evidentment jo no seré qui defensi l’Armstrong, perquè jo mai no he estat fanàtic seu. Ni m’ha decebut, ni… home, decep que un paio tingui la sang freda de, durant set anys, mentir a la penya. Dius: “Aquest tio… quins collons!” De fet, jo tinc una bici seva que la vaig comprar com inversió. L’únic que em puteja d’això és que ja no val res. Però si ara ho ha reconegut, no està dopat i vol participar a un triatló, doncs em sembla molt bé, que hi participi. M’és igual, que faci el que vulgui. Crec molt en les segones oportunitats i les persones. Si algú mata, el foten a la presó i després surt al carrer, perquè ha estat perdonat. Som éssers humans, no robots. Tots hem comès i cometrem errades.

No sé si te’l creus o no, però el que ha explicat esquitxaria fins i tot el propi Indurain i deixa molt tocat un esport que t’estimes.

La putada és que si realment ens ho agafem en fred, ja no veuries més el Tour. I jo espero el juliol per veure’l! L’única solució que pot haver-hi al dopatge és que els ciclistes es delatin entre ells. Que hi hagi 3 o 6 equips que estiguin nets del tot i, si veuen alguna cosa, ho diguin al moment. Està clar que les mesures que prenen els organismes oficials no són efectives, perquè si durant set anys no han estat capaços d’enganxar l’Armstrong és que fan alguna cosa malament. El dopatge existirà sempre perquè l’ésser humà és trampós, en tots els aspectes. Sempre hi ha un Bárcenas o un Armstrong que fa trampes. Sempre hi ha drogues: hi ha EPO, hi ha cocaïna, hi ha marihuana… Però jo sempre pensaré que tothom és innocent fins que es demostri el contrari.

I si realment es demostra el contrari?

Si es demostra, malauradament en aquell cas ja no me’l crec.

Al final ja no es sap si la corrupció és sistemàtica o evitable.

És evitable. Les persones lleials existeixen. Jo em moc a un món, com és el de la Borsa, on hi ha molt de pirata, però també hi ha persones molt nobles. L’ésser humà, quan vol, és bona persona.

Però evitable… com? Amb mesures més coercitives? Essent més transparents?

Crec que és un tema d’atzar, dels personatges que et toquen. No vols que hi hagi corrupció a la política? Paga’ls bé. El Botín cobra 11 milions d’euros. El president de Prisa, 13. El del BBVA, 5. Mariano Rajoy, 100.000 euros. Hòstia, què estem fent? Jo sempre he pensat que el president del Govern ha de cobrar milions d’euros. És igual: 1, 2, 5 o 10. Aleshores ho serà el millor, i no serà corrupte. Jo vull el millor pel país, perquè vull que la meva filla visqui el millor possible. Però a algú que cobra 75.000 euros l’any no li puc demanar que sigui bo.

Series capaç d’oferir aquesta transparència que se’ls exigeix? Tu ensenyaries la teva declaració de la Renda?

La Borsa és el món més transparent que hi ha, a nivell fiscal. Quan demanes l’esborrany de la Renda t’apareix tot assenyalat, totes les operacions que has fet. És impossible fer qualsevol “xanxullo”.

A una cursa amb inscripcions obertes, els 100, 2000 o 10 paios que acaben davant teu però que no surten a la televisió i tenen menys repercussió que tu, què estan fent malament?

Primer és que ho vulguin. Segon, que facin alguna cosa diferent. Si vaig a la Mitja Marató de Barcelona i queden davant meu 500 tios, per una mitja marató està bé, però al final es reconeix el guanyador.

O, de vegades, ni a aquest.

No penso que ells facin res malament, sinó que jo he trobat un forat de mercat. Un forat de quelcom que, igual que els tatuatges, m’apassiona i crida l’atenció. Si jo només fes esport no em patrocinaria Red Bull. Què posa a la llauna? “Revitaliza cuerpo y mente”. Quin missatge vol donar Red Bull al seu target, que és l’adolescent? Que pots ser atleta Red Bull i guanyar-te la vida amb coses que no siguin esport. Jo sóc atleta Red Bull i faig conferències a multinacionals perquè sóc un home d’empresa i tinc els valors de l’esport. Si no fos home d’empresa no em patrocinaria Red Bull.

És el teu valor diferencial.

És clar. És evident.

És evident per tu i, ara, per mi, però potser de portes enfora no es veu així.

Si algú no ho veu és que té un problema.

És el que parlàvem abans: tu ets polièdric, però la gent tendeix a compartimentalitzar.

De debò que la gent no veu que el Josef Ajram és imatge de Biotherm perquè fa esport, es dedica a la Borsa, és pare de família i va tatuat? Això surt a tot arreu. Qui es pensa que a mi em patrocinen les millors marques simplement perquè acabi el “Red Bull seven islands” és que, de debò, és molt curtet.

No, no, ja ho pots posar així.

Josef Ajram para Jot Down 3

T’has mostrat orgullós d’escollir marques amb les que comparties valors.

Sempre. Jo he de saber que sóc un bon prescriptor. Una de les coses que fan malament els esportistes és pensar que portant un pegat ja fan prou. Has de ser el millor ambaixador d’aquella marca. No puc acceptar un patrocini de Blackberry si no penso que Blackberry és la millor que hi ha per treballar. I ho penso. Per jugar no, tot i que ara trauran una que anirà molt bé, però per treballar és el millor. Si creus en la marca que et patrocina, endavant. La gent fliparia si sabés la de patrocinis que rebutjo. Aquest any, per exemple, he dit que no a tots els patrocinis d’esports: Orbea, Polar… Patrocini no, però col·laboració sí: que em deixin una bici, sí, però compromís, zero. Ni un euro, no vull res. Només vull marques generalistes. La clau és ser un bon ambaixador de qui confia en tu, perquè el pegat ha mort. Per exemple, KH7 no ho podria portar mai, ni que em pagués 1 milió d’euros. Segur que per netejar el greix va molt bé, però no podria.

Portaràs a terme algun repte sense que ho sàpiga ningú?

Faig molt més del que explico. Ho he fet molts anys: el meu primer Ironman, el meu primer “Marathon des Sables”… ningú no ho sabia. El meu primer Sables va ser el 2006, el primer Ultraman el 2007… i ningú no em coneixia!

I ara que se’t coneix?

Tot i que és de cicloturisme, m’agradaria fer una ruta en bicicleta per Sudamèrica. Anava a fer la “Carretera de la muerte” i ho vaig tirar enrere perquè quan ho faci vull que sigui per mi. Hi aniré un dia, pujaré, baixaré i s’ha acabat. No cal exterioritzar-ho. Tot el que sigui esport i natura ho faré per mi, però no tinc res d’especial en ment. Mai no hagués pensat que aquell xaval que jugava a bàsquet hauria arribat a patir tant.

Part de la comunitat homosexual t’ha convertit en una icona. No només vas fer una portada per a Shangay sinó que vas defensar el matrimoni entre persones del mateix sexe quan era un tema controvertit.

Jo crec en els éssers humans. No crec que hi hagi d’haver prejudicis. Que la gent pensi el que vulgui de qui vulgui. Tinc amics homosexuals, no molts, i crec que poden casar-se, tenir fills, donen el mateix amor als seus fills… una experiència súper positiva. Cada cop que hi ha alguna oportunitat de fer alguna cosa pel món gay estic encantadíssim, perquè m’hi sento súper còmode.

Com casa aquesta postura amb ser una persona de dretes i reconèixer públicament votar el Partit Popular?

Últimament estic dient massa coses contra el Partit Popular, lamentablement. Sóc una persona de dretes i si avui hagués de votar, tornaria a votar pel PP perquè no hi ha una alternativa. El Partit Socialista està perdent una oportunitat històrica de tenir una victòria per majoria absoluta. Però és que el Rubalcaba no ens traurà d’aquesta crisi perquè ens hi ha fotut ell. A qui votes? A UpyD, perquè estic enfadat? Al final, els partits que no han estat corruptes fins ara és perquè mai no han estat al poder. El tema polític és força decebedor. Els líders polítics que hem tingut i que tenim són lamentables.

En quin moment vas prendre consciència de que eres de dretes?

No ho sé. Pensava que era més favorable en un moment de la meva vida, tot i que qui més m’ha beneficiat professionalment a nivell fiscal és [Pedro] Solbes quan va baixar la tributació de les rendes de capital al 18%. A mi m’encantaria votar persones i no partits, però des que tinc ús de raó no he conegut bons polítics.

Llavors, al marge del partit al què votis, què és el que et defineix com algú de dretes?

Fins ara era de dretes bàsicament pel tracte fiscal. Era de dretes per interès. Ara no, ara m’han putejat al màxim, però és que l’alternativa… No ho sé, potser ara no votaria. Estic tan decebut en aquest sentit… És trist.

També t’has posicionat públicament respecte la independència.

Sí, en contra. Des d’un punt de vista econòmic.

Estrictament.

Estrictament econòmic. A curt termini seria un desastre per Catalunya. A llarg termini, no ho sé.

I no hi ha un component sentimental?

A mi m’agrada que guanyi la selecció espanyola. No sé, potser si participés la selecció catalana voldria que guanyés, però no ho sé perquè no existeix, només hi ha un amistós l’any. Des d’un punt de vista estrictament econòmic ara mateix Catalunya viu millor dintre d’Espanya. La meva posició és per interès, per viure millor jo i la meva família. No vull que de cop hi hagi més atur, ens financem el doble del que es finança l’Estat espanyol o que ens fotin fora de la Comunitat Europea.

I si es demostrés que seria a l’inrevés?

Home, si fos millor… Independència! Veig tan llunyà el tema polític que em baso en qui compleix millor les meves expectatives personals. Fins ara ha estat el PP. Si ara arriba un altre que comença a canviar coses i és del PSOE o UPyD, doncs ells. No m’enroco en una posició, però quan vaig fora dic que sóc espanyol, tranquil·lament.

Tens un grup de seguidors que potser et segueixen amb més intensitat que tota la resta, que són els qui estan esperant la teva caiguda. No és una mena de clàusula d’aquest contracte que firmeu amb la fama?

I tant! Afortunadament Twitter va posar el botó de bloquejar, així que al final ni me n’assabento. És graciós que, tot i que saben que no me n’assabentaré, em mencionen. El que passa és que a mi em va molt la salsa i miro, espio…

Però també fora de la xarxa.

Però és que jo només rebo els del Twitter. Però rebo per l’esport i per la Borsa també, eh? I si surto a un programa de la televisió, encara més. El que em sorprèn és que si els calculéssim percentualment, el número de detractors cada cop és menor. El número creix, clar, perquè el número de seguidors creix molt, però proporcionalment el de detractors creix menys.

El teu amic Risto Mejide diu que si ningú no es molesta amb el que fas és que no ho estàs fent bé.

Jo vaig llegir el seu llibre i vaig pensar: “Hòstia, doncs ho dec d’estar fent molt bé!”. A mi m’entristeix, no puc dir que no m’afecti. M’entristeix l’acusació barata. Realment et creus més llest que una marca com Red Bull per pensar que jo no mereixo el seu patrocini? No creus que Red Bull té un equip de tios que no paren d’estudiar tots els esportistes d’aquest país? Tots, els tenen estudiats a tots. I qui no és esportista Red Bull ara mateix, és per un motiu. No et diré noms, però podria dir-te els noms i el motiu. No pots ser tan prepotent. No és que m’entristeixi la situació, m’entristeix l’ésser humà. Jo sóc molt fan de l’ésser humà, i quan veig reaccions com aquestes penso que potser sóc fan d’una cosa que és una merda, i em fa pensar que potser sóc jo qui està equivocat. Potser no hauria de ser tan fan de l’ésser humà quan veig aquestes reaccions.

I tu, t’entristiries si demà sortissis al carrer i ningú no et reconegués? La fama, per poc desitjada que fos, genera alguna mena d’addicció?

Genera incomoditat, no et sents a gust. Si vaig pel carrer amb la meva filla, algú em para i em demana de fer-se una foto amb mi… no m’agrada. Però li dic que sí perquè considero que, per aquella persona, és un moment important que no tinc dret a esclafar. Però jo no he volgut anar a Gran hermano.

Haguessis pogut anar-hi?

Sí, a la primera edició.

Sí, sí, a la primera edició, farà tretze o catorze anys. Era quan començava a la Borsa i jo havia sentit a parlar d’aquest format a Holanda. Tenia clara l’estratègia, anar-hi i sortir el primer. Vaig anar a tres càstings i em van agafar de reserva. Em van oferir entrar quan va marxar no sé qui, ara no en recordo els noms. Em van dir si volia entrar-hi, però com que ja vaig veure com era tot plegat, em vaig “ginyar”.

Què hagués passat? Seríem avui aquí?

No ho sé, però molts cops ho comento amb els meus amics: “Què hagués passat si…?”. A la meva vida tinc diversos moments de “Què hagués passat si…?”, i aquest és un d’ells. No sé què hagués passat, però segur que tot hagués estat diferent, haguessin canviat moltes coses. Però jo era molt jove, tenia 20 o 21 anys.

I moments de “què hagués passat si no…”? Algun moment de la teva vida que t’haguessis pogut estalviar?

No, molt pocs. No seria just, perquè a toro passat és molt fàcil endevinar les coses, però quan he fet les coses les he fetes convençut. He estat força conseqüent.

Se’t relaciona amb molts personatges públics, Risto Mejide, Santi Millán, Luis Enrique, DJ’s famosos… És un cercle íntim anterior a la fama o fruit d’aquesta?

Sóc molt extravertit i m’encanta conèixer molta gent. Una de les coses bones de les xarxes socials és que calmo aquesta inquietud social que sempre he tingut de conèixer gent i aprendre alguna cosa de tothom. Amb el Risto vam fer-nos col·legues quan vam discutir-nos per Twitter per culpa d’unes malles de ciclisme! I després va resultar que som veïns i no ho sabíem. Amb el Santi també, vam coincidir en un acte… Realment, aquestes relacions han anat sortint. Sóc col·lega d’aquests famosos perquè ens portem bé.

Però si no fossis qui ets i li haguessis fet la mateixa broma al Risto per Twitter, també serieu col·legues ara?

Home, és evident que jo de vegades prioritzo una resposta al Risto que a d’altres persones.

I a la inversa?

Segur.

N’has tret profit de manera conscient o, simplement, passa?

No n’he tret profit. Però, evidentment, et tracten millor. I sí que passà allò de que no hi hagi taules i, de sobte, n’hi ha una. He flipat. I això em fa ràbia, perquè a fi de comptes és un prejudici. Penses “Tio, ets un gilipolles”.

Sí, però tu tens taula.

Però potser jo no torno a aquell lloc. Però sí, passa i hi ha com un “fair-play” entre gent coneguda.

Què n’ha quedat d’aquell “Club de los vividores”?

[Riu] Va ser una etapa molt divertida amb el Luís [Enrique], però ja no en queda res.

Ni una amistat?

Sí, “col·legueig”. Ens portem bé, ens agrada l’esport, però som molt diferents.

En quin moment Josef Ajram s’adona que té més recorregut anant per lliure que en el “Club de los vividores”?

És una evolució. El club era el 2007, però jo sóc una persona a qui li agrada entrenar sol i ells quedaven molt per quedar en grup… Sempre feia la meva, sóc molt solitari per entrenar. Em faig el Facebook el 2008, per aquesta inquietud social, m’enganxaven les xarxes socials, veure com reaccionava la gent, què passa si poses això, què passa si poses allò, experimentar amb la gent… I va anar pujant. Però és que d’això fa molt poc.

El desembre de 2011 vas sortir 15 minuts a Salvados de Jordi Évole i, en l’hora que dura el programa, vas passar de 5.000 seguidors a 40.000.

Exactament, 37.000 persones al final del programa.

Va ser un boom. Com ho vas pair?

Salvados va ser el punt d’inflexió. De cop, per primera vegada algú explicava què estava passant al món, per primer cop algú explicava que es podia guanyar quan la Borsa baixava, va sortir l’Alessio Rastani i jo vaig flipar. De què s’escandalitza la gent? El que diu aquest paio existeix des que tinc ús de consciència. Sobretot, de cara als mitjans, i sobretot en un programa que tenia la meitat d’audiència de la que té ara, va ser un boom, perquè en aquell moment aquella audiència era de molta qualitat, hi havia gent molt ben relacionada veient aquell programa. Gent molt influent. I va ser el punt d’inflexió. A mi em sorprenia que a la gent li cridessin l’atenció coses que per mi són normals des que sóc professional d’això, que és des de l’any 1999.

Si sortissis ara a Salvados i et presentessin a aquesta nova audiència, com ho van fer aleshores, com “un especulador”, creus que la reacció seria igual de positiva?

Sí, segur, perquè jo vaig anar en contra del meu ofici. Quan l’economia vagi bé Salvados no tindrà èxit, s’haurà acabat. És un programa fet per a la crisi.

I si va a pitjor?

L’economia no pot anar a pitjor. Si va pitjor, aquest país s’incendia. Si això no es recupera ràpid la revolta social serà una realitat. La gent trencarà els aparadors del Passeig de Gràcia, perquè una cosa és que no puguis marxar de vacances però una altra és que no puguis menjar. I com comencis a veure Rolex i bosses de Gucci o de Vuitton exposats a Passeig de Gràcia, la gent rebentarà els aparadors. Ja han rebentat supermercats, i de rebentar supermercats a rebentar Zaras hi ha una vorera.

L’altre dia en una entrevista deies que havíem estat vivint en una mentida. L’exemple que posaves eren les catorze pagues anuals. Però pot ser que on teu veus mentides algú altre hi vegi una conquesta fruit de molts anys de lluita social.

Totalment, perquè no hi ha cap generació nostra que no hagi viscut aquesta realitat. No sé si la meva filla ho veuria com una anormalitat, però nosaltres ho veiem normal perquè és el que hem viscut. El que està clar és que si jo tenia 20.000 euros al compte i cobrava 2.000 euros al mes no em podia comprar una casa de 400.000 euros. I això la gent ho feia, es pensava que la podia pagar. Si et vols comprar un actiu 20 vegades superior al que tens al compte, això és especular.

Però hi ha hagut gent que s’ha enfadat per això que has dit.

És que són coses molt antisocials, però és que jo no vull quedar bé amb ningú. Si jo dic que el que s’ha fet a Espanya fins ara estava molt ben fet, estic enganyant la gent.

La crisi s’emporta pel davant l’estabilitat laboral o l’estat del benestar.

Però és que ser autònom no és ser inestable. El que estic intentant que entengui la gent és que no ha de tenir por de no cobrar catorze pagues a l’any. La gent quan es fa autònoma està cagada. Però per què, si estan fotent fora a tothom? Aquí dependràs de tu i si ho fas bé cobraràs tu. Simplement vull que la gent reflexioni en aquest sentit. Sóc autònom des de l’any 2001 o 2002, i sóc la persona més feliç del món perquè sé que si faig molt bé la feina el primer que guanya sóc jo, no l’empresa.

Josef Ajram para Jot Down 4

Jo et puc entendre a tu. Però entens tu que la gent s’indigni?

És normal, però no per això deixaré de dir-ho. Quan el Cuní em dona 15 minuts cada dilluns per dir el que vulgui, almenys sé que el que dic té sentit. Si no, hi aniria un dia i al següent estaria fora. Això amb el Cuní, però amb la [Julia] Otero, igual. El que passa és que hi ha veritats que fa molt de mal sentir-les. Recordo una frase que [Santiago] Niño-Becerra va dir a Salvados que és una veritat com un temple: “És més important salvar Bankia que pagar la pròtesi del jubilat”. I és així. Perquè si Bankia arriba a caure, tu, jo i ell haguéssim anat a la nostra entitat bancària a treure els nostres diners. Si la cinquena entitat de l’estat espanyol hagués fet fallida hagués existit el “corralito”. Són coses molt dures, però és que hòstia…

Et mereixes tot el que tens?

Sí, m’ho he guanyat molt. Els meus pares m’han donat l’educació que he volgut, però he començat de zero. Partint de la base de l’educació i que sabia que no em faltaria mai un llit i un plat calent, ho he creat tot.

Tothom, per tant, té el que es mereix?

No, no, no! No, perquè hi ha gent que té molt mala sort. Jo no crec en la sort, però hòstia… la vida de vegades té uns cops d’efecte que són injustos. No penso que tothom tingui el que es mereix. Hi ha molta gent que hauria de tenir molt més i molta gent que hauria de tenir molt menys. Això és així.

A tu t’agrada la bona vida i no te n’estàs d’ensenyar-la. No et provoca cert pudor, en aquesta situació?

Sí, molt. De fet, un dels meus cotxes no el trec del garatge des del juny per això, perquè no és moral. Però em sap greu perquè la gent està molt malament. M’afecta molt. Gasto molt menys del que podria per responsabilitat social, em fa pena gastar. T’ho dic de debò. No vull presumir d’això, però jo pago set quotes al mes a diferents ONGs. Crec que la suma de pocs fa molt, i les ONGs són un col·lectiu que ho està passant molt malament, perquè la reducció de quotes és molt important. La meitat dels beneficis del llibre La solución va per la Fundació Àlex i l’altra meitat per Global Humanitaria. Crec que hi té a veure haver estat educat als jesuïtes.

Aquesta faceta no l’explotes gaire. Poca gent et definiria com un filantrop.

Penso que aquestes coses les has de fer per tu. Pago set quotes: tres gosseres, Greenpeace, Fundació Vicente Ferrer… Ho faig perquè jo vull.

Però estic segur que si sortim al carrer i preguntem, algú assegurarà que et va veure ahir amb el cotxe que no treus des del juny.

A la gent li agrada inventar-se coses. Evidentment, quan haig d’anar a buscar la meva filla a Lleida haig de treure el cotxe, i com he de fer quilòmetres, si és maco millor que si no ho és, si me’l puc pagar. Però el caprici, no el trec des de juny. Per exemple, jo tenia un esportiu descapotable i quan va començar la crisi i em vaig començar a fer una mica més conegut me’l vaig vendre. Per mi els cotxes són una passió des de ben petit, són com uns petits objectius que em marco i que em motiven a treballar. Però són per gaudir, jo el sentit d’acumular no el tinc.

Et sap greu saber d’on vénen aquests diners que et permeten el teu nivell de vida? Sents que estàs traient profit d’una situació molt complicada per a molta gent?

No, en aquest sentit no. De vegades ens oblidem que la Borsa es va crear per finançar les empreses, i aquest finançament serveix per expandir-se: contractar més treballadors, etcètera. Jo el que intento és ensenyar el que he après. De fet, estic molt orgullós d’haver aconseguit que la universitat, al Tecnocampus, doni una optativa de Borsa, perquè al final és una opció laboral més. És la primera vegada a Espanya que una universitat dóna una optativa tan completa sobre la Borsa. Si jo fos egoista no ensenyaria el meu mètode i no donaria aquests cursos… però és que hi cabem tots! Hi ha 9 milions d’espanyols que tenen almenys una acció a Borsa. Doncs ja que la tens, aprèn on invertir-la. Simplement és cultura financera. Crec que a les escoles s’hauria de d’ensenyar, hauria de ser una assignatura.

Però a la Borsa, per a què algú hi guanyi, algú altre ha de perdre.

És clar, però és que hi perd el 90% de la gent!

I si li posessis cara a aquesta gent, no et sabria greu?

No. Saps per què? A la Borsa hi ha tres maneres de fer: ser inversor, a llarg termini; ser trader, comprar i vendre al dia; i jugar. I jugar és el que fan aquest 90%.

I perden.

És clar que perden! Però és que si jo no he estudiat mecànica i se m’espatlla el cotxe no intentaré arreglar-lo, el portaré al mecànic. La penya es pensa que comprant-se l’Expansión ja sap de Borsa. I no. La gent que menysprea així els diners no em fa cap pena. La gent que compra “telefónicas” perquè a l’Expansión diu que pujarà i després baixa, no em fa cap pena. A la Borsa no s’hi juga, és una feina, i qui s’ho pren com un joc, palma. Mira, aquest Nadal he rebut quatre pernils de Jabugo d’antics alumnes. És una gran oportunitat professional.

La manera més segura de guanyar a la Borsa és fer cursos i escriure llibres explicant com guanyar a Borsa?

[Riu] No, perquè la gent no és “tonta”. Si ensenyes alguna cosa i no funciona, i més avui amb les xarxes socials, et dinamiten. I cada curs està més ple. El mètode funciona. En molts casos el problema és l’ésser humà: no tothom serveix per operar en Borsa.

Fas un seguiment de la teva gent?

De qui vol tenir contacte amb mi, sí.

I alguns perden diners.

Sí, però és que la gent es precipita. Una de les primeres coses que els dic és: “durant sis mesos fes operacions virtuals, amb paper i boli”. Quant creus que s’espera, la majoria?

Sis minuts?

És clar! D’aquesta optativa que he fet amb la universitat m’ha flipat la capacitat d’absorció del coneixement que té un alumne de la universitat, és vint vegades superior a la dels que vénen als cursos de Borsa. Els nois que vénen a classe estan molt més motivats i concentrats que qui paga 350 euros per venir un dissabte. La gent té pressa i es pensa que la Borsa és ja, que si véns un dissabte ja saps de Borsa. Has de tenir paciència. Qui ha fet el procés correctament guanya diners.

Alguns d’aquests alumnes deuen veure la Borsa com la seva última opció.

En aquest cas els recomano que no facin el curs. A algunes persones que han volgut fer el curs avançat els he dit que no vinguin perquè a la Borsa és molt important l’estat d’ànim, estar tranquil; i una persona que necessita els diners tant perdrà per culpa d’aquesta ansietat. El perfil òptim és un autònom que pot compaginar la seva feina amb l’aprenentatge de Borsa i que, a llarg termini, acabi deixant la seva feina d’autònom del que fos i es dediqui a la Borsa. La no necessitat de capital immediat és molt important.

Has tingut notícia d’experiències dramàtiques d’algun dels teus antics alumnes?

No, perquè si en algun cas han perdut, que n’hi ha, sempre per precipitació, no són gran quantitats. Poden ser 3.000 euros, que són diners, però no són 300.000.

El 2010 vas dir que la Borsa anticipava el final de la crisi. Has deixat de fer previsions?

[Riu] És molt difícil. La veritat és que la Borsa és un anticipador històric.

I què ha fallat aquesta vegada?

El tecnicisme. Jo em guio per les anàlisi tècniques i, possiblement, al cap d’uns mesos hagués dit el contrari. Igual que ara dic que la Borsa torna a anticipar el final. És que realment hi ha molts valors alcistes. Prenent històrics passats, sempre que hi ha hagut una sèrie de moviments ha començat una recessió econòmica, i quan n’hi ha hagut uns altres ha començat una expansió econòmica. Avui et dic que la Borsa anticipa que el pitjor ja ha passat. Potser d’aquí dos mesos diré: “Tampoc”. Però avui t’he dir això: el pitjor ja ha passat.

Josef Ajram para Jot Down 5

Diners criden diners. A quin negoci t’has negat a participar?

Colònia Josef Ajram… no la veig, no.

Però d’inversor?

La gent pensa que tinc molta pasta. Sí, de vegades penso que la gent creu que sóc multimilionari, però ni de conya. Però no dono gaire peu. No tinc gaires reunions per escoltar potencials negocis. No m’interessa, no vull més embolics. Tot el que siguin empreses fora de la Borsa -que en tinc, eh?- és hobby. No espero que WITL?, els llibres o els cursos em retirin. El que duri durarà, però només són hobbies. Mira, precisament ahir parlava amb un parell de nois i els demanava entrar com accionista en la seva empresa de bicicletes, Dosnoventa, perquè em “flipa” el projecte; en això sí que m’hi involucraria. Però no m’hi volen. Jo els entenc, perquè és com el seu fill, i en aquest cas sóc jo qui els busco.

S’atribueix a Henry Louis Mencken, periodista i escriptor nord-americà del s. XX, la frase que per a cada problema complex hi ha sempre una solució senzilla… i que sempre és equivocada. En el teu llibre La solución [Plataforma, 2001] en poc més de 40 pàgines feies una proposta que havia de fer-nos sortir d’una crisi molt complexa.

Sí, en aquell moment, amb la tensió de la prima de risc al màxim, en cap moment es va prendre la mesura que s’hauria d’haver pres, que era regular l’especulació en deute de l’estat. Hi havia entitats que apostaven a què Espanya feia fallida. I no es va fer res, no sé si pel desconeixement polític o per l’interès polític. També em semblava lògic, sobretot des d’un punt de vista social, prohibir les posicions baixistes en accions, perquè la gent veiés que a més de retallar per tot arreu també es feia alguna cosa contra la gent de la Borsa. Però si s’haguessin prohibit les posicions baixistes en deute sobirà, la prima de risc hagués caigut en picat i en aquells moment ho necessitàvem molt.

I no es va fer.

No.

La teva solució encara és aplicable?

Aplicable ho és. Una de les meves barreres ètiques és que no entenc la lliure especulació amb matèries primeres: blat de moro, petroli i coses que poden afectar no ja a l’economia industrialitzada, sinó a la subdesenvolupada. Em sento tranquil comprant accions del Santander, però no em sentiria tranquil comprant i venent blat de moro.

I indústria armamentística.

Mai.

Són suficients les empreses que moralment et semblen acceptables?

Molt! A Espanya es negocien cada dia 4.000 milions d’euros. El que es negocia a Espanya en cent dies es negocia als Estats Units en un.

És una magnitud inabastable pels que no en sabem.

Per això quan em pregunten per què ensenyo el meu mètode, jo els dic que 40 alumnes d’un curs per 10.000 euros negociats són només 400.000 euros. Hi ha lloc per a tothom. És inacabable.

Però si s’aplica la teva solució l’endemà tu te’n vas a l’atur. Un atur que no tens.

No m’hagués afectat, perquè el que jo deia era que es permetés comprar per després vendre, però que no es permetés vendre abans de comprar.

És el que tu fas.

Sí, però a mi comprar i després vendre ja m’està bé. Diguem que m’haguessin tancat una sucursal, però la més important seguiria oberta. No m’hagués afectat. Jo penso molt que, encara que la vida et vagi bé, si tot se’n va a la merda, ni el cotxe ni res del que tens no et servirà per res.

No sona massa de dretes, això.

Però és que quan em posiciono a la dreta és per un tema de fiscalitat. Ara és el primer moment en què podria dir que no sóc de dretes. També perquè fins ara tots els grans casos de corrupció coneguts a Espanya eren d’esquerres.

No pretenc que et justifiquis.

No, però si ara sortís aquí un Tony Blair a la seva bona època d’esquerres jo el votaria. No tindria cap problema en votar PSOE. Però és que el Zapatero mai no l’he vist com alternativa. Al Felipe González, per exemple, segur que l’hagués votat, però és que Zapatero, Rubalcaba… no ho veig.

Hi ha una pregunta que teníem previst fer-te fa un any i mig i que, malauradament, avui encara podem fer-te-la. El teu pare és sirià. Ara allà hi ha un conflicte civil molt cru.

M’han intentat entrevistar molts cops sobre aquest tema i sempre he dit que no, però ja ha arribat a un punt en què vull dir alguna cosa. A nosaltres, que som cristians, ens sorprèn com Occident accepta que l’alternativa al president actual, que és l’integrisme islàmic, rebi finançament de països exteriors. Nosaltres, com a cristians, estem espantats. Hi tinc tota la família. Els únics que són aquí son el meu pare, la meva mare i el meu germà; però àvia, cosins, oncles… tothom és allà i tots són cristians. Quan l’alternativa que ve és un integrisme islàmic que ja veiem com està reaccionant, sobretot a Egipte, a mi m’espanta que caigui el president actual.

Has fet alguna cosa o no has anat més enllà de passar por?

No vull fer res perquè jo vull tornar a Síria. Si cau el president actual el meu pare potser no pot tornar-hi. Ell s’ha posicionat clarament. Em fa pena perquè hi he anat molts anys i tinc passaport sirià. Jo, quan anava allà els estius amb la meva família, que és de classe mitjana, treballadora, no veia aquestes penalitats que ens estan ensenyant. Jo he “patejat” molta Síria sol, tots els racons, i no ho he vist. Allà qui volia estudiar, estudiava, i qui volia treballar, treballava. Jo he vist pobresa al sud-est asiàtic, però a Síria no l’he vista.

El govern espanyol sí que ha pres posició, i és justament la contrària: donar suport a una transició.

Per això no pots dir res públicament. Si surto per la ràdio posicionant-me, em “matxaquen”.

Vols que eliminem aquesta part?

No, no. A mi dir que, com a cristià, m’espanta que l’integrisme islàmic pugi al poder em sembla correcte. Perquè és la veritat. Que acabi tan aviat com sigui possible, perquè era un país molt maco, on es menjava molt bé i el turisme vivia molt bé, i ara està totalment trencat. Que s’acabi.

Quan vas prendre consciència de ser de l’Espanyol?

Aquesta és molt fàcil! El meu pare era el pediatra dels jugadors de l’Espanyol en l’època de l’Azkargorta, i em regalaven de tot, em convidaven a anar a Sarrià… però no puc dir que jo sigui “futbolero”. Veure els 90 minuts d’un partit, el que sigui, em costa.

Aguantes 9 hores a sobre una bici però no pots amb 90 minuts de veure futbol?

No, no! Avui, per exemple, potser vaig una estona a veure el Madrid-Manchester, però per estar amb els meus amics, perquè a mi el futbol m’és igual. Mira, no sé, per interès. Em regalaven samarretes, banderins, Sarrià estava al costat de casa dels meus pares, era més barat anar a veure l’Espanyol que el Barça…

Com viu un “perico” a Barcelona?

Bé, perquè aquest any no baixarem. Però home… molaria ser del Barça. És inevitable.

Rudy Fernández deia l’altre dia que se sentia molt orgullós de què el comparessin amb Drazen Petrovic encara que fos per dir que ell és pitjor. Què et sembla quan et fan un reportatge a un diari com El país comparant-te amb Kilian Jornet?

Em sembla d’una tremenda incultura per part de qui ho fa.

No sents, ni que sigui en secret, una mica d’orgull?

No, gens. És que em sorprèn que ens vulguin comparar perquè no té res a veure. Hi ha gent que em diu: “el Kilian és millor que tu”. És clar, tio! Qui diu que no? Si no té res a veure! És que és com comparar un mecànic amb un economista. Un és un esportista superdotat i l’altre és trader de Borsa. No són comparables.

Però és una comparació que s’ha fet i es fa.

Sí, però s’equivoquen. No puc sentir-me orgullós ni deixar de sentir-me’n per una cosa que és errònia. Però encara que ho digui, la gent no caurà del cavall, és impossible. Impossible. Només has de veure els comentaris als articles a El periòdico de Catalunya del Risto. Els articles són molt bons, però la gent pregunta perquè escriu ell i no un periodista. Però tio, llegeix el que posa i deixa’t estar de qui ho escriu. És impossible. Aquesta entrevista tindrà moltes visites i serà molt comentada, però possiblement la majoria dels comentaris seran negatius. N’estic convençut. Però això és perquè si tens cent clients i tres estan descontents seran ells qui facin soroll. Els noranta-set que estan contents no et diran que ho fas molt bé. Cada retweet serà d’algun fan, però cada comentari…

Amb el Kilian vam parlar força estona de la mort. El risc en el teu cas és menor, però el tens present?

No. A mi em fa por entrenar. Em fa por sortir un dimecres tres hores en bici i que se m’emporti un cotxe per davant. Però és que si ho penses no ho faries. No pots viure pensant cada dia que et pot passar alguna cosa. També pots tenir un accident. Quan veus els reportatges del Kilian dius: “Aquest tio es matarà!” i pateixes per ell.

Però cada setmana veiem ciclistes morts.

A mi cada notícia d’un ciclista mort em fa molta pena. De fet jo em moc per Barcelona en bici des de fa molts anys i faig molts quilòmetres a una ciutat amb molts cotxes, però sempre he dit que el dia que tingui un ensurt de veritat deixaré la bici, ho tinc claríssim. De moment no l’he tingut. Però quan el tingui ho deixo, em poso a córrer i s’ha acabat.

Potser no un límit tan abrupte com la mort, però et fan por la vellesa, la decrepitud física?

A mi em fa por el dolor. L’envelliment és inevitable i tant de bo pugui fer com la monja aquella de 80 anys que encara està fent Ironmans, però crec que al final allò important és la qualitat de vida i tenir la sensació que el temps no passa a la deriva, gaudint de cada etapa i cada moment. Tant de bo arribi als 80 de manera saludable i podent fer una mica de bici, no demano més.

Dius que aconsegueixes tot el que et proposes. Què és qüestió de temps que acabis aconseguint?

Jo ja em planto. Tinc una estabilitat familiar, tinc parella, tinc una filla preciosa, m’encantaria tenir un altre fill, professionalment no aspiro a res més, tinc la possibilitat de viatjar i conèixer llocs que em fascinen… No li demano res més a la vida.

Hi ha coses que se t’hagin resistit perquè no depenien de tu?

[S’ho pensa molta estona] Sempre he estat a punt de fer un programa semblant al del Calleja, però mai no ha acabat de sortir. Però ja arribarà.

Al final, la impressió que m’enduré sobre tu és molt diferent a la que tenia abans de coneixe’t en persona.

Però tu saps la de vegades que m’han dit això? I aquest prejudici sobre la meva persona m’entristeix. Per exemple: gent que ve a una signatura de llibres a València i després escriu: “El Josef semblava gilipolles, i és bon tio”. I són 10 segons que dura una signatura! Això m’entristeix, i és que no sé què faig malament per donar aquesta imatge que no tinc. El 99% de tot allò dolent que es diu sobre mi ve del desconeixement. Per això al principi et deia que no entenc com es pot odiar algú que no es coneix, perquè jo no he fet mai.

Però deu d’haver-hi una part de responsabilitat teva, perquè tu tens la capacitat de dirigir la teva imatge. Què falla?

Però és que són una minoria. Posem per exemple el Twitter: hi ha 131.000, o 130.000, posem que 1.000 són “haters”, que pensen que no hi veuen coses bones. Si hi ha 105.000 tios que s’han comprat un llibre… jo crec que la imatge que projecto és la correcta, i és la que percep la gent. Simplement, hi ha una minoria que agafa allò dolent. No tinc una explicació, però normalment ve d’algú com tu, de la meva edat i català. És curiós, fora de Catalunya no passa tant. Jo sempre dic que tinc la meva caverna catalana.

Podríem deixar-ho aquí.

Al final sí que ha sortit una entrevista diferent, eh? Molt extensa, però no hem parlat del que sempre em pregunten: els tatuatges, com vaig començar a la Borsa… Estic content.

Josef Ajram para Jot Down 6

Fotografía: Alberto Gamazo


Josef Ajram: “No soy un deportista profesional, ni quiero serlo”

Josef Ajram para Jot Down 1

[Versión en catalán]

A diferencia del resto, esta entrevista no se mide con un cronómetro, sino con un calendario: catorce meses han tenido que pasar hasta que el encuentro con Josef Ajram Tarés (Barcelona, 1978) se ha hecho realidad, pero como si de una película porno se tratara, haremos FFW hasta el final. Feliz. No les haremos perder su valioso tiempo poniéndoles en antecedentes sobre el entrevistado: todo el mundo conoce a Josef Ajram. O eso creen. Un año y medio de intensa exposición mediática después, este broker profesional y aficionado a muchas otras cosas parece que ya lo haya explicado todo y que, sobre él, ya esté todo dicho. Pero dos horas en sus oficinas fueron suficientes para que, por lo menos yo, me diera cuenta de lo equivocado que estaba. Si la entrevista no les gusta, tendrán, como mínimo, que reconocernos un mérito: le convencimos para que las fotografías se las hiciera vestido. Una última advertencia: dejen todos sus prejuicios después de escuchar la señal. Piiiii.

Me entristece mucho. La gente que pierde un minuto de su vida en insultarme me da mucha pena. Pero mucha. No tener en la vida cosas más interesantes que hacer que insultar a otro sin conocerle me parece supertriste. La peor versión del ser humano. Pero oye, que cada cual gaste su tiempo libre en lo que quiera. Si vas por la calle, ¿aceptas que alguien te llame hijo de puta?

No es una cosa que me pase demasiado a menudo, pero no.

A mí, por la calle, no me lo ha dicho nunca nadie. Entonces, ¿por qué tengo que aceptarlo en Internet? ¿Por qué?

Es inevitable.

No, es evitable. Es evitable cuando tienes nombres y apellidos. Yo lo he intentado llevar a lo penal, pero me han dicho que tardará dos años o dos años y medio y lo he retirado por pereza. Pero la demanda estaba puesta, porque esto no se puede permitir. La descalificación gratuita es evitable, y no debe tolerarse, del mismo modo que no se tolera ser insultado por la calle.

En un año y medio, ¿quién ha cambiado más para que esta entrevista tenga lugar, tú o nosotros?

La gente comete errores. Buscar la polémica es muy fácil, y pienso que sois una publicación que, como se ha demostrado en este tiempo, tiene mucha más calidad que buscar polémicas tipo Sálvame. Me llamasteis, insististeis y no soy una persona rencorosa. Lo que estáis haciendo es un buen trabajo y no tengo ningún problema en estar hoy aquí.

Después de tanto hablar sobre ti mismo, ¿crees que te queda algo por contar?

¡Sería sorprendente si lo consiguieras! (Ríe) Las entrevistas son necesarias. Al final, siempre hay algo para explicar, porque la actualidad va a doscientos por hora y yo me dedico a un trabajo que cambia cada día. Pienso que lo que explico últimamente es bastante distinto de lo que podría haberte contado hacer un año y medio. Entonces, en este sentido, sí.

Sobre esta evolución, en la presentación de tu web dices que eres un hombre afortunado pero que no crees en el azar. Sin embargo, en 2010, afirmabas en una entrevista en La Vanguardia que un buen resumen de tu vida era que las cosas realmente importantes te habían sucedido por azar. ¿Qué ha pasado en este tiempo? ¿Has tomado con más fuerza las riendas de tu vida o, simplemente, has racionalizado el pasado y te has dado cuenta de que nada de ello era fruto de la suerte?

Hay muchos errores en entrevistas mías, ¿eh? A veces las palabras las interpretan como quieren y poner un titular sensacionalista es lo más fácil. Más que fruto del azar, al final te das cuenta que tienes que buscar este azar. Sentado en el sofá no pasan cosas, pero si buscas que pasen, suceden. Realmente, siempre he pensado que en la vida 2 + 2 son 4. Si trabajas, conseguirás resultados. Tarde o temprano las cosas salen, por esto es importante que ahora mismo la gente crea en sí misma. Lo que sabían hacer durante los últimos años no se les ha olvidado.

Una presentadora de televisión te llamó “chulo” a la cara durante una entrevista hace unas semanas, pero la gente más próxima a ti afirma que esta imagen no se corresponde en absoluto con la realidad. ¿Es un personaje que te has construido para coger distancia y protegerte? ¿Te ves en la televisión y dices “yo soy así”?

¡Es que soy así! Tiene una explicación muy sencilla. Sin quererlo, a principios del 2000 crecieron dos Josefs paralelos: el de la Bolsa, que empezó a dedicarse a ella profesionalmente en 1999, y el Josef imagen, el de los tatuajes. Si no estuviera tatuado, hoy no estaría aquí contigo. Sería una persona más de las que se dedican a la Bolsa, como hay muchas. Mi primer tatuaje fue un sol en el ombligo, luego un número Pi y unos dados en los brazos, y fui bajando. Los tatuajes nunca llamaron la atención hasta que me tatué la mano derecha en 2006. Ha sido un proceso. Jamás hubiera creído que los tatuajes me ayudarían en la vida. Yo vengo de una familia superconservadora, mi padre es de Siria, árabe, con una mentalidad más bien cerrada en este aspecto. Han sido vidas paralelas que, sin quererlo, han ido bien.

No te reconoces en este retrato.

¡Qué va, qué va! Me considero una persona superhumilde, lo que pasa es que me gusta decir las cosas tal y como son. A mí jamás me escucharás decir que soy el mejor deportista del mundo, porque no lo soy. Nunca he dicho que sea bueno practicando deporte, porque no lo soy. Ahora bien: ¿soy muy bueno en mi trabajo? Sí, en la Bolsa soy bueno. ¡Pero esto no significa que sea un chulo! Es una cosa en la que he estado trabajando durante 14 años. La confianza en uno mismo es muy importante y en la Bolsa, más. En la Bolsa, si dudas, pierdes. Es muy importante que cada uno reconozca qué sabe hacer en la vida y que tenga claro que muchas cosas bien, en la vida, no se pueden hacer. Podrás hacer una cosa bien, o dos, pero no diez. El otro día en Bestiari Il·lustrat alguien comentaba en la red: “Este tío ha dicho que es humilde y que es el mejor en su trabajo”. Pero es que si alguien no dice que es el mejor en su trabajo, a mí no me interesa profesionalmente, porque es una persona insegura. Por ejemplo, cuando contrato a alguien, siempre le pregunto cuánto quiere cobrar y si me dice que el dinero no es importante… ¡ya no me interesa! El capital humano debe valorarse. Tú tienes que saber cuánto vales, no puedes devaluarte. ¡No puedes! Tienes un conocimiento, y este conocimiento vale mucho dinero. Todos los chavales que están allí (en las oficinas) son gente que ha dicho: “Yo quiero cobrar X”. Es gente que se ha hecho valer.

Lástima, creo que nunca podré trabajar para ti.

Hostia, pues yo creo que es importante, porque al final todo el mundo sabe hacer algo muy bien, y esto vale mucho dinero. Seguro que tú sabes hacer algo muy bien. ¡Es como si este señor (señalando al fotógrafo) regalara las fotos! En estos momentos la gente se está devaluando demasiado. “Lo hago más barato porque si no, lo hará otro”. Pues tío, no lo hagas.

Mark Twain decía que podía enseñar a cualquier persona a conseguir lo que quisiera, pero el problema era que no podía encontrar a nadie que le dijera exactamente lo que quería. ¿El problema es que la gente no sabe qué quiere o qué sabe hacer?

Recuerdo que en mi época universitaria, cuando empezaba en la Bolsa, preguntaba a mis compañeros qué querían hacer y me respondían: “No lo sé”. Entonces, ¿qué haces aquí? Uno de los grandes problemas de la crisis actual es que a nuestra generación se la ha obligado a estudiar una carrera universitaria. Si hacías FP, eras un pringado. Si en lugar de que nuestros padres nos hubieran inculcado que teníamos que acabar una carrera universitaria y comprarnos un piso, nos hubieran inculcado estudiar FP e ir de alquiler, quizá ahora no estaríamos en esta crisis tan profunda. Creo mucho en la especialización y muy poco en los estudios. Yo no acabé la universidad ni la acabaré nunca. Y si mi hija no la quiere acabar pero quiere ser la reina de su profesión, de la que sea, que lo haga.

¿Me estás espiando el cuestionario? Mark Twain también decía: never let your schooling interfere your education. Te iba a preguntar si te sentías reflejado, pero… ¿crees que el autodidactismo tiene algún límite?

El problema es que yo soy especialista en algo muy concreto. Cuando me invitan a mesas de debate de economía, digo que no, porque no sé de economía; sé de Bolsa. Cuando sabes algo tan concreto tienes que aprender a saber delegar, y si sabes delegar y te rodeas de un buen equipo, estas carencias —y yo tengo muchas, dentro de la economía, ¡muchísimas!— quedan suplidas.

Prefieres suplirlas con gente que dedicarle tiempo a aprenderlo.

Exacto. El tiempo es el activo más importante que tenemos, y prefiero canalizar este tiempo en intentar ser feliz. A mí estudiar microeconomía no me hará feliz.

De todos los Josefs que exhibes indistintamente en público, ¿con cuál te identificas más?

Con el day trader. Solo day trader.

El resto es accesorio.

Totalmente. El deporte es un hobby que podría acabarse mañana.

Un hobby en el cual inviertes tanto tiempo o más que en tu profesión.

Porque me hace feliz. Cuando yo digo “8 horas para trabajar, 8 horas para mí y 8 horas para dormir”, 8 horas para mí quizá son para montar en bici. Si un domingo por la tarde tengo ganas de ir al Row a bailar, voy, es mi tiempo libre. No soy un deportista profesional, ni quiero serlo. Ni siquiera de pequeño quería. De pequeño ya quería ser day trader.

¿Te gustaría seguir siéndolo dentro de diez años?

¡Es que lo seguiré siendo! No sé si el año que viene seguiré haciendo deporte, no sé si intentaré acabar el Red Bull Seven Islands y, cuando lo acabe, a tomar por culo el deporte tan sacrificado… Sacrificado de cara a los demás, porque a mí abandonar en el Red Bull Seven Islands me sabe mal pero, honestamente, me da lo mismo. El único problema de todo esto es que yo, una persona que siempre había luchado por no tener ningún jefe a quien obedecer, me encuentro con una responsabilidad que jamás había buscado. Si mañana pasara del deporte y me dedicara a lo que realmente me apasiona, que es la Bolsa, quizá mucha gente se pondría triste. Y esto sí que me preocupa. Pero como profesión, exclusivamente, con la única cosa que sufro es con la Bolsa. Es mi única preocupación en la vida.

¿En ningún momento lo buscaste?

No lo busqué jamás. El origen de todo es haber hecho un blog para explicar a mis colegas cómo entrenaba para ir a la Marathon des Sables de 2006. Jamás en mi vida hubiera pensado que eso pudiera desencadenar un millón y medio de visitas anuales a la web, más de 130.000 seguidores en Twitter, 100.000 en Facebook, más de 105.000 libros vendidos… Jamás. Cuando veo en la lista de libros más vendidos que el primero es Ratzinger y el segundo, Ajram, no lo entiendo.

Si lo viera Ratzinger, probablemente tampoco.

Hay 35.000 títulos nuevos cada año, no se entiende. Realmente no sé qué le transmito a la gente. A mí todo esto me ha cogido por sorpresa, mis referencias son las quince o veinte personas de mi entorno. Si ellas me dicen que un libro está bien, el libro sale. A veces pienso: si pudiera bajar la persiana mañana, la bajaría y me quedaría tan tranquilo en la Bolsa. El problema es que cuando dos de tus libros están en la sección Autoayuda y recibes según qué correos de agradecimiento…

Josef Ajram para Jot Down 2

¿Cómo has aprendido a encajar estas experiencias personales que comparten contigo? ¿Las has tenido que relativizar?

Recibo muchos correos, pero muchos. Y flipas. A veces me gustaría hablar con estas personas. El que más me ha afectado de todos es el de una chica que estaba pensando en suicidarse y le vino a la cabeza que aquel no era su límite. El tema es que se ha asociado una frase tan potente como “Where’s the limit?” a mi persona. En la televisión un presentador habla de límites de algo y la gente me escribe diciéndome “Eh, ¡que han dicho límite!”. Pero tío, ¡que solo es una palabra! No sé, es muy bestia. No puedo decirte lo que transmito. Me gustaría hablar con esa chica nadadora que patinó bajando unas escaleras y tuvo una lesión medular. Fue al Institut Guttman y todo el equipo del instituto se hizo una camiseta con la frase “No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está”. Esa frase la hizo tirar para adelante y ahora está totalmente recuperada. Hostia puta, es que te lo estoy explicando y se me pone la piel de gallina.

Si dices que no sabes qué transmites, doy por hecho que no estaba premeditado.

No, es que es falso que lo estuviera. Esta idea de la gente que dice que todo es un producto de marketing… ¡Yo me gano la vida en la Bolsa!

Pero hacer un buen producto de marketing no es algo de lo que haya que avergonzarse. No lo consigue cualquiera.

Es cierto, pero es que yo vivo de comprar y vender acciones. Nunca me senté en una mesa para diseñarlo. Pero nunca es jamás. “Where is the limit?” nace de la respuesta de la gente. Uno me pidió una pulsera a través de Facebook y cuando me fui a la Transalpine Run con un periodista de Marca, encargué 300. Se vendieron las 300 en Probike, todas para fines benéficos. Pues venga, hago mil. Las primeras camisetas las empaquetaba yo en mi casa y las enviaba. La gente me decía “podrías hacer un maillot”. Pues venga, va, hagamos un maillot. ¡Ahora mismo “Where is the limit?” pierde dinero! Como empresa, pierde dinero. No la cierro por la gente. 

Los hay que incluso se la tatúan.

Ya lo sé que los hay, pero mi única esperanza de ganar algún duro o recuperar todo el dinero que pongo cada año en “Where is the limit?” es que algún día llegue Nike, Reebok o Adidas y me lo compren. Si hoy me dijeran que durante los próximos diez años no perderé dinero con ello, lo firmo ahora mismo. El problema es que estoy en un mundo superdesconocido, la Bolsa. Nadie sabe qué es. “Where is the limit?” es un hobby. Pero cuando recibes estos mensajes de la gente piensas que los miles de euros que has perdido este año ya están amortizados. Y si puedes ayudar a alguien patrocinándolo, ya está amortizado. La pasta que yo gano con el deporte, me la gasto en “Where is the limit?”. El debe y el haber. Gano un poco más de lo que pierdo, pero no creas que mucho más.

¿Se te ha escapado de las manos? Algo que empieza en el deporte y que hay quien lo ha convertido en una filosofía de vida.

Totalmente. Se me ha ido totalmente de las manos. Si ahora pudiera volver a 2009, no hubiera creado “Where is the limit?”. ¿Por qué? Porque una cosa que nació medio en broma me supone una responsabilidad brutal que jamás había buscado. Lo que más me gusta de mi trabajo en la Bolsa es que tengo movilidad, nadie se entera de nada, compro, vendo, no he de darle explicaciones a nadie… y jamás en mi vida hubiera podido pensar que me acabaría pasando todo esto.

¿Comprarías la pulsera de alguien? ¿Tuviste la de “Livestrong” de Lance Armstrong?

Nunca. De hecho, la primera persona que me dijo que quería una pulsera pensé: “¡Qué coñazo! ¿Quién puede querer una pulsera de estas, que es superincómoda?”.

Pues sin pulsera. ¿No tuviste ningún ídolo con la misma intensidad que tú te has convertido en el ídolo de mucha gente?

Mi pasión por la bicicleta se la debo a Miguel Indurain. Los 90 fueron una época en la que me flipaba. Yo era groupie, de irme a los Pirineos, verle pasar y volver para casa. Su fuerza me marcó mucho, me encantó e hizo que me comprara una bici y empezara a pedalear. Y la bici me ha dado grandes momentos personales. Si Indurain hubiera hecho una pulsera en aquella época quizá sí que la hubiera comprado.

Hablando de Armstrong, que compite en triatlones como tú, ¿compartirías línea de salida con él, sabiendo todo lo que sabemos ahora?

Sí. ¿Sabes qué pasa? Que la gente piensa que si te enchufas EPO ganas siete Tours. Evidentemente, no seré yo quien defienda a Armstrong, porque jamás he sido un fanático suyo. Ni me ha decepcionado, ni… Hombre, decepciona que un tipo tenga la sangre fría de, durante siete años, mentir a la peña. Dices: “Este tipo, ¡vaya cojones!”. De hecho, yo tengo una bici suya que compré como inversión. Lo único que me putea de todo esto es que ya no vale nada. Pero si ahora lo ha reconocido, no está dopado y quiere participar en un triatlón, me parece muy bien, que lo haga. Me da igual, que haga lo que quiera. Creo mucho en las segundas oportunidades y en las personas. Si alguien mata, le meten en la cárcel y luego sale a la calle, pues ya ha sido perdonado. Somos seres humanos, no robots. Todos hemos cometido y cometemos errores.

No sé si le crees o no, pero lo que ha explicado salpicaría incluso al mismo Indurain y dejaría muy tocado un deporte que amas.

La putada es que si realmente nos lo tomamos en frío, ya no verías más el Tour. ¡Y yo espero julio para verlo! La única solución que puede haber para el dopaje es que los ciclistas se delaten entre ellos. Que haya 3 o 6 equipos que estén limpios del todo y, si ven algo, lo digan al momento. Está claro que las medidas que toman los organismos oficiales no son efectivas, porque si durante siete años no han sido capaces de atrapar a Armstrong es que algo hacen mal. El dopaje existirá siempre porque el ser humano es tramposo, en todos los aspectos. Siempre hay un Bárcenas o un Armstrong que hace trampas. Siempre hay drogas: hay EPO, hay cocaína, hay marihuana… Pero yo siempre pensaré que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

¿Y si realmente se demuestra lo contrario?

Si se demuestra, lamentablemente, en ese caso ya no me lo creeré.

Al final ya no se sabe si la corrupción es sistemática o evitable.

Es evitable. Las personas leales existen. Yo me muevo en un mundo, como es el de la Bolsa, donde hay mucho pirata, pero también personas muy nobles. El ser humano, cuando quiere, es buena persona.

Pero evitable, ¿cómo? ¿Con medidas más coercitivas? ¿Siendo más transparentes?

Creo que es un tema de azar, de los personajes que te tocan. ¿No quieres que haya corrupción en la política? Págales bien. Botín cobra 11 millones de euros. El presidente de Prisa, 13. El del BBVA, 5. Mariano Rajoy, 100.000 euros. Hostia, ¿qué estamos haciendo? Yo siempre he pensado que el presidente del Gobierno tiene que cobrar millones de euros. Da igual: 1, 2, 5 o 10. Entonces sería el mejor, y no sería corrupto. Yo quiero lo mejor para el país, porque quiero que mi hija viva lo mejor posible. Pero a alguien que cobra 75.000 euros al año no puedo exigirle que sea bueno.

¿Serías capaz de ofrecer esta transparencia que se les exige? ¿Enseñarías tu declaración de la renta?

La Bolsa es el mundo más transparente que hay, a nivel fiscal. Cuando pides el borrador de la renta te aparece todo señalado, todas las operaciones que has hecho. Es imposible hacer cualquier chanchullo.

En una carrera con inscripciones abiertas, ¿qué están haciendo mal los 100, 2000 o 10 tipos que quedan delante de ti pero tienen menos repercusión que tú?

Primero, tienen que querer tenerla. Segundo, tienen que hacer algo distinto. Si voy a la Media Maratón de Barcelona y quedan delante de mí 500 tíos, para una media está bien, pero al final se reconoce al ganador.

O, a veces, ni a este.

No pienso que ellos hagan nada mal, sino que yo he encontrado un hueco de mercado. Un hueco en algo que, igual que los tatuajes, me apasiona y llama la atención. Si yo solo hiciera deporte, no me patrocinaría Red Bull. ¿Qué pone en la lata? “Revitaliza cuerpo y mente”. ¿Qué mensaje quiere dar Red Bull a su target, que son los adolescentes? Que puedes ser atleta Red Bull y ganarte la vida con cosas que no sean el deporte. Yo soy atleta Red Bull y doy conferencias en multinacionales porque soy un hombre de empresa y tengo los valores del deporte. Si no fuera hombre de empresa, no me patrocinaría Red Bull.

Es tu valor diferencial.

Claro. Es evidente.

Es evidente para ti, y, ahora, para mí, pero quizá de puertas hacia afuera no se ve así.

Si alguien no lo ve, tiene un problema.

Antes lo hemos hablado: tú eres poliédrico, pero la gente tiende a compartimentalizar.

¿En serio que la gente no ve que Josef Ajram es la imagen de Biotherm porque hace deporte, se dedica a la Bolsa, es padre de familia y va tatuado? Esto sale en todas partes. Quien piense que a mí me patrocinan las mejores marcas simplemente para que acabe el Red Bull Seven Islands es que, en serio, es muy cortito.

No, no, ya lo puedes poner así.

Josef Ajram para Jot Down 3

Te has mostrado orgulloso de escoger marcas con las que compartes valores.

Siempre. Yo he de saber que soy un buen prescriptor. Una de las cosas que hacen mal los deportistas es pensar que llevando un parche ya hacen suficiente. Tienes que ser el mejor embajador para esa marca. No puedo aceptar un patrocinio de Blackberry si no pienso que Blackberry es la mejor que hay para trabajar. Y lo pienso. Para jugar no, aunque ahora sacarán una que irá muy bien, pero para trabajar es la mejor. Si crees en la marca que te patrocina, adelante. La gente fliparía si supiera la cantidad de patrocinios que rechazo. Este año, por ejemplo, he dicho que no a todos los patrocinios de deporte: Orbea, Polar… Patrocinio no, pero colaboración, sí: que me dejen una bici sí, pero compromiso, cero. Ni un euro, no quiero nada. Solo quiero marcas generalistas. La clave es ser un buen embajador de quien confía en ti, porque el parche ha muerto. Por ejemplo, nunca podría llevar KH7, ni aunque me pagara un millón de euros. Seguro que para limpiar la grasa va muy bien, pero no podría.

¿Llevarás a cabo algún reto sin que nadie se entere?

Hago mucho más de lo que cuento. Lo he hecho muchos años: mi primer Ironman, mi primer Marathon des Sables… nadie lo sabía. Mi primer Sables fue en 2006, el primer Ultraman en 2007… ¡y nadie me conocía!

¿Y ahora que se te conoce?

A pesar de ser cicloturismo, me gustaría hacer una ruta en bici por Sudamérica. Iba a hacer la “carretera de la muerte” pero lo eché para atrás porque, cuando lo haga, quiero que sea para mí. Iré un día, subiré, bajaré y se acabó. No hace falta exteriorizarlo. Todo lo que sea deporte y naturaleza lo haré para mí, pero no tengo nada especial en mente. Jamás hubiera pensado que ese chaval que jugaba al baloncesto iba a sufrir tanto.

Parte de la comunidad homosexual te ha convertido en un icono. No solo hiciste una portada para Shangay sino que defendiste el matrimonio entre personas del mismo sexo cuando era un tema controvertido.

Creo en los seres humanos. No creo que deba haber prejuicios. Que la gente piense lo que quiera de quien quiera. Tengo amigos homosexuales, no muchos, y creo que pueden casarse, tener hijos, dan el mismo amor a sus hijos… una experiencia superpositiva. Cada vez que hay oportunidad de hacer algo para el mundo gay estoy encantadísimo, porque me siento supercómodo.

¿Cómo casa esta postura con ser una persona de derechas y reconocer públicamente votar al Partido Popular?

Últimamente estoy diciendo demasiadas cosas contra el Partido Popular, lamentablemente. Soy una persona de derechas y si hoy tuviera que votar, volvería a votar al PP porque no hay una alternativa. El Partido Socialista está perdiendo una oportunidad histórica de tener una victoria por mayoría absoluta. Pero es que Rubalcaba no nos sacará de esta crisis porque él nos ha metido en ella. ¿A quién votas? ¿A UPyD, porque estoy enfadado? Al final, los partidos que no han sido corruptos hasta ahora es porque nunca han estado en el poder. El tema político es bastante decepcionante. Los líderes políticos que hemos tenido y que tenemos son lamentables.

¿En qué momento tomaste conciencia de que eras de derechas?

No lo sé. Pensaba que era más favorable en un momento de mi vida, a pesar de que quien me ha beneficiado más profesionalmente a nivel fiscal ha sido Pedro Solbes cuando bajó la tributación de las rendas de capital al 18%. A mí me encantaría votar a personas y no a partidos, pero desde que tengo uso de razón no he conocido a buenos políticos.

Entonces, al margen del partido al que votes, ¿qué es lo que te define como un persona de derechas?

Hasta ahora era de derechas por el trato fiscal. Era de derechas por interés. Ahora no, ahora me han puteado al máximo, pero es que la alternativa… No lo sé, quizá ahora no votaría. Estoy tan decepcionado en este sentido… Es triste.

También te has posicionado públicamente sobre la independencia.

Sí, en contra. Desde un punto de vista económico.

¿No hay un componente sentimental?

Me gusta que gane la selección española. No sé, quizá si participara la selección catalana querría que ganara, pero no lo sé porque no existe, solo hay un amistoso al año. Desde un punto de vista estrictamente económico, ahora mismo Cataluña vive mejor dentro de España. Mi posición es por interés, para vivir mejor mi familia y yo. No quiero que de golpe haya más paro, nos financiemos al doble de lo que se financia el Estado español o que nos echen de la Unión Europea.

¿Y si se demostrara que sería al revés?

Hombre, si fuera mejor… ¡Independencia! Veo tan lejano el tema político que me baso en quién cumple mejor mis expectativas personales. Hasta ahora ha sido el PP. ¿Si ahora llega otro que empieza a cambiar las cosas y es del PP o UPyD? Pues ellos. No me enroco en una posición, pero cuando voy fuera digo que soy español, tranquilamente.

Tienes otro grupo de seguidores que quizá te sigue con más intensidad que el resto, los que están esperando tu caída. ¿No es una cláusula de este contrato que firmáis con la fama?

¡Claro! Afortunadamente Twitter puso el botón de bloquear, así que al final ni me entero. Es gracioso que, a pesar de que saben que no me voy a enterar, me mencionan. Lo que pasa es que a mí me va mucho la salsa y miro, espío…

Pero también fuera de la red.

Pero es que yo solo recibo los de Twitter. Pero recibo por el deporte y por la Bolsa también, ¿eh? Y si salgo en un programa de televisión, todavía más. Lo que me sorprende es que si lo calculáramos porcentualmente, el número de detractores es cada vez menor. El número crece, claro, porque el número de seguidores crece mucho, pero proporcionalmente el de detractores crece menos.

Tu amigo Risto Mejide dice que si nadie se molesta con lo que haces es que no lo estás haciendo bien.

Leí su libro y pensé: “Hostia, ¡lo tengo que estar haciendo muy bien!”. A mí me entristece, pero no puedo decir que no me afecte. Me entristece la acusación barata. ¿Realmente te crees más listo que una marca como Red Bull para pensar que yo no merezco su patrocinio? ¿No crees que Red Bull tiene a un equipo de tipos que no paran de estudiar a todos los deportistas de este país? Todos, los tienen estudiados a todos. Y el que no es deportista de Red Bull, lo es por un motivo. No te diré nombres, pero podría decirte los nombres y el motivo. No se puede ser tan prepotente. No es que me entristezca la situación, me entristece el ser humano. Yo soy muy fan del ser humano, y cuando veo reacciones como estas pienso que quizá soy fan de algo que es una mierda, y me hace pensar que quizá soy yo el que está equivocado. Quizá no debería ser tan fan del ser humano cuando veo estas reacciones.

Y tú, ¿te entristecerías si mañana salieras a la calle y nadie te reconociera? La fama, por poco deseada que fuera, ¿genera algún tipo de adicción?

Genera incomodidad, no te sientes a gusto. Voy por la calle con mi hija, alguien me para y me pide hacerse una foto conmigo… no me gusta. Pero le digo que sí porque considero que, para aquella persona, es un momento importante que no tengo derecho a chafarle. Pero yo no he querido ir a Gran Hermano.

¿Hubieras podido ir?

Sí, en la primera edición.

Sí, sí, en la primera edición, ahora hará trece o catorce años. Era cuando empezaba en la Bolsa y yo había oído hablar de este formato en Holanda. Tenía clara la estrategia, ir y salir el primero. Fui a tres castings y me cogieron de reserva. Me ofrecieron entrar cuando se fue no sé quién, ahora no recuerdo los nombres. Me dijeron si quería entrar, pero como ya vi cómo era todo, me cagué.

¿Qué hubiera pasado? ¿Estaríamos hoy aquí?

No lo sé, pero muchas veces lo comento con mis amigos: “¿Qué hubiera pasado si…?”. En mi vida tengo diversos momentos de “¿Qué hubiera pasado si?”, y este es uno de ellos. No sé qué hubiera pasado, pero seguro que todo hubiera sido distinto, hubieran cambiado muchas cosas. Pero yo era muy joven, tenía 20 o 21 años.

Y momentos de “¿qué hubiera pasado si no…”? ¿Algún momento de tu vida que te hubieras podido ahorrar?

No, muy pocos. No sería justo, porque a toro pasado es muy fácil adivinar las cosas, pero cuando las he hecho, las he hecho convencido. He sido bastante consecuente.

Se te relaciona con muchos personajes públicos, Risto Mejide, Santi Millán, Luis Enrique, DJ’s famosos… ¿Es un círculo íntimo anterior a la fama o fruto de esta?

Soy muy extrovertido y me encanta conocer a mucha gente. Una de las cosas buenas de las redes sociales es que calmo esta inquietud social que siempre he tenido de conocer a gente y aprender algo de todo el mundo. ¡Con Risto nos hicimos colegas cuando discutimos por Twitter por culpa de unas mallas de ciclismo! Y luego resultó que somos vecinos y no lo sabíamos. Con Santi también, coincidimos en un acto… Realmente, estas relaciones han ido saliendo. Soy colega de estos famosos porque nos llevamos bien.

Pero si no fueras quien eres y le hubieras hecho la misma broma a Risto por Twitter, ¿también seríais colegas ahora?

Hombre, es evidente que yo a veces priorizo una respuesta a Risto que a otras personas.

¿Y a la inversa?

Seguro.

¿Le has sacado provecho de manera consciente o, simplemente, pasa?

No me he aprovechado. Pero, evidentemente, te tratan mejor. Y sí que pasa eso de que no haya mesas y, de repente, hay una. He flipado. Y me da rabia, porque al fin y al cabo es un prejuicio. Piensas, “tío, eres un gilipollas”.

Sí, pero tú tienes mesa.

Pero quizá no vuelvo a ese sitio. Pero sí, pasa y hay como un fair play entre gente conocida.

¿Qué ha quedado de aquel “Club de los vividores”?

(Ríe) Fue una etapa muy divertida con Luis Enrique, pero ya no queda nada.

¿Ni una amistad?

Sí, colegueo. Nos llevamos bien, nos gusta el deporte, pero somos muy distintos.

¿En qué momento Josef Ajram se da cuenta de que tiene más recorrido yendo por libre que en el “Club de los vividores”?

Es una evolución. El club era en 2007, pero yo soy una persona a quien le gusta entrenar solo y ellos quedaban mucho para entrenar en grupo… Siempre iba a mi aire, soy muy solitario para entrenar. Me hice Facebook en 2008, por esta inquietud social, me enganchaban las redes sociales, ver cómo reaccionaba la gente, qué pasa si pones esto, que pasa si pones lo otro, experimentar con la gente… Y fue subiendo. Pero es que de esto hace muy poco.

En diciembre de 2011 saliste 15 minutos en Salvados con Jordi Évole y, en la hora que dura el programa, pasaste de 5000 seguidores a 40.000.

Exactamente, 37.000 personas al final del programa.

Fue un boom. ¿Cómo lo asimilaste?

Salvados fue el punto de inflexión. De repente, por primera vez alguien explicaba qué estaba pasando en el mundo, por primera vez alguien contaba que se podía ganar cuando la Bolsa bajaba, salió Alessio Rastani y yo flipé. ¿De qué se escandaliza la gente? Lo que cuenta este tipo existe desde que tengo uso de razón. Sobre todo, de cara a los medios, y sobre todo en un programa que tenía la mitad de la audiencia que tiene ahora. Fue un boom, porque en aquel momento aquella audiencia era de mucha calidad, había gente muy bien relacionada viendo ese programa. Gente muy influyente. Me sorprendía que a la gente le llamaran la atención cosas que para mí son normales desde que soy profesional de esto, 1999.

Si salieras ahora en Salvados y te presentaran a esta nueva audiencia, como lo hicieron entonces, como “un especulador”, ¿crees que la reacción sería igual de positiva?

Sí, seguro, porque fui en contra de mi oficio. Cuando la economía vaya bien, Salvados no tendrá éxito, se habrá acabado. Es un programa hecho para la crisis.

¿Y si va a peor?

La economía no puede ir peor. Si va a peor, este país se incendia. Si esto no se recupera deprisa, la revuelta social será una realidad. La gente romperá los escaparates del paseo de Gracia; una cosa es que no puedas ir de vacaciones, pero una cosa distinta es que no puedas comer. Y como empieces a ver Rolex y bolsas de Gucci o de Vuitton expuestos en el paseo de Gracia, la gente reventará los escaparates. Ya han reventado supermercados, y de reventar supermercados a reventar Zaras solo va una acera.

El otro día en una entrevista decías que habíamos estado viviendo en una mentira. El ejemplo que pusiste fueron las catorce pagas anuales. Pero puede ser que donde tú ves una mentira otro vea una conquista fruto de muchos años de lucha social.

Totalmente, porque no hay ninguna generación nuestra que no haya vivido esta realidad. No sé si mi hija lo verá como una anormalidad, pero nosotros lo vemos normal porque es lo que hemos vivido. Lo que está claro es que si yo tenía 20.000 euros en la cuenta y cobraba 2000 euros al mes no me podía comprar una casa de 400.000 euros. Y esto la gente lo hacía, se pensaba que la podía pagar. Si tú te quieres comprar un activo veinte veces superior a lo que tienes en la cuenta, esto es especular.

Pero hay quien se ha enfadado por lo que has dicho.

Es que son cosas muy antisociales, pero yo no quiero quedar bien con nadie. Si yo digo que lo que se ha hecho en España hasta ahora estaba bien hecho, estaría engañando a la gente.

La crisis se lleva por delante la estabilidad laboral o el estado del bienestar.

Pero es que ser autónomo no es ser inestable. Lo que estoy intentando que entienda la gente es que no han de tener miedo a no cobrar catorce pagas al año. La gente cuando se hace autónoma está cagada. ¿Pero por qué, si están echando a la calle a todo el mundo? Aquí dependerás de ti y si lo haces bien, cobrarás tú. Simplemente quiero que la gente reflexione en este sentido. Soy autónomo desde el año 2001 o 2002 y soy la persona más feliz del mundo porque sé que si lo hago muy bien en el trabajo el primero que gana soy yo, no la empresa.

Josef Ajram para Jot Down 4

Yo puedo entenderte a ti. ¿Pero entiendes tú que la gente se indigne?

Es normal, pero no por ello dejaré de decirlo. Cuando Cuní me da 15 minutos cada lunes para decir lo que quiera, por lo menos sé que lo que estoy diciendo tiene sentido. Si no, iría un día y al siguiente estaría fuera. Esto con Cuní, pero con Julia Otero, igual. Lo que pasa es que hay verdades que duele mucho escuchar. Recuerdo una frase que Santiago Niño-Becerra dijo en Salvados y que es una verdad como un templo: “Es más importante salvar Bankia que pagar la prótesis del jubilado”. Y es así. Porque si Bankia llega a caer, tú, yo y él hubiéramos ido a nuestra entidad bancaria a sacar nuestro dinero. Si la quinta entidad del Estado español hubiera quebrado hubiera existido el “corralito”. Son cosas muy duras, pero es que hostias…

¿Te mereces todo lo que tienes?

Sí, me lo he ganado mucho. Mis padres me han dado la educación que he querido, pero he empezado de cero. Partiendo de la base de la educación y de que sabía que nunca me faltaría una cama y un plato caliente, lo he creado todo.

¿Todo el mundo, por lo tanto, tiene lo que se merece?

¡No, no, no! No, porque hay gente que tiene muy mala suerte. Yo no creo en la suerte, pero hostia… la vida a veces tiene unos golpes de efecto que son injustos. No pienso que todo el mundo tenga lo que se merece. Hay mucha gente que debería tener mucho más y mucha gente que debería tener mucho menos. Esto es así.

Te gusta la buena vida y no te cortas en mostrarla. ¿No te provoca cierto pudor, en esta situación?

Sí, mucho. De hecho, uno de mis coches no lo saco del garaje desde junio, no es moral. Me sabe mal porque la gente está muy mal. Me afecta mucho. Gasto mucho menos de lo que podría por responsabilidad social, me da pena gastar. Te lo digo en serio. No quiero presumir de esto, pero pago siete cuotas al mes a distintas ONG. Creo que la suma de pocos hacen mucho, y las ONG son un colectivo que lo está pasando muy mal, la reducción de cuotas es muy importante. La mitad de los beneficios del libro La solución van para la Fundación Alex y la otra mitad para Global Humanitaria. Creo que en esto tiene que ver haber sido educado en los jesuitas.

Esta faceta no la explotas demasiado. Poca gente te definiría como un filántropo.

Pienso que estas cosas debes hacerlas para ti. Pago siete cuotas: tres perreras, Greenpeace, Fundación Vicente Ferrer… Lo hago porque quiero.

Pero estoy seguro de que si salimos a la calle y preguntamos, alguien asegurará que te vio ayer con el coche que no sacas desde junio.

A la gente le gusta inventarse cosas. Evidentemente, cuando tengo que ir a buscar a mi hija a Lleida tengo que sacar el coche, y ya que tengo que hacer kilómetros, si es chulo mejor que si no lo es, si me lo puedo pagar. Pero el capricho, no lo saco desde junio. Por ejemplo, yo tenía un deportivo descapotable y cuando empezó la crisis y me empecé a hacer un poco más conocido, lo vendí. Para mí los coches son una pasión desde pequeño, son como pequeños objetivos que me marco y que me motivan a trabajar. Pero son para gozar, yo no tengo el sentido de acumulación.

¿Te sabe mal saber de dónde viene el dinero que te permite este nivel de vida? ¿Sientes que estás aprovechándote de una situación muy complicada para mucha gente?

No, en este sentido no. A veces nos olvidamos que la Bolsa se creó para financiar empresas, y esta financiación sirve para expandirse: contratar más trabajadores, etcétera. Yo lo que intento es enseñar lo que he aprendido. De hecho, estoy muy orgulloso de haber conseguido que la universidad, en el Tecnocampus, ofrezca una optativa de Bolsa, porque al final es una opción laboral más. Es la primera vez en España que una universidad da una optativa tan completa sobre la Bolsa. Si yo fuera egoísta no enseñaría mi método y no daría estos cursos… ¡pero cabemos todos! Hay nueve millones de españoles que tienen por lo menos una acción en la Bolsa. Pues ya que la tienes, aprende dónde invertirla. Simplemente es cultura financiera. Creo que en las escuelas debería enseñarse, debería de ser una asignatura.

Pero en la Bolsa, para que alguien gane, otro tiene que perder.

Claro, ¡pero es que pierde el 90% de la gente!

Y si le pusieras cara a esta gente, ¿no te sabría mal?

No. ¿Sabes por qué? En la Bolsa hay tres maneras de hacer: ser inversor, a largo plazo; ser trader, comprar y vender al día; y jugar. Y jugar es lo que hace este 90%.

Y pierden.

¡Claro que pierden! Pero es que si yo no he estudiado mecánica y se me estropea el coche no intentaré arreglarlo, lo llevaré al mecánico. La peña se piensa que comprándose el Expansión ya sabe de Bolsa. Y no. La gente que menosprecia así el dinero no me da ninguna pena. La gente que compra Telefónica porque el Expansión dice que subirá y luego baja, no me da ninguna pena. En la Bolsa no se juega, es un trabajo, y quien se lo toma como un juego, palma. Mira, esta Navidad he recibido cuatro jamones de Jabugo de antiguos alumnos. Es una gran oportunidad profesional.

¿La manera más segura de ganar en la Bolsa es haciendo cursos y escribiendo libros explicando cómo ganar en la Bolsa?

(Ríe) No, porque la gente no es tonta. Si enseñas algo y no funciona, y más hoy con las redes sociales, te dinamitan. Y cada curso está más lleno. El método funciona. En muchos casos el problema es el ser humano: no todos servimos para operar en Bolsa.

¿Haces un seguimiento de tu gente?

De quien quiere tener contacto conmigo, sí.

Algunos pierden dinero.

Sí, pero es que la gente se precipita. Una de las primeras cosas que les digo es: “durante seis meses haz operaciones virtuales, con papel y boli”. ¿Cuánto crees que se espera la mayoría?

¿Seis minutos?

¡Claro! De esta optativa que he hecho con la universidad me ha flipado la capacidad de absorción del conocimiento que tiene un alumno de la universidad, es veinte veces superior a la de los que vienen a los cursos de Bolsa. Los chicos que vienen a clase están más motivados y concentrados que quien paga 350 euros para venir un sábado. La gente tiene prisa y se piensa que la Bolsa es ya, que si vienes un sábado ya sabes de Bolsa. Tienes que tener paciencia. Quien ha hecho el proceso correctamente gana dinero.

Algunos de estos alumnos deben ver la Bolsa como su última opción.

En este caso les recomiendo que no hagan el curso. A algunas personas que han querido hacer el curso avanzado les he dicho que no vengan porque en la Bolsa es muy importante el estado de ánimo, estar tranquilo; y una persona que necesita el dinero sí o sí perderá por culpa de esta ansiedad. El perfil óptimo es un autónomo que pueda compaginar su trabajo con el aprendizaje de Bolsa y que, a largo plazo, acabe dejando su trabajo de autónomo de lo que sea y se dedique a la Bolsa. La no necesidad inmediata de capital es muy importante.

¿Has tenido noticia de experiencias dramáticas de tus alumnos?

No, porque si en algún caso han perdido, que los hay, siempre por precipitación, no son grandes cantidades. Pueden ser 3000 euros, que es dinero, pero no son 300.000.

En 2010 dijiste que la Bolsa anticipaba el final de la crisis. ¿Has dejado de hacer previsiones?

(Ríe) Es muy difícil. La verdad es que la Bolsa es un anticipador histórico.

¿Qué ha fallado esta vez?

El tecnicismo. Yo me guío por los análisis técnicos y, posiblemente, al cabo de unos meses hubiera dicho lo contrario. Igual que ahora digo que la Bolsa vuelve a anticipar el final. Es que realmente hay muchos valores alcistas. Tomando históricos pasados, siempre que ha habido una serie de movimientos ha empezado una recesión económica, y cuando ha habido otros ha empezado una expansión económica. Hoy te digo que la Bolsa anticipa que lo peor ya ha pasado. Quizá dentro de dos meses diré: “tampoco”. Pero hoy tengo que decirte esto: lo peor ya ha pasado.

Dinero llama dinero. ¿En qué negocio te has negado a participar?

Colonia Josef Ajram… no la veo, no.

¿Pero como inversor?

La gente cree que tengo mucha pasta. Sí, a veces pienso que la gente debe creer que soy multimillonario, pero ni de coña. Pero no doy mucho pie. No tengo muchas reuniones para escuchar potenciales negocios. No me interesa, no quiero más líos. Todo lo que sean empresas fuera de la Bolsa, que las tengo, ¿eh?, es hobby. No espero que WITL?, los libros, los cursos, me retiren. Lo que dure, durará, pero solo son hobbies. Mira, precisamente ayer hablaba con un par de chicos y les pedía entrar como accionista en su empresa de bicicletas, Dosnoventa, porque me flipa el proyecto, en esto sí me involucraría. Pero no me quieren. Yo les entiendo, porque es como su hijo, y en este caso soy yo quien los busca.

Josef Ajram para Jot Down 5

Se atribuye a Henry Louis Mencken, periodista y escritor norteamericano del s. XX, la frase de que para cada problema complejo hay siempre una solución simple… y que siempre es errónea. En tu libro La solución, en poco más de 40 páginas hacías una propuesta que tenía que hacernos salir de una crisis muy compleja.

Sí, en aquel momento, con la tensión de la prima de riesgo al máximo, en ningún momento se tomó la mesura que se debería haber tomado, que era regular la especulación en deuda del Estado. Había entidades que apostaban a que España quebraba. Y no se hizo nada, no sé si por desconocimiento político o por el interés político. También me parecía lógico, sobre todo desde un punto de vista social, prohibir las posiciones bajistas en acciones, para que la gente viera que además de recortar por todas partes también se hacía algo contra la gente de la Bolsa. Pero si se hubieran prohibido las posiciones bajistas en deuda soberana, la prima de riesgo hubiera caído en picado y en esos momentos lo necesitábamos mucho.

Y no se hizo.

No.

¿Tu solución todavía es aplicable?

Aplicable lo es. Una de mis barreras éticas es que no entiendo la libre especulación con materias primas, maíz, petróleo y cosas que pueden afectar no ya a la economía industrializada, sino a la subdesarrollada. Me siento tranquilo comprando acciones del Santander, pero no me sentiría tranquilo comprando y vendiendo maíz.

E industria armamentística.

Nunca.

¿Son suficientes las empresas que te parecen moralmente aceptables?

¡Mucho! En España se negocian cada día 4000 millones de euros. Lo que se negocia en España en cien días se negocia en Estados Unidos en uno.

Es una magnitud inimaginable para los que no sabemos.

Por eso cuando me preguntan por qué enseño mi método, les digo que 40 alumnos de un curso por 10.000 euros negociados son solo 400.000 euros. Hay sitio para todos. Es inacabable.

Pero si se aplica tu solución, al día siguiente tú te vas al paro. Un paro que no tienes.

No me hubiera afectado, porque lo que yo decía era que se permitiera comprar para después vender, pero que no se permitiera vender antes de comprar.

Que es lo que tú haces.

Sí, pero a mí comprar después de vender ya me va bien. Digamos que me hubieran cerrado una sucursal, pero la más importante seguiría abierta. No me hubiera afectado. Yo pienso mucho que, aunque la vida te vaya bien, si todo se va a la mierda, ni el coche ni nada de lo que tienes te servirá para nada.

No suena muy de derechas, esto.

Pero es que cuando me posiciono en la derecha es por un tema de fiscalidad. Ahora es el primer momento en el que podría decir que no soy de derechas. También porque hasta ahora los grandes casos de corrupción conocidos en España eran de izquierdas.

No pretendo que te justifiques.

No, pero si ahora saliera aquí un Tony Blair en su buena época de izquierdas, yo le votaría. No tendría ningún problema en votar al PSOE. Pero es que a Zapatero no lo he visto jamás como alternativa. A Felipe González, por ejemplo, seguro que le hubiera votado, pero es que Zapatero, Rubalcaba… no lo veo.

Hay una pregunta que teníamos previsto hacerte hace un año y medio y que, lamentablemente, hoy todavía podemos hacértela. Tu padre es sirio. Ahora allí hay un conflicto civil muy crudo.

Me han intentado entrevistar muchas veces sobre este tema y siempre he dicho que no, pero ya ha llegado un punto en el que quiero decir alguna cosa. A nosotros, que somos cristianos, nos sorprende cómo Occidente acepta que la alternativa al presidente actual, que es el integrismo islámico, reciba financiación de países externos. Nosotros, como cristianos, estamos asustados. Tengo toda la familia allí. Los únicos que están aquí son mi padre, mi madre y mi hermano, pero abuela, primos, tíos… todos están allí y todos son cristianos. Cuando la alternativa que viene es un integrismo islámico que ya vemos cómo está reaccionando, sobre todo en Egipto, a mí me asusta que caiga el presidente actual.

¿Has hecho algo o no has ido más allá de tener miedo?

No quiero hacer nada porque yo quiero volver a Siria. Si cae el presidente actual mi padre quizá no pueda volver. Él se ha posicionado claramente. Me da pena porque he ido muchos años y tengo pasaporte sirio. Yo, cuando iba allí los veranos con mi familia, que es de clase media, trabajadora, no veía estas penalidades que nos están enseñando. Yo he pateado mucha Siria solo, todos los rincones, y no lo he visto. Allí quien quería estudiar, estudiaba, quien quería trabajar, trabajaba. Yo he visto pobreza en el sudeste asiático, pero en Siria no la he visto.

El Gobierno español sí ha tomado una posición, y es justamente la contraria: apoyar una transición.

Por eso no puedo decir nada públicamente. Si salgo por la radio posicionándome, me machacan.

¿Quieres que eliminemos esta parte?

No, no. A mí decir que, como cristiano, me asusta que el integrismo islámico suba al poder me parece correcto. Porque es la verdad. Que acabe lo antes posible, porque era un país muy bonito, donde se comía muy bien y el turismo vivía muy bien, y ahora está totalmente roto. Que se acabe.

¿Cuándo tomaste conciencia de ser del Espanyol?

¡Esta es muy fácil! Mi padre era el pediatra de los jugadores del Espanyol en la época de Azkargorta, y me regalaban de todo, me invitaban a ir a Sarrià… pero no puedo decir que yo sea futbolero. Ver los 90 minutos de un partido, el que sea, me cuesta.

¿Aguantas 9 horas encima de una bici pero no puedes con 90 minutos de fútbol?

¡No, no! El fútbol me da igual. Mira, no sé, por interés. Me regalaban camisetas, banderines, Sarrià estaba al lado de casa de mis padres, era más barato ir a ver al Español que al Barça…

¿Cómo vive un “perico” en Barcelona?

Bien, porque este año no bajaremos. Pero hombre… molaría ser del Barça. Es inevitable.

Rudy Fernández decía el otro día que se sentía muy orgulloso de que le compararan con Drazen Petrovic, aunque fuera para decir que él era peor. ¿Qué te parece cuando te hacen un reportaje en un periódico como El País comparándote con Kilian Jornet?

Me parece de una tremenda incultura por parte de quien lo hace.

¿No sientes, ni aunque sea en secreto, un poco de orgullo?

No, ninguno. Es que me sorprende que nos quieran comparar porque no tiene nada que ver. Hay gente que me dice: “Kilian es mejor que tú”. ¡Claro, tío! ¿Quién dice que no? ¡Si no tiene nada que ver! Es que es como comparar un mecánico con un economista. Uno es un deportista superdotado y el otro es trader de Bolsa. No son comparables.

Es una comparación que se ha hecho y se hace.

Sí, pero se equivocan. No puedo sentirme orgulloso ni dejar de sentirme orgulloso por una cosa que es equivocada. Pero aunque lo diga, la gente no se caerá del caballo, es imposible. Solo tienes que ver los comentarios en los artículos en El Periódico de Risto. Los artículos son muy buenos, pero la gente se pregunta por qué escribe él y no un periodista. Pero tío, lee lo que pone y olvídate de quien lo escribe. Esta entrevista tendrá muchas visitas y será muy comentada, pero posiblemente la mayoría de los comentarios serán negativos. Estoy convencido. Pero esto es porque si tienes cien clientes y tres están descontentos serán estos los que harán ruido. Cada retweet será de algún fan, pero cada comentario…

Con Kilian hablamos bastante rato de la muerte. El riesgo en tu caso es menor, ¿lo tienes presente?

No. Me da miedo entrenar. Me da miedo salir un miércoles tres horas en bici y que un coche se me lleva por delante. Pero es que si lo piensas no lo harías. También puedes tener un accidente. Cuando ves los reportajes de Kilian dices: “¡Este tío se va a matar!” y sufres por él.

Cada semana vemos ciclistas muertos.

Cada noticia de un ciclista muerto me da mucha pena. De hecho, yo me muevo por Barcelona en bici desde hace muchos años y hago muchos kilómetros por la ciudad con muchos coches, pero siempre he dicho que el día que tenga un susto de verdad dejaré la bici. 

Quizá no un límite tan abrupto como la muerte, pero ¿te dan miedo la vejez, la decrepitud física?

Me da miedo el dolor. El envejecimiento es inevitable y ojalá pueda hacer como esa monja de 80 años que todavía hace Ironmans, pero creo que al final lo importante es la calidad de vida y tener la sensación de que el tiempo no pasa a la deriva, gozando de cada etapa y cada momento. Ojalá llegue a los 80 de manera saludable y pudiendo hacer un poco de bici, no pido más.

Dices que consigues todo lo que te propones. ¿Qué es cuestión de tiempo que acabes consiguiendo?

Yo ya me planto. Tengo una estabilidad familiar, tengo pareja, tengo una hija preciosa, me encantaría tener otro hijo, profesionalmente no aspiro a nada más, tengo la posibilidad de viajar y conocer sitios que me fascinan… No le pido nada más a la vida.

¿Hay cosas que se te hayan resistido porque no dependían de ti?

(Se lo piensa mucho rato) Siempre he estado a punto de hacer un programa parecido al de Calleja, pero nunca ha acabado de salir. Ya llegará.

Al final, la impresión que me llevaré de ti es muy distinta a la que tenía antes de conocerte en persona.

¿Sabes la de veces que me han dicho esto? Y este prejuicio sobre mi persona me entristece. Por ejemplo: gente que va a una firma de libros en Valencia y luego escribe: “Josef parecía gilipollas, y es buen tío”. ¡Y una firma dura 10 segundos! No sé qué hago mal para dar esta imagen que no tengo. El 99% de todo lo malo que se dice sobre mí viene del desconocimiento. Por eso al principio te decía que no entiendo cómo se puede odiar a alguien que no se conoce, yo no lo he hecho nunca.

Pero tiene que haber una parte de responsabilidad tuya, porque tú tienes la capacidad de dirigir tu imagen. ¿Qué falla?

Pero es que son una minoría. Pongamos por ejemplo el Twitter: hay 131.000, o 130.000, pongamos que 1000 son haters, que piensan que no y no ven cosas buenas. Si hay 105.000 tíos que se han comprado un libro… yo creo que la imagen que proyecto es la correcta, y es la que percibe la gente. Simplemente, hay una minoría que se queda con lo malo. No tengo una explicación, pero normalmente viene de alguien como tú, de mi edad y catalán. Es curioso, fuera de Cataluña no pasa tanto. Yo siempre digo que tengo mi caverna catalana.

Podríamos dejarlo aquí.

Al final sí que ha salido una entrevista distinta, ¿eh? Muy extensa, pero no hemos hablado de lo que siempre me preguntan: los tatuajes, cómo empecé en la Bolsa… Estoy contento.

Josef Ajram para Jot Down 6

Fotografía: Alberto Gamazo


Ludopatía en el siglo XXI: Trading

td1

(English version)

Sistemas automáticos de Trading en apuestas deportivas y operaciones bursátiles

Entre los aficionados a la ruleta americana hay dos tipos de jugadores: los que apuestan con el corazón al primer número que se les ocurre y los que intuyen y practican sistemas de juego para ganar, pergeñando estrategias de lo más enrevesadas en pos del algoritmo perfecto. Entre estos últimos existe un subgrupo cuyos miembros llegan a programar simuladores informáticos de la ruleta para controlar la ansiedad que provoca tener una ocurrencia y no disponer de un casino a mano para ponerla en práctica. Éste es mi caso.

El juego ha sido y es una actividad fundamental para los seres humanos durante todo su vida ya que posibilita el desarrollo social, emocional y cognitivo y permite el aprendizaje de roles y conductas sociales. También sabemos que las personas nos sentimos atraídas por el azar y la posibilidad de conocer en algún modo las leyes que lo rigen para dominarlo, lo cual se pone particularmente de manifiesto con las apuestas.

En la lengua anglosajona se utilizan dos vocablos distintos para distinguir el juego sólo como entretenimiento:  play, del juego como actividad en la que se compromete algo a cambio de la posibilidad de lograr una ganancia:  gambling.

A lo largo de la historia hemos conocido multitud de juegos recreativos relacionados con las apuestas, muchos de ellos aún practicados en la actualidad como los dados, las cartas o los eventos deportivos; y aunque aparecen nuevos tipos y versiones continuamente, con Internet se produce un cambio cualitativo en el mundo del juego de azar derivado de las características propias del medio como son la accesibilidad, la inmediatez y la universalidad. Estas características intrínsecas de Internet pueden convertir a un apacible aficionado a la entomología con ahorros en un compulsivo lector de los diarios Marca y Expansión que busca sin descanso entre las estadísticas el patrón mágico que le hará ganar el dinero suficiente para dedicarse en cuerpo y alma a sus insectos.

Los juegos de azar pueden ser actividades de entretenimiento o pueden llegar a convertirse en un grave problema para las personas que los practiquen. En el momento en que el juego deja de ser una diversión para convertirse en una adicción la afición al juego se convierte en una patología. Los diferentes legisladores son más o menos sensibles a este trastorno de la conducta debido principalmente a que los juegos de azar generan mucho dinero. Para controlar la balanza en la que se contrapesan los beneficios económicos en relación a los problemas y/o alarma social que generan las conductas adictivas al juego, las administraciones imponen una serie de controles y requisitos para que estos se desarrollen. Así, por ejemplo, se establece la forma de exhibir la información sobre el juego, los premios a los jugadores, el cómputo del tiempo de duración de las partidas, los medios de pago, etc.

Para evitar estos controles y que el negocio del azar pueda obtener el máximo beneficio económico por persona, Internet se convierte en el medio más adecuado para la explotación de este mercado. Accediendo a través de la red a las plataformas de juegos on-line podemos escoger el marco legislativo de juego que más nos convenga, no estamos condicionados por barreras físicas y está en nuestras manos jugar cuanto y a la velocidad que queramos, con un solo límite en común con los sistemas tradicionales: nuestro capital y/o nuestra capacidad de endeudamiento.

Las apuestas deportivas

En España, durante mucho tiempo, las únicas apuestas deportivas que se podían hacer eran la Quiniela en fútbol y la Quiniela Hípica en carreras de caballos. Este sistema permite pocas opciones de juego ya que sólo se puede apostar por un número muy pequeño de resultados que en el caso de la Quiniela son que en un partido gane el equipo local, que empate o que gane el equipo visitante.  La estrategia más compleja que puede poner en práctica un cabalista de la Liga BBVA es hacer apuestas dobles o triples con el consiguiente desembolso.

Matemáticamente, la probabilidad de acertar 14 resultados en la Quiniela es de 1 entre 4.782.469, la cual es bastante más baja que la posibilidad de acertar el número premiado en la lotería nacional antes de la OPV (después lo mismo añaden otro dígito) o en el sorteo de la ONCE, cuyas probabilidades son de 1 entre 100.000. La semana del 28 de agosto de 2011 los 17 acertantes de 14 obtuvieron un premio de aproximadamente 35.000€ (lo que se paga aproximadamente por acertar el cupón diario).

A través de las casas de apuestas, sin embargo, las opciones de juego son incontables; no sólo podemos apostar al famoso 1-X-2 sino que también lo podemos hacer al número de tarjetas del partido, la cantidad de córneres o al resultado exacto del encuentro, pudiendo hacerlo previamente al partido o en riguroso directo. Además las opciones no están acotadas a un deporte o a un país determinado.

Plataforma de apuestas de bet365: mientras apostamos en directo podemos consultar las estadísticas e incluso ver los eventos deportivos en la propia web

Así mismo podemos combinar apuestas para multiplicar las ganancias probables de tal forma que acabamos por organizar nuestra propia quiniela combinando que no saldrá el coche de seguridad durante el gran premio de F1 de Singapur (4.20) con que el Nápoles y el Villarreal empatarán en su próximo partido de la UEFA Champions League (3.50) dando como resultado una apuesta múltiple que pagaría 15.16€ por cada euro que apostásemos. Las casas de apuestas, como los casinos, permiten una cantidad máxima a apostar; en el caso anterior 72€ que tendría en potencia un premio de 1091€. Para apostar más cantidad dicha apuesta tendría que ser estudiada por uno de los analistas de la empresa.

Sistemas de Trading

Trading es en un vocablo inglés con el que cualquier aficionado a los blogs de economía y mercados está familiarizado. Significa comercio y lo solemos relacionar con operaciones de compra/venta a corto plazo.

Un sistema o plataforma de trading es un programa informático en el que se automatizan los procesos relacionados con el trading como pueden las compra-ventas de productos bursátiles (acciones, metales, divisas) o, en relación a las apuestas deportivas, los sistemas que posibilitan apostar sobre cuotas marcadas por otros usuarios como si de productos bursátiles se tratara. A este tipo de corredores se les denomina casas de intercambio. Por lo tanto, en las casas de intercambio de apuestas no se juega contra un corredor de apuestas, sino contra otros aficionados a cambio de una comisión, la cual paga impuestos en Gibraltar.

Los usuarios pueden apostar a favor (“back”) o en contra (“lay”) de un determinado acontecimiento (por ejemplo que el Atlético le gane al Real Madrid o que Casy Stoner se caiga en una determinada carrera) de forma similar a la operativa de compra (“bid”) o de venta (“ask”) utilizados en los mercados financieros.

Así, podemos observar cómo a medida que crecen las dudas sobre la economía griega crecen los intereses sobre la deuda, como en un partido de fútbol van cambiando los precios que pagan las casas de apuestas en tanto a que un equipo u otro haya marcado un gol o sa haya expulsado a su delantero estrella. Por lo tanto, parece que en el trading deportivo influyen los mismos factores psicológicos que en el trading financiero, como son el pánico, la euforia, el optimismo, etc. Así cómo la información que proporcionan los mejores pronósticos de fútbol.

Plataforma de trading de Betfair con datos sobre los importes en juego en un momento determinado

Mercados

En estos tiempos donde los medios de comunicación nos bombardean con términos económicos y donde se nos obliga a convivir con el Ibex35  no hay quien escape a intentar entender un poco más del mundo en el que vive en relación a esta información. Este lícito interés puede desembocar en el acercamiento a la bolsa y sus derivados.

Si tenemos 500€ ahorrados hasta hace bien poco no se nos podía ocurrir invertirlos en productos financieros. No sólo porque desconociésemos su operativa, sino porque las comisiones por compra-venta junto con la necesidad de acudir al banco hacían poco rentable en todos los sentidos cualquier operación.

Con los sistemas de trading estas dificultades desaparecen. Abrirse una cuenta en IG Markets o en X-trader es tan simple como obtener un correo de Gmail. Por supuesto no tenemos que desplazarnos, pero es que además no es necesario que tengamos dinero ahorrado; si “confiamos” en un valor podemos “invertir” con la tarjeta de crédito. Pero ¿y los beneficios? nos preguntaremos. Hemos comentado anteriormente que con 500€ poco podemos ganar. Pues bien, esto ya no es así gracias a los conceptos apalancamiento y contratos por diferencia.

El Contrato por Diferencia (en adelante CFD) es un producto financiero que permite a los inversores participar en el movimiento de precios de los valores sin necesidad de tener en propiedad la acción o la materia prima subyacente. De esta forma nos posibilita comprar o vender a crédito, desembolsando sólo una pequeña cantidad del coste del producto.

El apalancamiento es la relación entre capital propio y el crédito invertido en una operación financiera. Al reducir el capital inicial que es necesario aportar se produce un aumento de la rentabilidad obtenida. El incremento del apalancamiento también aumenta los riesgos de la operación dado que provoca menor flexibilidad o mayor exposición a la insolvencia o incapacidad de atender los pagos.

Por lo tanto nuestros 500€ se convierten, al operar en la plataforma de trading, en 5.000€ por arte de magia, con lo que a poco que cambie el valor de una acción podemos obtener rentabilidad. Todo esto nos permite operar intradía o lo que es lo mismo: ver en una hora cuánto ganamos o perdemos con la variación del valor de nuestras acciones como si fuésemos brokers profesionales. Tampoco es necesario pagar comisiones por la compra venta de acciones, podemos trabajar con índices, materias primas o el precio del metro cuadrado en Londres.

Si podemos ganar mucho dinero con el apalancamiento lo primero que intuimos es que también lo podemos perder, pero esto no es exactamente así: aquí encontramos la magia de los CFDs al menos para las empresas de trading que ganan mucho dinero en base a algo tan aparentemente inocente como no permitirnos perder.

Plataforma de trading de IG Markets

El Stop garantizado es la denominación de la salvaguarda del pequeño inversor que no puede asumir grandes pérdidas, al menos en un solo pago. El stop garantizado es el importe máximo que un usuario de CFDs puede perder en una posición (se denomina posición al hecho de tener invertido el dinero en algún producto bien apostando a que el precio de éste baja o bien a que sube).

¿Cuál es el truco? Cuando el valor alcanza el stop garantizado se pierde todo el dinero que pasa a manos de la casa de trading. Ilustremos el funcionamiento de esta operativa con un ejemplo.

Nosotros pensamos que hoy el Ibex35 va a subir con lo que entramos en nuestra plataforma y encontramos la información en directo de los precios de compra y de venta en relación al ibex.

Decidimos comprar un contrato con el que cada vez que suba un punto el Ibex35 ganaremos 1€ y cada vez que baje un punto perderemos 1€. Si el Ibex sube un 2% (o sea 166 puntos) ganaremos 166€.

En el nivel de stop indicaremos hasta cuánto estamos dispuestos a perder y esa cantidad de dinero será la que nos requerirá la casa de trading.

De entrada empezaremos perdiendo 18€ que son los 18 puntos que hay entre el precio de compra y el precio de venta, esto es lo que se llama spread

Al contrario que en las acciones con las que normalmente se opera con entidades bancarias, con los CFD’s no tenemos posibilidad en caso de equivocar nuestras predicciones a esperar para recuperar nuestra inversión.Si decidimos que nuestro nivel de stop es de 166€, en caso de que la bolsa oscile un 2% perderemos todo el dinero y aunque posteriormente nuestro índice crezca un 10% no percibiremos ni un euro. La bolsa, más en estos momentos de gran volatibilidad (muchas subidas y bajadas continuadas), tiene cambios continuos de cotización intradía, aunque al final de la jornada haya tenido una clara tendencia hacia arriba o hacia abajo.

¡Maldita sea, los cadáveres sangran!

Cuenta el famoso psiquiatra Abraham Maslow que en cierta ocasión acudió a su consulta una persona que se consideraba a sí mismo un cadáver. A pesar de los argumentos lógicos del médico, aquel hombre persistía en su creencia. En un momento de inspiración le preguntó a su paciente: “¿Cree que los cadáveres sangran?” A lo que éste respondió: ” ¡Eso es ridículo! Es evidente que los cadáveres no sangran”. Tras pedirle permiso, el psiquiatra pinchó en un dedo al paciente y una gota de sangre roja y brillante brotó. El paciente asombrado exclamó: “¡Maldita sea, los cadáveres sangran!”

Pretendo, con esta anécdota, hacer una metáfora sobre cómo nuestras creencias, en nuestro caso: que las apuestas derivadas de una estrategia sean ganadoras, pueden dominar nuestro sentido común. Y es que no existe, o al menos no hay demostración matemática, de que alguna técnica pueda generalizarse como ganadora, y de aquí excluyo a los trabajos científicos de Kevin Mitnick o los Pelayos, que los trataré en un artículo adicional, a pesar de los  miles de intentos pseudocientíficos de los aficionados por alcanzarla.

Es muy ilustrativa la ópera prima de Darren Aronofsky: Pi, la fe en el caos , en la que un matemático muy reservado, bastante paranoico y aquejado de fuertes migrañas, pretende descubrir el modelo matemático que rige los vaivenes de la bolsa, a través de cálculos y programas propios que introduce en su ordenador.

SPOILER: Al final se vuelve loco

Cuando uno acude al bingo a jugar unos cartones confía en la suerte invocándola con un gesto a veces tan complejo como los saludos de Will Smith en El príncipe de Bel Air o totemizándola con algún extraño amuleto quizá procedente de una de las perdidas naves espaciales de los Heechees. En el bingo no hay ninguna estrategia que favorezca la probabilidad de salir premiado ya que los cartones habitualmente no se eligen sino que te los dan y aunque se pudieran elegir es prácticamente imposible encontrar un cartón con una combinación específica en el tiempo entre que termina y empieza la siguiente jugada.

En la lotería pasa algo parecido, aunque sí  es posible comprar un número específico. Suponiendo que existe una combinación premiada diaria (pongamos por ejemplo 300 números al año) para recorrer los 100.000 números, necesitaríamos al menos 30 años y aún así no tendríamos datos suficientes con los hacer un análisis estadístico para evaluar las tendencias futuras.

Por lo tanto tenemos la seguridad de que en muchos juegos de azar el conocimiento de una disciplina como la estadística no nos supone ventaja alguna excepto si nos convence de que jugar no es una buena idea en términos económicos. Sin embargo sí hay otros juegos en los que las matemáticas o el conocimiento en profundidad de los eventos suponen una gran ventaja para el jugador que domina la materia. Un ejemplo son los dados.

Intuitivamente cuando jugamos a los dados podemos pensar que existe la misma probabilidad de que salga un 7 que un 12 y por tanto confiarnos a nuestro número de la suerte. Un análisis de las diferentes combinaciones de los dos dados nos sacara rápidamente del error ya que el 12 sólo lo podemos obtener con la combinación de dos 6 (1/36), mientras que el 7 se puede obtener con la combinación de un 6 y 1 ó un 5 y 2 ó un 4 y 3 (6/36). ¡Hay 6 veces más de posibilidad de que salga 7 a que de que salga 12!

Evidentemente los casinos y casas de apuestas conocen estos datos y adecuan los premios al tipo de apuesta, jugando la banca siempre con ventaja.

En el trading financiero y deportivo parece importante conocer los mercados o las trayectorias deportivas de los objetos de apuesta para jugar con ventaja y obtener ganancias, y es en este punto donde se aprecia un cambio conceptual entre jugar confiando en la suerte como en la lotería o en los conocimientos.

Sólo hay que echarle un vistazo a la publicidad en internet para ver hasta qué punto las empresas de trading financiero y deportivo están ávidas de clientes para convertirlos tras algunos manuales y un par de seminarios en donantes de euros. Y es que es más fácil aprender Klingon que dominar la nueva jerga en la que se imbuye un trader principiante. A menos que uno sea muy espabilado,  puede perder mucho dinero mientras aprende las particularidades de cada sistema.

El trading está en auge y para introducirnos en él contamos con numerosas webs que se hacen eco o directamente forman para orientarnos entre la amalgama de vocablos y estrategias. En apuestas deportivas podemos encontrar muchos mensajes bienintencionados de usuarios que comparten sus análisis e intuiciones como los que aparecen en esta web de estrategias, y en el trading financiero las propias compañías van dando seminarios gratuitos por todos los países en los que funcionan.

De la misma manera que desde hace mucho tiempo se vienen poniendo en práctica técnicas para ganar en la ruleta y de las que podemos encontrar miles de páginas en Internet la mayoría puestas en línea por los propios casinos, también hay muchas técnicas para apostar en la bolsa o en resultados de los eventos deportivos. La diferencia estriba en que la ruleta está muy estudiada y se sabe con seguridad que no hay ninguna técnica demostrada que sirva para ganar. Sin embargo, en las apuestas en mercados financieros y eventos deportivos hay tantas posibilidades que no se puede demostrar matemáticamente que uno acabará perdiendo, a no ser que se deduzca motu proprio que la banca siempre gana.