Dioses cautivos

La humanidad es una fábrica de dioses. Si una obviedad como esta emite para alguien una vibración escandalosa, ya no digamos blasfema, será, sin duda, porque —creyente o no— se ha educado, como casi todos nosotros, en una cultura de tradición monoteísta. La hegemonía del Occidente cristiano ha abonado el supuesto de que las religiones monoteístas son las propias de […]