La gira más ruinosa de todos los tiempos

Finales de 1976. Una nave espacial aterriza en mitad de un concierto. Es triangular, plateada, flanqueada por cuatro esferas. Desciende y se posa con suavidad sobre las tablas, su caída es amortiguada por unos brillantes y anaranjados chorros de propulsión. Una vez aposentada sobre el escenario, se abre la puerta para que su distinguido pasajero se presente ante los terrícolas. […]