Etiquetado con: "El sexto sentido"

image_pdfimage_print
Shyamalanazo (y 3)

Shyamalanazo (y 3)

(Viene de la segunda parte) De múltiples, series, cristales y el tiempo en la playa En los meses posteriores al estreno de la exitosa aventura low-cost de La visita, M. Night Shyamalan se embarcó en aventuras para las pantallas de menor tamaño. Devoró el libreto de lo que iba a ser piloto de una nueva serie titulada Wayward Pines, basada […]

Shyamalanazo (1)

Shyamalanazo (1)

M. Night Shyamalan es ese director que gracias a El sexto sentido se convirtió en la gran promesa del cine fantástico y hoy en día, más de veinte años después de aquel éxito, sigue siendo la gran promesa del cine fantástico. Un realizador cuya producción tiene alma de balancín, por atreverse a combinar chispazos de genialidad con ramalazos de payasada […]

Los fans de Shyamalan dan más miedo que las películas de Shyamalan

Los fans de Shyamalan dan más miedo que las películas de Shyamalan

[Este artículo contiene SPOILERS, pero me lo van a agradecer] Los filósofos Lacan, Derrida y Deleuze. El dibujante Rob Liefeld. Roy Lichtenstein. El punk. Albert Rivera. Los vanguardistas. Lady Gaga […]

Radiografía de un fotograma: una pelota en el suelo

Radiografía de un fotograma: una pelota en el suelo

John Russell es un exitoso músico, pianista y compositor, cuya vida se ha venido completamente abajo tras perder a su mujer y su hija en un accidente de tráfico. Inexpresivo y reservado —nunca estamos seguros de cuáles son sus emociones al respecto— Russell decide cambiar de vida y mudarse a un viejo caserón señorial, adquirido a través de una empresa […]

Shyamalan está triste, ¿qué tendrá Shyamalan?

Shyamalan está triste, ¿qué tendrá Shyamalan?

Hay gente que ha nacido con estrella, hay gente que ha nacido estrellada y luego está él. Lo mejor que te puede ocurrir si eres un director de cine se resume en las siguientes premisas: uno, que tengas un nombre imponente como M. Night Shyamalan, con la abreviatura al principio, arrebato de heterodoxia picassiana al que no se atrevió ni […]