Las anfetaminas de Ricardo Piglia

Hay que vivir en tercera persona (R. Piglia) No siempre puede uno saber a qué ha dedicado una mujer o un hombre los últimos años, meses o días de su existencia. La vida se parece entonces a uno de esos filtros degradados en los que apenas se perciben los límites del final. Uno solo sabe que se acaba. Fin. El […]