Enano Rojo: vaguear por el espacio toda la eternidad

Imagen: BBC.

Enano Rojo, sí. Y si no sabe de qué le estoy hablando, lo mejor es que dé paso al mensaje con el que se iniciaba cada capítulo de esta serie en sus primeras temporadas: «Esta es una angustiosa llamada de socorro desde la nave espacial Enano Rojo. La tripulación murió a consecuencia de una fuga radiactiva. Los únicos supervivientes fueron David Lister, que estaba en animación suspendida cuando se produjo la catástrofe, y su gata preñada, que quedó encerrada y a salvo, en la bodega. Revivido tres millones de años más tarde, los únicos compañeros de Lister son un ser que evolucionó a partir de la gata y Arnold Rimmer, el holograma de uno de los componentes muertos de la tripulación. Mi nombre es Holly y soy la computadora de a bordo. Mi coeficiente intelectual es de seis mil, equivalente al de seis mil monitores de gimnasia. Fin del mensaje».   

Era una comedia arquetípica, en el sentido de juntar a tres personajes con personalidades completamente diferentes y enfrentadas y ponerlos a convivir en un espacio reducido. De hecho, ese era únicamente el plan cuando comenzó a grabarse en vídeo. Originalmente, Rob Grant y Doug Naylor, guionistas del extraordinario Spitting Image, hicieron un programa de radio titulado Dave Hollins: Space Cadet. Trataba de las conversaciones con su ordenador de un tipo que se había quedado solo a la deriva en el espacio. Se hizo un piloto para televisión, pero la BBC lo descartó porque no veía qué sentido tenía mezclar ciencia ficción con comedia. Tuvo que ser BBC North, tras cancelar una serie prematuramente, la que aceptara este proyecto. Les sobraba dinero y lo intentaron, pero pidieron que no hubiera ciencia ficción, solo interacción entre los personajes. La crítica no le vio mucho recorrido a lo que presentaron. 

En la cabecera aparecía un astronauta pintando las letras de «Enano Rojo» en su nave. Era diminuto. Querían dar a entender así cuál era la situación. Ese hombre estaba solo en una nave de diez kilómetros de largo y era el último humano conocido. Vagaba por el cosmos en sentido literal. Se tocaba los huevos, vaya. 

Aparte de no querer paradojas físicas en el espacio ni ocurrencias semejantes, los productores tampoco querían alienígenas, para que no se confundiera con Dr. Who. En el primer capítulo es en el que moría toda la tripulación y se quedaba Lister. En los siguientes, aunque el argumento fuese su soledad, había numerosos flashbacks de la época en que estaban todos vivos. Poco a poco, la serie se fue sacudiendo esas premisas y empezó a incluir tramas de ciencia ficción. En clave de humor, pero ciencia ficción dura. Y se convirtió en un clásico inmortal. 

Estaba llena de homenajes al género. En un capítulo aparece por ahí la nave de Espacio 1999, también salió aparcada la nave auxiliar de la Nostromo de Alien, en la que escapa Ripley. En una ocasión, el androide-ama de casa del Enano Rojo, Kryten, intentó hacer una llave de artes marciales vulcanianas, como las del señor Spock de Star Trek. Y al igual que en 2001 de Kubrick, donde el nivel de detallismo llega hasta una placa que hay en la pared del WC con las instrucciones sobre cómo debe emplearse en ingravidez, un decálogo, en Enano Rojo también había detallados carteles en la nave, pero con el vacile de estar escritos en esperanto auténtico. 

Al margen de recoger el testigo de Dark Star, Galaxina o Spaceballs, películas del espacio que se descojonaban de los clásicos del género, Enano Rojo también tenía otra particularidad. Los protagonistas vivos eran negros. El ordenador y el holograma eran actores blancos. Cuando se rodó un piloto para Estados Unidos, que no llegó a prosperar, los personajes eran todos blancos. 

El personaje del gato era un caso curioso. En el primer capítulo, vimos que Lister tenía escondida en la nave a una gata preñada. Por eso le meten preso en una celda que le aísla hasta del paso del tiempo. Cuando todos los pasajeros de la nave mueren por un escape de radiactividad, el ordenador le mantiene encerrado hasta que la radiación desaparece. Pasan tres millones de años. En ese tiempo, la gata preñada da a luz, sus criaturas se reproducen y, con el paso de los siglos, evolucionan. Así se llega al Gato —interpretado por Danny John-Jules, que es un actor negro—, mitad felino, mitad Little Richard. Un tipo al que se contrató inmediatamente en el casting cuando, al pedirle que hiciera de felino homínido, le dio por meterle rock and roll a la interpretación. En Estados Unidos nada de esto se tuvo en cuenta. Tiraron por lo básico y pusieron a una tía buena. Terry Farrell, que luego se hizo famosa en Star Trek.

Imagen: BBC.

Ocurrió lo mismo con el ordenador, en Estados Unidos también era una mujer. Jane Leeves, que posteriormente triunfó por todo lo alto en Frasier. En el Enano Rojo británico, el ordenador, Holly, inicialmente era Norman Lovett, pero él mismo se cambió de sexo y pasó a ser interpretado por Hattie Hayridge. 

Sin esta frescura, o nivel de locura, los pilotos americanos no lograron sorprender a las audiencias seleccionadas que los vieron y por eso no se rodaron más. Su protagonista, Craig Bierko, reconoció que si no funcionaron fue, entre otras cosas, porque le eligieron a él para hacer de Lister, el último humano. Craig Charles, el actor de la versión británica en ese mismo papel, lo explicó muy bien en su día. Se quejó de que en la versión americana hubieran elegido a alguien para hacer su papel que tenía el grave defecto de ser guapo. Eso iba contra la filosofía de la serie y del personaje. 

En Inglaterra, sin embargo, arrasó. Entre los fans de la comedia había verdaderos fanáticos y se llegaron a marcar audiencias de nueve millones de personas. La influencia que tuvo sobre Futurama parece evidente. Lister, en Enano Rojo, es su propio padre. Fry, en Futurama, también por un viaje en el tiempo, se convierte en el padre de su padre. Es abuelo de sí mismo. 

Las paradojas temporales han sido un argumento recurrente durante las doce temporadas que se han emitido a lo largo de treinta años. En un capítulo, por ejemplo, se encuentran con Jesucristo. Hitler sale un par de veces. También Stalin. Pero, sin duda, el mejor de todos es el capítulo en el que dan con JFK. Lister inicia un viaje al pasado porque se ha acabado el curry en la galaxia. Durante esa odisea, impiden el asesinato de Kennedy por humanidad. Sin embargo, al seguir vivo, JFK acaba en la cárcel por sus conocidos problemas con las mujeres y el país queda entonces en manos de la mafia. Por responsabilidad, tienen que volver y asesinarlo. Y, para no volver a influir en el pasado, hacen el nuevo viaje con el propio Kennedy presidiario, al que le encargan que haga el favor de matarse a sí mismo. Es el propio JFK llegado del futuro quien dispara a JFK en Dallas. Lo hace por patriotismo. Una hipótesis de los hechos tan plausible como la de Oliver Stone. 

Otro de los capítulos más logrados es uno en el que Lister se contagia de un virus espacial y se convierten en personas, se encarnan, la confianza y la paranoia de su cerebro. Paranoia le dirá, por ejemplo, que las manchas que lleva en el traje probablemente sean de pis, que se ha meado. Y Confianza le dirá que toca la guitarra como un genio, que tiene un talento espectacular. El problema vendrá cuando no esté Paranoia y solo quede Confianza, que le motivará para salir de la nave y quitarse el traje espacial. También hay un capítulo donde, al estilo de Solaris, en una luna se convierten en realidad los miedos de los personajes. 

Un delirio maravilloso es la figura del Inquisidor, un robot que vaga por el espacio que asesina a todos aquellos que no han aprovechado su tiempo en esta vida y los sustituye por gente que sí lo hará. Un problema grave para un vago de solemnidad como es el último humano vivo. 

El juego con otros universos es otra genialidad. Resulta que, en el universo paralelo, existen también sus alter ego, pero son opuestos, allí ellos son mujeres. En el encuentro, Lister no puede evitar acostarse consigo mismo y la particularidad es que hay fecundación, pero también a la inversa. Es decir, el que se queda embarazado, y de gemelos, es él. Se convierte en la madre de sus hijos cuando ya era su propio padre. 

En el último capítulo de la última temporada, emitido el 16 de noviembre de 2017, los guionistas asumen el reto de llevar a la práctica la teoría que dice que cada decisión o cambio que se toma en un universo genera otro en el que hay otro cambio o se toma otra decisión. Los universos son infinitos y en cada uno ocurre una posibilidad. Los tripulantes del Enano Rojo pueden viajar entre ellos con solo apretar un botón. La motivación es que Rimmer, el holograma que ejerce de mando en la nave, busca un universo en el que no sea un perdedor. Un desgraciado. No para de saltar de universo en universo, y siempre lo es. Solo encuentra uno donde es un reputado oficial, pero resulta que en esa realidad Lister es su superior, por lo que prefiere volver al universo inicial en el que le es más apetecible la realidad, una en la que está muerto y es un holograma de sí mismo. Mucho mejor que tener por jefe a un negro con rastas que se dedica a no hacer nada toda la eternidad.

Posiblemente, el mejor capítulo jamás emitido es el primero de la tercera temporada. Es en el que se produce el big crunch, que es el final del big bang. El universo ha llegado al límite de su expansión y comienza a contraerse. La particularidad es que el tiempo va hacia atrás. Los tripulantes del Enano Rojo se meten en un agujero que los lleva hasta la Tierra, pero todo va hacia atrás. La gente habla del revés, en lugar de beber café, lo vomitan dentro de la taza. Los ladrones atracan los bancos y depositan el dinero en su interior después de haber cumplido una condena de cárcel. Rimmer y el robot Kryten, que se quedan colgados en esta dimensión, tienen que ganarse la vida y lo hacen como los Srehtorb Esrever, es decir, los Reverse Brothers. Actúan con normalidad, por ejemplo, bebiendo un vaso de agua. Pero para todo el mundo ahí, sin embargo, lo hacen al revés, y es un éxito de público. El capítulo se emitió el 14 de noviembre de 1989. Unos que pudieron tomar nota de él fueron Faemino y Cansado, su número de Johnny Benítez y su hermano se le parece bastante. Pero lo mejor era un detalle mundano: en un universo en el que todo va hacia atrás, no se hace caca. No se depone, sino que, de repente, los excrementos se te meten por el culo. Lo sufre el gato, que es al que le entran ganas. 

En las últimas temporadas, de 2016 y 2017, no solo incorporan los adelantos tecnológicos actuales, también la crisis del capitalismo. En el primer apartado es notoria la impresora 3D, que no solo puede imprimir objetos, también carne humana. Las personas que salen en su bandeja, si ha habido alguna interferencia, aparecen deformadas. Por ejemplo, con la cara en lo alto del cráneo. Mirando siempre hacia arriba. En la crítica política, la carga de profundidad es con las multinacionales. M-Corp es una compañía que vende paquetes de vida. El más básico te deja decir doscientas palabras diarias. Cuando pasas el límite, nadie te oye. La forma de pago es en tiempo, el bien más preciado del universo. Beber agua para sobrevivir, cuando te llega la factura, te hace envejecer.  

El éxito de la serie se debió en buena parte a la química que había entre los actores. Ninguno era actor profesional. Craig Charles (David Lister) era un poeta punk. Danny John-Hules (Gato) era bailarín. Robert Llewellyn (Kryten) era lo más cercano, hacía espectáculos de humor en teatros. De hecho, se introdujo su personaje, el robot ama de casa, después de que le vieran actuar haciendo, precisamente, de robot. Cuando trabajaban, en realidad, se interpretaban un poco a sí mismos. Craig lo explicó una vez en una entrevista, dijo que Chris Barrie (Rimmer), que interpreta a un aspirante a oficial acomplejado, en la vida real es un coleccionista obsesivo. De Llewellyn reveló que estaba «lleno de culpa de clase media». Y sobre sí mismo, sentenció: «Soy un gran bebedor». Todo encajaba. No es extraño que se vieran muchas veces encorsetados por los guiones y sintieron malestar cuando a finales de los noventa empezaron a encontrarlos repetitivos. 

En el plató ocurría como en el episodio «Ecos del futuro», en el que el Enano Rojo viaja a la velocidad de la luz y se producen ráfagas en las que se ve lo que va a ocurrir al cabo de cinco minutos. Chris Barrie confesó que le ponía nervioso hasta qué punto la serie había llegado a basarse en los personajes. Cuando hacía una broma o decía cualquier cosa, luego aparecía en el guion. Lo llegó a encontrar molesto. A veces incluso parecía que los guionistas se reían de ellos. Consideraba que los guionistas hacían eso porque en realidad eran unos vagos y le daba rabia no poder decir cualquier cosa relajado sin que apareciera luego en un capítulo.

A los doce años, Craig ya había ganado un certamen de poesía. Era hijo de un alcohólico, creció en un barrio difícil en los años Thatcher, cuando, en sus palabras, apareció una nueva clase dentro de la clase trabajadora, la clase no trabajadora. Llegó a ser futbolista profesional en el Tranmere Rovers F.C., pero a los diecisiete años realizaba veladas de poesía en teatros enfundado en un traje de rayas. Poesía punk. «El primer y, hasta ahora, el último poeta de clase trabajadora en transformarse en una estrella de la televisión en horario de máxima audiencia», escribió el Guardian. En un número de 1993 de Red Dwarf Magazine —hasta una revista oficial tenía la serie—, dijo: «Cuando vas al supermercado quieres comprar tomates, no firmar seis autógrafos (…) esto es adulación». 

Imagen: BBC.

A los dieciocho años se casó con Cathy Tyson, también actriz, espectacular en Mona Lisa de Neil Jordan. Tuvo un hijo con ella y se divorció cuando tenía veinticuatro. Ahí, soltero de nuevo, se le empezó a ir la olla. Su primera desgracia llegó en 1995. Ingresó tres meses en prisión preventiva en la cárcel de Wandsworth acusado de violación. Fue absuelto, pero en el juicio salió a la luz que se ponía hasta arriba de cocaína en clubes de striptease, aunque sobre este último extremo declaró que iba solo a jugar al billar porque estaban al lado de su casa. Por detalles como esta excusa se entiende que los guiones se basasen en él.

Volvió a casarse y a tener más hijos. Para seducir a su nueva mujer, Jackie Fleming, con la que sigue casado a día de hoy, le dijo que tenía un Rolls-Royce. Era mentira, pero en un aparte llamó a su asistente personal y le pidió que le comprara corriendo un Rolls. El hombre adquirió para él un modelo Silver Shadow de segunda mano por veinticinco mil libras. Lo tuvo durante años, hasta que 2008 los gastos de mantenimiento le costaban más de lo que valía el propio coche. 

Pero el drama del juicio y la muerte de su padre le llevaron a incrementar sus adicciones. Se pasó al crack. Admitió que se debió dejar un cuarto de millón de libras en esta droga. Siguió triunfando en televisión cuando entró a formar parte del elenco de Coronation Street, uno de los culebrones más vistos en Inglaterra. Trabajó en casi un millar de capítulos. Sin embargo, el crack le dejó a los pies de los caballos hasta que llegó su gran desgracia. Se iba a mudar a Mánchester y eso iba a suponer el despido de su chófer. En el último viaje que hicieron juntos, el conductor aprovechó para fotografiarle y vender las imágenes al Daily Mirror. Le pagaron treinta mil libras. 

En la fotografía, que se publicó en portada, aparecía fumando crack en el asiento de atrás del coche completamente ido rodeado de revistas porno. Iba de gasolinera en gasolinera, fumando a tope de la pipa, ordenándole al chófer que le comprara más revistas porno en cada una. Le echaron de la serie. Explicándolo, dijo que no es que hubiera incumplido el contrato, es que vivía tan enganchado que estaba «incumpliendo con la vida».

Le volvieron a admitir en la serie meses después, pero la prensa le hizo un duro marcaje. También le sacaron borracho un día a las once de la mañana. Lo curioso es que hubo gente de su entorno que declaró a la prensa que esa portada en realidad le salvó la vida porque de otra manera no le hubiera dado por rehabilitarse. Ahora, recuperado, es uno de los DJ de música negra más reputados de su país, tiene un programa de radio que lleva varios años en BBC 6 Music, donde ha entrevistado a músicos de la categoría de James Brown o George Clinton, y limpia la conciencia de sus años locos en Make-A-Wish, una ONG que concede deseos a enfermos terminales. 

Craig nunca quiso volver a grabar Enano Rojo. Se hizo una temporada 9 en 2009, Back to Earth, que se grabó como una película en tres partes, y estaba pensada para cerrar la serie, que llevaba diez años sin emitirse. Pero tras una temporada 10 en 2012, la serie se ha plantado en trece temporadas (esta última se estrena en 2019) firmando capítulos soberbios. En un especial titulado Universe Challenge en el que fans de la serie se enfrentaban a los actores a ver quién sabía más sobre Enano Rojo, los fans contestaron hasta qué hora daban los relojes que salían en la serie. A Craig no le hizo mucha gracia, dijo: «¿Qué mierda habrá sido nuestra actuación si estaban mirando un reloj que estaba en una pared de detrás?». En realidad, miraban como se mira la serie que llegó a ser el paradigma de la comedia ciberespacial: hasta el último detalle.

Imagen: BBC.


¿Cuál es la mejor serie de ciencia ficción?

Por si se les pasó de largo en su día, resulta muy recomendable este artículo sobre «Veinte libros de ciencia ficción para regalar a quienes creen por error que no les gusta la ciencia ficción», una selección interesante y con buen criterio pero lastrada por una gravísima carencia y es que no está en ella, ejem, Jot Down 100 películas imprescindibles: SCI-FI. Así que cómprenlo y regálenlo con auténtico frenesí, que está recién salido de la imprenta. La cuestión es que una vez hemos reunido los mejores libros y las mejores películas de este género que nos es tan querido, quedan pendientes las series de televisión de ciencia ficción más destacables. Ese hueco hay que cubrirlo, vamos a ello pues, así que voten o añadan las que en su opinión faltan.

Real Humans

Imagen de Sveriges Television.
Imagen de Sveriges Television.

«Todo aparato tecnológico acaba sufriendo las modificaciones necesarias para ver porno» señalaba la Ley de Kerensky. Ahora con ella en mente pensemos en que si la robótica avanzara lo suficiente como para proporcionarnos autómatas de apariencia humana para ayudarnos en el trabajo y las tareas domésticas… ¿Para qué terminarían siendo usados? Exacto. Esta serie sueca de gran éxito internacional estrenada en 2012, que podríamos definir como a medio camino entre Her y Yo, robot, aborda con notable agudeza psicológica las dificultades, malentendidos y tentaciones que surgirían en la convivencia entre humanos y unos robots con un inquietante aspecto de Ken y Barbie (o lo que es aún peor, en algunos casos de Mrs. Doubtfire). Ya lo advertían en Futurama, «Don’t date robots».

Futurama

Imagen de Fox.
Imagen de Fox.

Y si hemos mencionado anteriormente Futurama es porque esta serie resulta ser, al igual que su hermana mayor Los Simpson, toda una enciclopedia de la vida. No importa qué noticia, cotilleo, anécdota u ocurrencia se esté comentando que alguien, en algún momento de la conversación, dirá: «esto me recuerda aquel episodio de Los Simpson/Futurama en el que…». Como ese mapa de Borges que tenía el mismo tamaño del territorio al que representaba, lo que no aparece en alguna de las dos no existe tampoco en el mundo real. Pero a lo largo de los ciento cuarenta episodios que forman las siete temporadas de Futurama además de todos los guiños a la historia, la política y la cultura popular que cabe esperar de una producción de Matt Gorening, contó también con infinidad de referencias a la ciencia ficción, la física y las matemáticas que la sitúan un peldaño por encima de Los Simpson a ojos de sus seguidores más geeks.

Enano Rojo

Imagen de BBC2.
Imagen de BBC2.

Por la libertad que proporciona para plantear escenarios absurdos, la ciencia ficción puede combinar muy bien con la comedia y Enano Rojo es uno de los mejores ejemplos de ello. Esta serie del segundo canal de la BBC estrenada a finales de los ochenta trataba sobre un mecánico de una nave de carga que tras un sueño de tres millones de años descubre que todos sus compañeros han quedado convertidos en montoncitos de polvo. Afortunadamente cuenta con la compañía del ordenador de a bordo, un holograma y un gato que ha evolucionado hasta adquirir forma humana. Un grupo así tal vez no llegue muy lejos, pero al menos el trayecto será entretenido.

Firefly

Imagen de Fox.
Imagen de Fox.

El creador de Buffy Cazavampiros y Ángel todavía tenía algo más que aportar al mundo, no como el guionista de Lost. Se trataba de una serie ambientada en el espacio pero sin extraterrestres, los protagonistas se parecían más a vaqueros que a pilotos futuristas y su actitud tenía más aristas de las que al canal le hubiera gustado. Pese a tratarse de una serie imprescindible el proyecto en general no logró ganarse la confianza para asegurar su continuidad y ni siquiera llegaron a emitirse los catorce episodios previstos. Pero el público tenía otra opinión así que la estela de Firefly fue creciendo gracias al boca a boca hasta que se terminó rodando una continuación en cine, Serenity.

Star Trek

Imagen de Paramount Television.
Imagen de Paramount Television.

El reciente fallecimiento de Leonard Nimoy y todos los homenajes que lo siguieron nos mostraron que probablemente se trató del actor más estrechamente vinculado a un papel que nunca haya existido: Nimoy era Spock y Spock era Star Trek. La franquicia nos ha traído hasta el momento una docena de películas de desigual calidad y nada menos que treinta temporadas de televisión. En la primera de ellas, de 1966-67, pudo verse la que tal vez sea la peor pelea jamás rodada.

Doctor Who

Imagen de BBC.
Imagen de BBC.

Pero si hay una serie que pueda rivalizar con Stark Trek en veteranía e incluso superarla es esta. Comenzó nada menos que en 1963 y pudieron haberla concluido con un final como el de Lost del que su mismo guionista ha terminado pidiendo perdón, pues no. Mejor seguir emitiéndola aunque haya pasado más de medio siglo. Durante este tiempo además ha tenido un spin-off como Torchwood, ha dado nombre a Leela, la protagonista de Futurama y ha protagonizado este artículo.

V

Imagen de NBC.
Imagen de NBC.

En el remake de la serie V nos quedamos anonadados con una actriz tan impresionante como Morena Baccarin (a la que ya conocíamos de Firefly), pudimos ver la Puerta del Sol madrileña con una nave extraterrestre al fondo e incluso, tal como sospechábamos, descubrimos el origen extraterrestre de Calatrava. Pero a quién le importa. La V icónica, la buena de verdad, la que se nos quedó grabada para siempre fue la original de los ochenta. Eran alienígenas nazis, un combo que solo pudo haber salido de la mente de un genio, y si encima le añades partos aberrantes y malas que cuando no están poniendo caras de malísimas se dedican a devorar ratones pues ya no hay capítulo que perderse.

Les Revenants

Imagen de Canal +.
Imagen de Canal +.

Esta serie francesa gira en torno a muertos que regresan a la vida, no como zombis, sino con la apariencia que tenían hasta antes de morir, como si solo hubiera sido un largo sueño. En otoño de este año se estrenará finalmente la segunda temporada. Sobre ella poco podemos añadir a lo que contamos en este artículo.

Expediente X

Imagen de Fox.
Imagen de Fox.

Hace unos días se anunciaba el regreso, trece años después, de esta serie con su reparto original. Una gran noticia que nos permitirá revivir esos felices tiempos de sofá, manta, palomitas y gorrito de papel de aluminio. Su mezcla de ciencia ficción y fantasía sobrenatural permitía que fueran desfilando por ella ovnis, fantasmas, chupacabras y en general toda clase de entes sobrenaturales cabreados mientras esperábamos con creciente ansiedad que la pareja protagonista rompiera a follar. Estamos además ante una serie que resultó ser enormemente prolífica, pues no solo le debemos la existencia de Breaking Bad, sino que abrió el camino a otras muchas posteriores, siendo su influencia especialmente visible en Fringe.

Fringe

Imagen de Fox.
Imagen de Fox.

Comenzó su andadura recorriendo la delgada línea entre el homenaje y el plagio, pero al sustituir las conspiraciones extraterrestres de Expediente X por una trama en torno a universos paralelos logró crearse una identidad propia. Los científicos locos son en la ciencia ficción lo que los rusos ebrios en YouTube: la causa primera aristotélica, el catalizador supremo de todas las cosas. En el caso que nos ocupa este papel lo jugaba el doctor Walter Bishop, quien pretendiendo recuperar a su hijo fallecido terminó liándola parda al provocar una fractura espacio temporal que terminaría desintegrando nuestro universo. Afortunadamente su hijo y la agente del FBI Olivia Dunham luchaban un episodio tras otro por restaurar el orden en el cosmos.

Misfits

Imagen de Channel 4.
Imagen de Channel 4.

Esta serie inglesa tan moderna y juvenil tuvo sus mejores bazas en el humor que impregnaba la trama y en la química entre sus protagonistas. Resultaban sorprendentemente naturales y creíbles ante la cámara, desde la chav de acento cerradísimo hasta el charlatán de Nathan, a veces simpático y otras insufrible. La historia comienza cuando estos cinco adolescentes condenados a trabajos sociales son alcanzados por un rayo y desde entonces desarrollarán cada uno un superpoder distinto, en ocasiones bastante peculiar. Como por ejemplo la «inducción a la hipersexualidad por contacto» por el que el personaje de Alisha Daniels despertaba una lujuria irrefrenable en cualquiera que rozase su piel. Cuántas tormentas habremos pasado desde entonces abrazados a la antena de la azotea esperando adquirir semejante don, pero no hay manera, oiga.

Battlestar Galactica

Imagen de Sci Fi Channel.
Imagen de Sci Fi Channel.

De la primera versión, estrenada en Estados Unidos en 1978 y en España algunos años después, tenemos un levísimo recuerdo y quienes la han vuelto a ver años después nos dicen que mejor así. Fue su remake en 2003 el que se ha convertido en un pequeño clásico de la televisión, con toda su mitología en torno a los cylons, unos robots con aspecto de personas que al igual que en Blade Runner permiten a los guionistas elucubrar sobre la condición humana. Así que además de la ambientación y los efectos especiales, esta serie (al igual que su precuela Caprica) tiene una carga política/filosófica/religiosa que la hacen muy apreciable y digna de ser recordada. Desde luego todas sus alusiones a los peligros del fundamentalismo religioso no pueden resultar más actuales.


Miquel Barceló: “Si se consigue sacar beneficio de clonar humanos, se hará”

Es probable que la monumental “Introducción a la Ciencia” de Asimov nos llevara a muchos a las aulas de las facultades de física. Es posible que el Cosmos de Sagan nos dejara para siempre estrella-heridos. Y no nos cabe duda que las novelas de Clarke, Heinlein, Dick, Pohl, Brown, Herbert o Robinson, por citar sólo unos pocos de los grandes maestros han enamorado a generaciones enteras de lectores de CF. Pero no es menos cierto que todos esos grandes tratados y novelas ocupan la misma estantería que el libro que nos ayudó a descubrirlos, sobre todo en los maravillosos noventa. Nos referimos, claro está, a  la Guía de Lectura de Miquel Barceló (1948), ingeniero, científico, divulgador, editor, novelista y librepensador, referente absoluto en la literatura española de ciencia ficción. Miguel nos recibe en su universidad una tarde de sábado lluviosa en la que juega el Barça a unos metros de allí, y con él charlamos animada y extensamente, sin prisas, entre amigos. Gracias a su actividad editorial pudimos leer en España a los ahora consagrados Orson Scott Card, Connie Willis o Vernor Vinge entre muchos otros. Es Ingeniero Aeronáutico, doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña —de la que actualmente es catedrático del Departamento de Ingeniería de Servicios y Sistemas de información y creó y dirigió el programa de doctorado sobre sostenibilitad, tecnologia y humanismo. Asimismo es autor de diversos artículos y ensayos científicos, libros de texto y numerosos artículos de divulgación científica; también ha escrito relatos, novelas y ensayos de ciencia ficción. Hasta la fecha ha publicado dos novelas, ambas escritas con Pedro Jorge Romero, Testimoni de Narom (1998), ganadora del premio Julio Verne (Andorra), y El otoño de las estrellas (2001). También es autor de la Guía de lectura (1990) de ciencia ficción de la que se espera una nueva actualización y de La ciencia ficción (2008) donde hace un análisis pormenorizado del género. Escribe en diversas revistas de divulgación como la informática Byte o Astronomía. Fue el editor de la colección Nova de Ediciones B, especializada en ciencia ficción; es presidente de la asociación Unidos por la Ciencia Ficción de la UPC y factotum del Premio Internacional Universidad Politécnica de Cataluña de Ciencia Ficción y edita la colección Quaderns UPCF, y miembro de otras sociedades de profesionales, nacionales y extranjeras, de este género.

Los relatos de viajes exóticos y lejanos, desde Ulises a Marco Polo, inspiraron a sus lectores la exploración de los rincones del planeta en peligrosos viajes hacia lo desconocido. Mucho después Robinette Broadhead formó parte de esos exploradores casi suicidas que se embarcaban en los navíos de los Heechees. En estos tiempos de crisis, ¿cree que habría muchos voluntarios para embarcarse rumbo a lo desconocido como hizo en varias ocasiones el protagonista de Pórtico?

Yo soy muy timorato, soy una persona que intenta jugar sobre seguro y me asombran las personas que como John Glenn, hace ahora 50 años, hicieron los primeros vuelos orbitales sobre la tierra. El padre de ese tipo de novelas, dejando de lado las clásicas como la Atlántida de Platón o Utopía de Tomás Moro, fue Julio Verne. En 1860 había una presencia constante de la ciencia y la tecnología en la vida de la gente, aunque no se reflejaba en las novelas. Verne, consciente de esta situación, comentó con su amigo Alejandro Dumas hijo que había que escribir la que él llamo la novela de la ciencia y de ahí surgió lo que los franceses llaman novela de anticipación; esa ciencia ficción ingenua pero que en el fondo habla de ciencia, como el viaje en globo. Es el primero que hace eso. Y esa vertiente la sigue Edgar Rice Burroughs, que para mí es un autor de aventuras. Asimov habla de tres periodos diferenciados en la evolución de la ciencia ficción, el primero centrado en las aventuras, un segundo más preocupado por la ciencia y la tecnología y un tercero que gira en torno a la sociología. Las novelas de Burroughs pertenecen a este primer periodo. Las aventuras de Tarzán discurren en un mundo desconocido y medio inventado, que es lo que era África en ese momento. La serie que protagoniza John Carter en MarteBarsoom para los marcianos— son aventuras totalmente locas, pero es el viaje, la exploración, lo misterioso; el sentido de la maravilla es lo que los enlaza con el género.

Posiblemente el más osado de todos es Robinette Broadhead, que aprieta el botón de la nave Heechee y va a parar a un mundo de metano donde morirá o, como en su caso, a un mundo donde encontrará objetos preciados que lo harán rico, aunque en el camino pierda a su mujer. En Pórtico hay otro personaje reseñable, Sigfrid, que es el psiquiatra-robot de Robinette, y que aparece cinco o seis años después de que Weizenbaum hubiese sacado un programa, Eliza, que parecía ser inteligente. Eliza fue uno de los primeros programas en procesar lenguaje natural y lo hacía parodiando al psicólogo Carl Rogers mientras intentaba mantener una conversación de texto coherente con el usuario.

Se suele decir que la ciencia ficción es escapista, y eso posiblemente haya sido cierto durante mucho tiempo. Pero a partir de los años 40 o 50 en los Estados Unidos, gente de izquierdas como Frederick Pohl empiezan a hablar de una ciencia ficción con retazos sociales, como El túnel debajo del mundo, en el que se hace patente su interés y preocupación por el negocio de la publicidad en el que había trabajado profesionalmente. O aquel viaje en el que van todos por la carretera un domingo de fiesta y si les pillan en un túnel, l0s gasean y mueren. Es una metáfora de que si sales todos los fines de semana un día te va a tocar un accidente y vas a morir. En ese sentido la ciencia ficción ha sido muy reflexiva, y cada vez lo está siendo más, aunque mantenga esa imagen  escapista. En los últimos años, sobre todo en la ciencia ficción cinematográfica más que en la literaria, los productores de cine en Hollywood tienen  la idea de que han de filmar historias de ciencia ficción con muchos efectos especiales, para consumo sobre todo de adolescentes, y deben de creer que sus adolescentes son poco inteligentes. Julio Verne respetaba más a sus lectores.

¿Hacia dónde se pueden dirigir los exploradores del siglo XXI?

Yo tengo un trauma personal. Estudié ingeniería aeronáutica, ingeniería nuclear e ingeniería aeroespacial tal vez por haber leído ciencia ficción. Abrí los ojos al mundo en los años 50, soy de 1948, y entonces la imagen del futuro era el viaje al espacio. Ahora sabemos que el viaje al espacio no lo vamos a hacer nunca, y eso es algo terrible. Hemos ido a la Luna porque Kennedy necesitaba retar a los soviéticos y poner de manifiesto que la tecnología americana era mejor. Cualquier autor de ciencia ficción de los 50 podía imaginar que un ser humano llegaría a la Luna, lo que ninguno podía imaginar es que, una vez llegados a la Luna en 1969, el programa espacial se cerraría en 1972. ¿Dónde vamos a ir? Al espacio no, porque se tarda mucho tiempo. A Marte no se está yendo porque cuesta mucho dinero. Frank J. Tipler especuló, en su libro La física de la inmortalidad, que para esos viajes que duran tanto tiempo tendríamos que enviar robots con inteligencias artificiales, porque nuestro cuerpo tiene límites físicos. Se han hecho varios experimentos en el espacio en relación a la fisiología que corroboran las ideas de Tipler al respecto. Un experimento español consistente en llevar huevos de reptil y hacerlos nacer en órbita no gravitatoria ha constatado la no viabilidad de los mismos. La evolución nos ha hecho dependientes de la gravedad. Si has de ir a Epsilon Eridani, que está a 10,5 años luz, no vas a llegar en menos de 60-80 años. ¿Cómo vas a vivir 80 años sin gravedad? Va a ser muy difícil. También tenemos la paradoja de Fermi, y consiste en que tampoco nos llegan mensajes de fuera. Está la fórmula de Drake, que analiza todas las civilizaciones tecnológicas que puede haber en el espacio, se trata de millones de civilizaciones tecnológicas, pero dado el tamaño de la Vía Láctea, la distancia media entre ellas es de unos 600 años luz. Para una especie que quizá puede vivir 120 años, 600 años luz es otro universo. Creo que las exploraciones en el espacio van a ser más robóticas que humanas para adquirir conocimiento. Por eso la buena ciencia ficción del momento está explorando qué puede hacer la ciencia y la sociología del futuro. Hemos pensado en mundos distintos pero, ¿por qué no empezamos a pensar en sociedades distintas? Las mujeres lo hacen frecuentemente con sociedades no tan machistas como la nuestra. O con economías distintas. Un exponente de este tipo de ciencia ficción es George Turner que en Las torres del olvido, escrita en los años 80, describió una sociedad económicamente dual como la que estamos ahora viviendo.

Hay un consenso sobre la imposibilidad actual de viajar más allá del Sistema Solar, pero ¿a Marte se puede llegar?

A Marte se puede llegar, pero otra cosa es establecer allí una colonia. Las novelas de Kim Stanley Robinson son muy bonitas, pero terraforman Marte en 150 años, cuando más bien lo haremos en 1500. Es un proyecto muy difícil de emprender incluso, aunque hubiera una economía boyante y suficientes recursos, hay un problema de la escala de tiempo. El viaje puede llevar un año, pero vivir allí es duro. ¿Por qué hablamos de terraformar Marte y nadie está pensando en vivir bajo el mar? Está aquí al lado y es un ambiente casi tan inhóspito como el de Marte. Michel Butor, en los años 50, decía que la ciencia ficción trata de los viajes por el espacio, sin embargo en la actualidad ya no trata de eso. Casi nadie hace ese tipo de cosas.

Ari Folman (“Vals con Bashir”) adapta al cine “Congreso de futurología” de Stanislaw Lem

Otros grandes viajeros espaciales fueron Ijon Tychi y Lazarus Long. ¿Cómo vivió sus aventuras cuando los conoció?

Stanislaw Lem es un hombre con un solo defecto en su vida, y es que, cuando se le acercó la muerte, empezó a decir que él no había escrito ciencia ficción, lo cual no es cierto. Lo que ocurre es que es una ciencia ficción muy europea, con un tono de ironía y desapego de la ciencia, porque él era médico y sabía cómo era la ciencia. Los que nos dedicamos a la ciencia sabemos que no es un absoluto, porque la hacen científicos, y los científicos somos seres humanos y nos movemos por lo que se mueven los seres humanos: ambición, poder, dinero. Lo que hace Lem es poner ahí unas historias entretenidísimas como en Ciberiada o en los relatos de Ijon Tychi con ese tono especialmente irónico que las caracteriza.  Lo de Lazarus Long me parece que es una de las muchas cosas que hace Heinlein, que empieza bien y luego no sabe cómo terminar. Heinlein es uno de los dos autores de la ciencia ficción americana a los que suelo etiquetar como personas que están más a la derecha que Gengis Khan, el otro es Jerry Pournelle. Sin embargo, Heinlein es capaz de escribir aquello de “la puerta se dilató” en lugar de “abrió la puerta”. Es una expresión que deja claro desde un principio que el personaje se encuentra en un mundo distinto al del lector. Literariamente es mucho más efectivo que escribir toda una parrafada para describirlo. Yo soy malo escribiendo ciencia ficción porque soy profesor y estoy acostumbrado a explicar y contar. Y cuando escribes no has de hacer eso, sino que debes de plantar las bases para que el lector imagine.

¿Sería posible escribir en la actualidad una novela en la que un padre tiene relaciones sexuales con sus hijas gemelas sin ser acusado de pederastia, como hizo Robert A. Heinlein?

Theodore Sturgeon en uno de sus cuentos plantaba el dilema de si todos los hombres fueran hermanos, ¿dejarías que tu hermano se casara con su hermana? En el fondo habla del incesto, y su consideración depende del momento y los lugares. Esta es una sociedad por una parte muy permisiva y por otra muy hipócrita al criticar esa misma permisividad. Estaría mal visto porque seguramente mucha gente imagina que la ciencia ficción es para consumo de adolescentes, se entendería como un mal ejemplo para ellos. Aunque a mí no me interesen en absoluto escenarios de ficción como el comentado no considero ningún problema que se pueda elucubrar en la literatura de ciencia ficción sobre ellos.

Volviendo a Frederik Pohl, en su novela Homo Plus el autor nos narra los sufrimientos de un ser humano alterado mecánicamente para que pueda desenvolverse en Marte. ¿Es este un caso de transhumanismo cibernético? ¿Se apunta a las predicciones de Kurzweil y su convicción de que en el año 2029 se llegará a la singularidad tecnológica en que un ordenador pasará el test de Turing?

Considero que Homo Plus es una gran novela porque, de alguna manera, en lugar de terraformar Marte, lo que hace es marcianizar al hombre. El protagonista, a  medida que se va transformando para adaptarse a las condiciones hostiles de Marte, sufrirá traumas psicológicos. Es curioso cómo, 20 años después, en los 90, Greg Bear escribe Marte se mueve en donde cambia el enfoque adaptativo, pues con la nanotecnología sólo con ingerir una cápsula que toman todos, por lo que desaparece el sentimiento de marginación—, se producen los cambios fisiológicos necesarios para poder sobrevivir en Marte. Creo que es mucho mejor el relato de Frederick Pohl porque profundiza en el personaje. Las novelas le tienen que interesar al lector, y al lector lo que le interesa es lo que le pase a los personajes; lo demás es decorado.

Sobre Kurzweil, no entiendo cómo este señor se ha apuntado lo que es de otro. La singularidad tecnológica es un concepto que establece Vernor Vinge en sus inicios como escritor de ciencia ficción siendo profesor de software de la Universidad de California en San Diego. Vinge, en 1993, en un comunicado a la NASA sobre la robótica y la inteligencia artificial, es el primero que enuncia el concepto de la singularidad tecnológica que desarrolla a partir del concepto de singularidad matemática, que es un punto de una función que no tiene solución. La singularidad tecnológica es un acontecimiento futuro en el que se predice que el progreso tecnológico y el cambio social se verán modificados debido al desarrollo de la inteligencia artificial, cambiando nuestro marco cultural de manera tal que cualquier ser humano anterior a la Singularidad sería incapaz de comprender o predecir. A partir de ese momento, los agentes de la historia futura serán humanos e inteligencias artificiales. El padre de esa idea es Vernor Vinge. A finales de los setenta escribió una historia muy curiosa que se llama True names en la que un grupo de personas se relacionan por internet usando nombres de usuario y tienen que evitar a cualquier precio que se conozca el nombre verdadero asociado a estos nicks.

Kurzweil predijo entre otras cosas la desaparición de la Unión Soviética a causa de que los teléfonos móviles recortan poder a los gobiernos autoritarios eliminando el control por parte del Estado del flujo de información. Actualmente parece que internet cumple esa función. ¿Hay algún autor que anticipara las implicaciones sociológicas de internet?

Además de True Names de Vernor Vinge destacaría Islas en la red, de Bruce Sterling. El tema de la singularidad tecnológica me molesta; Kurzweil utiliza frívolamente el concepto de singularidad. Cuando me preguntan si la ciencia ficción tiene capacidad predictiva yo siempre digo que sí, como el tarot. Haces 10.000 predicciones y alguna aciertas. Luego tienes que convencer a la gente de que no has hecho las otras 9.999. Me gustaría buscar el artículo en el que el señor Kurzweil escribió esto de la Unión Soviética y ver si ese papel es anterior a 1989. Tengo una edad en la que he descubierto que cuando yo tenía 20 años todos eran antifranquistas. Pero yo sé quiénes estábamos en los grupos clandestinos, y éramos cuatro gatos y nos conocíamos todos. Me parece que Kurzweil ha sabido venderse bien, hacer negocio con estos temas. Lo que es un disparate es lo del 2029. Ni de broma. El padre de la inteligencia artificial, Alan Turing, de quien este año se cumple el centenario, cuando habló del proyecto de la inteligencia artificial en Computing Machinery and Intelligence, un artículo de 1950, postuló que en el año 2000 ya habría programas que pasarían el test de Turing, y no ha sido así. No me pongo en la situación ideológica de un Roger Penrose diciendo que eso no se podrá hacer nunca; considero que eso es ideología. Creo que se podrá hacer, pero faltan muchos años. Y que cosnte que respeto a Penrose que tiene un cerebro tan potente como Stephen Hawking, aunque Penrose sea menos mediático porque no está paralítico.

John Haugeland escribió en 1985 el libro Artificial intelligence: the very idea y en la presentación ya nos señala que el nombre que inventó John McCarthy en 1956 cuando surge el paradigma de la inteligencia artificial es muy bueno desde el punto de vista del marketing, pero todo el mundo lo entendería mejor y nadie se llamaría a engaño si en lugar de inteligencia artificial la hubieran llamado inteligencia ortopédica.

Cuando me dicen que un ordenador puede ganar a un ser humano al ajedrez porque Deep Blue ganó a Gary Kaspárov, siempre contesto que seguro que Kaspárov sabe hacer unas tortillas que Deep Blue ni puede soñar hacer. A raíz del libro de Penrose de La nueva mente del emperador Minsky contestó a esto con el tema de los agentes. Pequeños agentes que, por acumulación, puedan hacer lo que hace un cerebro humano. Una de las grandes paradojas de la inteligencia artificial es que, como la empezaron matemáticos, estos creyeron que lo más importante que hace un cerebro humano es enunciar y demostrar teoremas matemáticos. Por eso, desde los años 70 tenemos programas que son capaces de enunciar y demostrar teoremas matemáticos. En cambio, no tenemos programas que sean capaces  de hacer lo que hace un bebé de seis meses, un gato o un perro, que es reconocer a otro humano. Nuestra inteligencia es muy complicada, damos muchas cosas por supuestas. Lo primero que se hace es buscar lo más abstracto cuando, a veces, la cotidianidad también es compleja de procesar.

Otro concepto relacionado es la inteligencia aumentada. Vernor Vinge escribió la novela Al final del arco iris, en la que un poeta muy inteligente padece Alzheimer y, cuando al cabo de unos años lo curan, descubre un mundo donde toda la gente funciona con inteligencia aumentada, interfaces hápticas y mundos virtuales.

En You are not a Gadget el prestigioso informático Jaron Lanier hace una crítica lúcida sobre la deshumanización que provoca la mente colmena entendida como la conciencia que surge de la colaboración entre personas como en el caso de la Wikipedia. ¿Comparte la visión apocalíptica de este gurú de las redes?

Una de las cosas que ha aportado el mundo de Internet es ese aspecto colaborativo. Hay un libro de Pekka Himanen, La ética del hacker, que uso mucho en mis clases, y que en el fondo habla de la diferencia entre trabajar a gusto, como hace un hacker, o trabajar forzado, como hace un trabajador a sueldo. Esa manera de trabajar libremente por gusto y afición de manera acumulativa, aceptando que otro descubra tus errores y tú colabores con él, me parece un punto muy importante. Hoy en día no hay un humano que sepa lo que sabe la humanidad. Esta sabe mucho porque lo sabe colectivamente. Hay personas especialistas en historia, otros en bioquímica, etc.  Jaron Lanier reflexiona sobre la la vida en la red que puede estar haciendo que perdamos la noción de profundidad, algo muy en la línea con el artículo de Nicholas Carr ¿Está Google haciéndonos estúpidos? Después ha escrito un par de libros sobre el tema; cuando uno tiene una idea ha de aprovecharla en este mundo comercial.

Wikipedia tiene ese mismo efecto: buscas cualquier cosa y la primera respuesta es Wikipedia, por lo que la tentación es quedarte en ahí y no profundizar más.

Hay un problema de fondo que ya planteó Umberto Eco hace muchos años en Apocalípticos e integrados, un libro que habla de la cultura de masas. Hasta hace 100 años, la cultura era sólo para las elites, los que se habían formado en latín y griego, los que eran capaces de leer y tenían acceso a esa cultura. En 100 años esto lo hemos cambiado. Personas que lleguen al nivel de Bertrand Russell hay muy pocas; era un chaval que, para que su abuela no se enterara de lo que él escribía en su diario, lo hacía en alfabeto griego con un código especial que se había inventado. Esto hoy no parece muy factible en chavales de 14 años. ¿Eso es malo? No, porque mucha más gente accede a la cultura. ¿Que la cultura se está banalizando? De acuerdo. ¿Que con Internet se surfea y no se profundiza? De acuerdo. Pero es que el autor de ¿Está Google haciéndonos estúpidos? cuenta cómo hay quien le decía que veía un libro como Guerra y paz y no se atrevía a leerlo, porque son muchas páginas y tendría que estar mucho tiempo. Somos más de surfear, y la Wikipedia es un recurso fácil para encontrar cosas. He descubierto que mis estudiantes, desde hace 10 o 15 años, ya no citan un libro en cualquier trabajo que hagan, y en las tesis doctorales hemos tenido que aceptar que la gente cite páginas web y Wikipedia. Lo único que se les pide es que ponga la fecha en que lo encontró, porque al cabo de un tiempo puede haber cambiado y ya no ser comprobable. Creo que es cierto que vamos hacia una banalización de las cosas. La televisión, por ejemplo, es mucho más banal ahora que hace 50 años. Si ves una serie de los años 60 y una de ahora, (y no es nostalgia de viejecito), es que una está cinematográficamente bien hecha, y la otra está hecha fatal porque de lo que se trata es de hacer muchos episodios. Antes, cuando dos personajes hablaban, veías plano y contraplano. Ahora los sientan a una mesa para que estén en escorzo y con un solo plano lo liquidan. Todo se está banalizando, pero es que también somos muchos más. Cuando yo nací, en el planeta había 3000 millones de habitantes, ahora hay 7000 millones. Creo que ahora la ventaja que tenemos es que la humanidad ya no se permite el lujo que se permitía hace 150 o 200 años de desperdiciar inteligencias potentes. Hoy en día, todo el que tenga una mínima capacidad intelectual, aunque haya nacido en Somalia —aunque, evidentemente, lo tiene bastante peor—, tiene la opción de salir y hacer cosas.

En su Guía de Lectura hace referencia a las distintas etapas y tendencias de la ciencia ficción durante el siglo XX. Los años 80 fue el turno del ciberpunk, con ejemplos como Blade Runner. Usted no se refiere al ciberpunk de un modo muy alentador

Diría que Blade Runner tiene una estética personal, pero no una estética ciberpunk. ¡Qué más quisieran los ciberpunk! Yo soy especialista en informática y hay detalles “técnicos” en algunas novelas ciberpunk que son absolutos disparates, y eso me remueve cuando las leo. Posiblemente de otros disparates no me entero. Diría que Blade Runner no pertenece a este subgénero. Su origen es una novela de Philip K. Dick que además es bastante mejor que la película, y se parecen como un huevo a una castaña. Ridley Scott cogió el guión, le preguntaron si iba a leer la novela original y dijo que no; escamoteó el tema del mesmerismo, que es la parte místico-religiosa del asunto en la novela de Dick. Sin embargo, Scott consiguió una estética muy buena. Y es buena porque está muy bien hecha; por ejemplo, se buscó un diseñador industrial para diseñar los aparatos, por lo que no resultan un disparate. En la película, además, notas que la arquitectura es acumulativa, no hay un único estilo arquitectónico. Hoy día, cuando ves 2001: odisea en el espacio, no te cuadra porque hay un único sistema de diseño. Y la realidad no es esa. Aquí en Barcelona, por ejemplo, vas a la plaza de la Catedral y ves la Catedral, que tiene cuatro o cinco siglos, y te giras y tienes detrás el Colegio de Arquitectos con un friso hecho por Picasso. La arquitectura es acumulativa, y Blade runner hace eso: combina ambientes modernos junto con callejones desvencijados. Ese realismo es el que luego copia el ciberpunk. Para mí el ciberpunk consiste en plantear la ciencia ficción del futuro basada en cómo va a cambiar nuestra vida la tecnología informática.

¿Considera que el colectivo Anonymous son los herederos del ciberpunk?

Por la edad probablemente sean las cosas que van con ellos, pero creo que Anonymous es, en el fondo, un colectivo político de queja ante un sistema que está usando las tecnologías como herramientas de dominación. Internet es un proyecto militar fracasado. En 1969 era para uso de los militares y a principios de los 90 cae en manos del gran público. Y en un proyecto militar para usos militares no hay por qué tener sistemas de seguridad, pues el soldado que está operando, como haga un disparate, tendrá un consejo de guerra. La propia disciplina militar permite que Internet pueda ser menos seguro. Recuerdo que en los años 70, en la informática profesional, los bancos no querían saber nada de Internet precisamente por los problemas de seguridad. Desde que en 1999 apareció Napster se ha puesto de manifiesto que no se pueden poner puertas al campo. Durante 10-15 años se ha creado la idea de que, en un sistema capitalista basado en el dinero, la propiedad y el consumo, se podía consumir gratis a través de Internet. Eso tan poco habitual en el sistema económico dominante ha creado un montón de usuarios del “internet gratis total” que quieren seguir haciéndolo a los que las fuerzas vivas se tienen que oponer. Y ahí hay una guerra muy seria planteada. Para mí Anonymous representa una de las opciones. ¿Internet es para un uso comunitario libre o para un uso controlado? Lo que me horroriza es pensar lo que ocurre en China, donde grandes multinacionales como Google o Yahoo ceden ante el poder, y parece que ahí sí se está controlando la red

Otro subgénero apasionante de la ciencia ficción es el que trata los viajes en el tiempo. ¿Considera que la exitosa serie Caballo de Troya si se hubiese promocionado como obra de ficción hubiera podido optar al premio Hugo?

El original optó, pero es que el original fue una novela americana. La idea no es de Benítez. Hay una serie de personas como son Erich von Däniken en Alemania, Peter Kolosimo en Italia y J.J. Benítez aquí, que han vivido de esto. Tiene que ver con aquello que dijo Nietzsche, “si se ha muerto Dios todo es posible”, pues la gente lo que quiere es tener un dios que le proteja. Y si no me protege Dios y sus ángeles me van a proteger los extraterrestres. Partiendo de una idea original de la ciencia ficción, en la que usando la posibilidad del viaje en el tiempo se narra la crucifixión de Cristo, Benítez cambia el enfoque para presentarla como hechos reales, aunque nadie ni él mismo puedan creer que eso sea posible.

La película Frequently asked questions about time travel es una producción británica que trata de forma divertida las paradojas que se producen al viajar en el tiempo. ¿Se pueden rodar películas de ciencia ficción sin grandes presupuestos?

Sí, pero les puede pasar como a esta (que es muy buena), que no tiene público. Lo que se ha hecho bien de los viajes en el tiempo en la ciencia ficción es el tretamiento de las paradojas: paradojas de ciclo abierto, el mismo ejemplo retratado una y otra vez. Incluso hay versiones más light, en las que no viajas por el tiempo pero llevas una cámara que sí lo hace. Hay un cuento de Horace Gold, que fue el editor de Galaxy cuando empezó, en el que los protagonistas tienen una cámara que puede viajar en el tiempo y filmar lo que pasa. Como la han inventado físicos, la envían a ver si Isaac Newton se volvió realmente loco y paranoico en sus últimos días, hasta que se dan cuenta de que si Newton se ha vuelto loco es porque tiene la sensación de que alguien le observa, y son ellos, los observadores del futuro. Son jugadas intelectuales bonitas para todo aquel que sea un poco racional y le guste jugar con la mente; las paradojas temporales dan para mucho.

 

Divertidísima e inteligente comedia sobre los viajes en el tiempo.

 Otra producción británica de ciencia ficción fue la popular serie de la BBC Enano Rojo. Alex de la Iglesia intentó hacer algo similar con Plutón BRB Nero que no llegó a dos temporadas. En su opinión, ¿la diferente acogida de ambas por parte de los telespectadores se debe a la nacionalidad de los mismos o a la calidad de la serie?

La calidad y los guiones. Seamos serios, aquel episodio de Enano Rojo en el que han encontrado un gato que se está muriendo y que sueña como real todo lo que le han contado sobre el fin del mundo en Fiji con la gran salchicha… es reírse de la religión con un nivel de ironía tipo Monty Python. Eso lo pueden hacer los ingleses, los españoles no podemos, solemos ir a lo chabacano. Y eso que Álex de la Iglesia es un señor de chapeau, pero hay una diferencia de calidad.

El último éxito relacionado con la ciencia ficción y la fantasía es la saga de George R. R. Martin Juego de tronos. Ha sido un éxito tanto la serie como los libros. ¿Dónde está la clave?

Es muy sencillo. Es una reconstrucción de una visión curiosa del mundo británico del año 1000, con sus clanes y sus jefes. Tiene sólo una cosa extraña: cada libro tiene como eje central un personaje al que el autor, a falta de uno o dos capítulos para el final del libro, mata. Con ello se obliga, en el siguiente libro, a empezar con otro personaje, a quien también matará. Es sorprendente lo que pasa es que lo hace muy bien,  Martin es muy bueno. Es el autor de Muerte de la luz, Una canción para Lya, Los viajes de Tuf. Se ha dado cuenta de que el filón hoy día es la fantasía y se ha pasado a ella desde la ciencia ficción y además utilizando una técnica que ya dominaban a mitad del siglo XIX como es el folletin. Tiene buenos personajes. Por ejemplo el enano, con sus defectos, es inteligente, astuto. Han hecho la serie de televisión y ha funcionado bien pero es que el muro aquel ¡es el muro de Adriano! Ese muro existía para separar la parte de cultura romanizada de la parte salvaje del norte. Martin toma estos elementos y les da un tratamiento de capa y espada e intrigas palaciegas muy bien llevadas. En mayo del año pasado, cuando salió el último volumen, Dance with dragons, mi hijo estaba en Nueva York y se lo trajo. Estaba muy cabreado porque le cobraron sobrepeso en el avión, pero es que solo el libro ya deben de ser dos kilos. Es curioso lo gordos que son los libros de fantasía; y es como un trauma porque, si lo empiezas a leer, sabes que la siguiente entrega no saldrá hasta dentro de diez meses, por lo que te vas a quedar colgado, y a mí no me gusta quedarme colgado.

¿Por qué cree que hay esta “gordificación”?

La gente quizá lea menos, pero a los que leen les gusta leer. Esto pasó con Harry Potter; las tres primeras novelas tienen 250 páginas, y la cuarta ya son 600. Y dicen que los niños de diez años no leen. ¿Cómo que no, si se pegaban por leer aquello? Tú dales algo que les guste. Yo suelo dar una charla en el Museo de la Ciencia —creo que la he dado 20 o 25 veces—, que se llama Ciencia y magia: del profesor Tornasol a Harry Potter. Por ello he leído y analizado los libros de Harry Potter, y están muy bien construidos. Se nota mucho que Rowling tenía unos hijos que iban creciendo: les daba a los chavales de 10 años lo que ellos querían, y al cabo de 5 años se lo daba a los de 15. Y los últimos volúmenes son oscurísimos, porque posiblemente a los adolescentes les gusta el terror.

La ciencia ficción ha propuesto nuevas disciplinas del conocimiento que quizás en un futuro se estudien en nuestras universidades. ¿Qué opinión le merecen la psicohistoria y la xenología

La xenología ya se hace, incluso hay algún experimento de haber creado mundos imaginarios basados en ciencia como el de Epona. Sobre la psicohistoria, Asimov en sus últimos años decía que ojalá no se hubiera equivocado y la hubiera llamado sociohistoria, que es lo que es. En el fondo es algo que tiene poco que ver con la mente individual y mucho con los comportamientos sociales, pues no deja de ser la transposición a la sociología de la mecánica estadística de los gases. No puedes saber qué hará cada molécula de un gas, pero sí puedes tener variables globales de un gas (temperatura, presión, volumen) y saber cómo se comportará. Asimov plantea la misma idea: no puedes saber qué hará cada ser humano porque tiene libre albedrío y puede ir por su cuenta, pero sí puedes tener unos parámetros globales que te permitan decir por dónde irá la sociedad; esa es la hipótesis. ¿Que eso llegue a funcionar? Es difícil, ya el propio Asimov planteaba el problema metodológico de que de en un gas hay millones y millones de moléculas, pero en una sociedad no hay tantos individuos, por lo que la ciencia estadística de una sociedad es menos fiable que la de los gases. Esto, procedente de un chaval de poco más de 20 años como era Asimov en aquel momento, es para quitarse el sombrero. La idea es ingenua y tiene problemas, por eso hay una Fundación y detrás, preparada para actuar si hiciera falta, una Segunda Fundación. Es curioso, la primera Fundación consiste en científicos, físicos, químicos, biólogos e ingenieros; y en la segunda, en cambio, se trata de sociólogos, psicólogos, telépatas. Y luego, lo que han hecho Benford, Bear y Brin me gustó mucho, porque justifican la aparición del mulo. Intelectualmente es una maravilla. Había por un lado un robot, Giskard que era telépata que había enseñado la telepatía a Daneel Olivaw. Se plantea entonces una especie de escisión entre dos grupos de robots: los giskardianos que, como saben todo de los humanos y son telépatas, quieren ayudarlos al cien por cien; y los otros, que se suelen llamar calvinianos por  Susan Calvin, que creen que los humanos han de tener su libertad. El mulo aparece como una reacción de la especie ante la dominación absoluta de unos robots sobreprotectores. La especie se defiende generando telépatas que puedan escapar de ese control, y uno de estos da al traste con la Fundación. Brillante idea.

Es espectacular que esto se escribiera en los años 40.

Aquí en Cataluña los jubilados asisten a aulas universitarias en las que hay una conferencia cada semana. Para que funcione, cada aula está tutorizada por una universidad y yo estoy coordinando las de la Politécnica. Este año, por ejemplo, estoy dando charlas a los mayores sobre Alan Turing e Isaac Asimov. De Asimov les cuento que se ha dicho lo que se ha dicho sobre él, porque en el mundillo de la ciencia ficción todo el mundo ha tenido que matar al padre, pero que es una de las mentes  más potentes que nos ha dado la ciencia ficción. Inventarse lo de las leyes de la robótica y lo de la Fundación. Todo el mundo se acuerda de Una mente maravillosa, la película, sobre el premio Nobel y la teoría de juegos. Pues bien, en Segunda Fundación, antes de que se escribiera la teoría de juegos, hay como dos páginas que son pura exposición de los problemas centrales de la teoría de juegos. ¡Eso se le ocurrió a un chaval que debía de tener 29 años!

Alrededor de la xenología hay mucha ciencia ficción, desde la galardona La voz de los muertos hasta la gran superproducción Avatar. Sin embargo, en mi opinión, lo más fascinante que me he encontrado es el cómic de Leo, Aldebarán, y sus continuaciones Betelgeuse y Antares. ¿Conoce la obra de este autor? ¿Qué cómics incluiría en su guía de lectura?

Los cómics de Leo están muy bien. Un grupo de personas hemos publicado unos libros. El primero, sobre ciencia, tecnología y literatura. El segundo, llamado, Tiem(pos) modernos, sobre ciencia, tecnología y cine. Y tenemos a medio hacer uno sobre ciencia, tecnología y cómic, y en él uno de los cómics básicos era Aldebarán. Todo ese rico complejo biológico de los planetas es muy atractivo;  hay una unificación global de la trama muy buena. Otro cómic de ciencia imprescindible que incluiría sería Flash Gordon, barroco y fantasioso cuando lo creó Alex Raymond; y que luego en manos de Dan Barry durante los años 50 se convierte en el gran cómic de la exploración del espacio y que estoy seguro tuvo un gran influjo en mi decisión de estudiar ingeniería aeronáutica e ingeniería aeroespacial. También incluiría algunas obras de Philippe Druillet y de  Moebius. De superhéroes aunque hay muchas obras entretenidas, sólo destacaría a Watchmen de Alan Moore por su profundidad y la crítica social.

.

Los mundos de Aldebarán, un cómic para xenólogos.

El ilustrador HR Giger diseñó y trabajó en todos los aspectos alienígenas de la película Alien el 8 pasajero creando un estilo muy personal en el que se inspiraron muchos realizadores posteriormente. ¿Qué otras criaturas extraterrestres han tenido tanta influencia como Alien en el universo de la ciencia ficción

Muy pocas. Quizá E.T., pero por otras razones. Una de las cosas sorprendentes y geniales de Alien es que no ves al monstruo y muchas veces el espectador no es consciente de ello. Es la historia de la casa encantada con fantasmas, solo que en una nave espacial. Y tú no tienes por qué ver al fantasma. Luego en la continuación de la saga se acaban incluyendo disparates, cómo que Sigourney Weaver acabe dando a luz un alien. ¡¿Qué opinirían de ello los genetistas?! Cuando el alien se hace explícito pierde la fuerza que tiene, mientras que Alien es muy buena porque al monstruo simplemente te lo imaginas, y un horror imaginado es mucho peor. Es como La noche del cazador, de Charles Laughton, con Robert Mitchum en el papel de malo; en el fondo no ves nunca nada, pero estás acojonado por la amenaza que representa para la vida de esos dos chavales.

The songs of the distant earth de Mike Oldfield es una sinfonía electrónica inspirada por la lectura del libro homónimo de Arthur C. Clarke, que a día de hoy sigue teniendo el poder de evocar los viajes espaciales. ¿Qué otras composiciones nos recomendaría para experimentar esas sensaciones?

Yo de música entiendo muy poco. Me gusta, pero no entiendo. Conozco la Sinfonía de los planetas porque era la que se usaba en el programa de radio de Diego Valor del que luego se hizo un cómic. Recuerdo que cuando yo tenía ocho años salía corriendo de la escuela para poder llegar a casa a tiempo y poder escuchar el programa. Ahora releído el cómic me asombro de lo malo que era. Volviendo a la música en la ciencia ficción, rRecuerdo que un año, en el concurso de ciencia-ficción de la Politécnica, me llegó una novela acompañada de un cassette. El autor decía que cada capítulo había que leerlo teniendo de fondo unas determinadas piezas musicales. Me hizo mucha gracia, aunque la historia era mala. En la edición americana de Always coming home de Ursula K. Le Guin, el libro iba acompañado con un cassette de lo que ellos llaman filk music, que es la música folclórica imaginada, donde Ursula K. Le Guin y algunos amigos habían construido las canciones del grupo social del que habla la historia.

Las novelas de Clarke como The song of distant Earth ponen de manifiesto que en la ciencia ficción a veces se cuentan buenas historias pero con una ausencia total de drama. ¿A qué es debido?

Pero es que Clarke no es un novelista. En la estructura de sus libros suele haber muchos capítulos cortos de cuatro o cinco páginas, porque tiene algo que contar, pero no una historia de personajes. Y a veces plantea cosas que están muy bien, como en Las fuentes del paraíso. ¿Qué pasa  cuando la lanza que puede penetrarlo todo se encuentra con el escudo impenetrable? Son dos fuerzas inamovibles. Aquello era una historia potente, pero se diluye en la novela porque no sabe tratarlo. Clarke no es un Dan Simmons, un Neal Stephenson, o un George R. R. Martin. Él te cuenta una historia casi siempre muy lineal y, seamos serios, él escribe 2001: odisea en el espacio después de la película y el resultado es mediocre. La película con el final abierto captura a todo el mundo; pero cuando cierras el relato, eso en la novela acaba limitando la imaginación del lector. Y luego quiere aprovechar el filón y hacer más novelas. Clarke ha escrito novelas que están muy bien, pero casi siempre son cuentos alargados. Como en La ciudad de las estrellas, en que a pesar de que hay una idea muy buena, el desarrollo de los personajes no está a la altura . Si Orson Scott-Card toma esa misma idea, la desarrolla alrededor de unos personajes que te enganchan y que acaban dejando a la gran idea en un segundo plano dentro de la propia novela. Esa fue la gran crítica que hubo en los 60 de la new think, cuando se dijo que los autores de ciencia ficción no escribían novelas, sino que explicaban o divulgaban, y se les empezó a exigir contenido literario.

En contraposición al estilo de Clarke tenemos por ejemplo a la mencionada Ursula K. Le Guin. En La mano izquierda de la oscuridad hay un viaje iniciático de dos personas, con lo cual es una novela de personajes. Y Los desposeídos es una novela muy buena porque plantea una segregación política: la gente de derechas se ha quedado en el planeta Urras y un físico de Arres, la luna de Urras donde se han exiliado los anarquistas, tras encontrar el principio de simultaneidad tiene que bajar al planeta a contarlo. Es la extrañeza que experimenta un tipo que viene de una sociedad pobre y solidaria, y llega a una sociedad rica, capitalista y egoísta; con la idea de la ciencia por medio. En Los desposeídos se describe la invención del ansible que es un aparato basado en el principio de simultaneidad, que permite la comunicación instantánea entre dos puntos del espacio. Curiosamente, desde que lo publica Le Guin lo usa todo el mundo en la ciencia ficción, como ocurre con las leyes de la robótica de Asimov. Le Guin ha inventado un aparato, pues nos acogemos al principio de autoridad y si alguien se queja, las quejas al maestro armero.

Asimov, con posterioridad a las tres leyes de la robótica, introdujo la ley 0, que viene a decir algo así como que el fin justifica los medios. ¿Esa ley 0 no es la coartada intelectual de cualquier totalitarismo?

Sí, lo es.  Cuando Asimov introduce la ley 0 se mete en un berenjenal. Las tres primeras hablan de un ser humano, y la otra de la humanidad, con lo que ya se están introduciendo valores, y las escalas de valores de cada uno pueden ser distintas. Él sabe que las tres primeras leyes de la robótica no son más que juegos lógicos para hacer juegos intelectuales. En las charlas que doy sobre robótica a las personas mayores suelo hacer una especie de trampa. Si cambias la palabra robot por humano tienes, en realidad, unas leyes éticas de comportamiento. La que crea problemas es la importancia de la tercera, que dice que “un robot tiene que procurar por su propia existencia siempre que no vaya contra las dos primeras leyes”. Cuando la cuento siempre digo que es una ley capitalista. Asimov sabe que fabricar un robot será caro, así que mejor que intente sobrevivir todo lo que pueda, siempre y cuando obedezca y no haga daño. Cuando cambias “robot” por “humano” queda una ley muy dura para nuestro mundo individualista, pero en otras comunidades ha sucedido y se acepta que una persona se sacrifique por la comunidad. Y cuando ocurre todo el mundo piensa que tal vez sea tonto, pero de puertas afuera se le califica de mártir y santo. Es uno de los problemas divertidos de la biología de la continuación de los genes tal como lo plantea Richard Dawking en El gen egoista ¿Por qué dejarte matar por una comunidad responde también a una voluntad de preservar tus propios genes? La única explicación es que en esa comunidad también están tus genes, con lo cual tu sacrificio no deja de ser un sacrificio para preservar los genes de la comunidad.

La ingeniería genética ha proporcionado el marco científico para muy buenas historias de ciencia ficción como Parque Jurásico o Gentes de barro. Sin embargo el escenario más cercano es el de la película Moon. ¿Cuándo estima que se clonará al primer ser humano? ¿Es en algún caso ética la clonación humana?

Cuando se clonó la oveja Dolly, en febrero de 1997, los estudiantes de biología ya clonaban otros seres vivos como las moscas, pero la oveja es un mamífero y yo soy un mamífero, luego si se puede clonar una oveja se me puede clonar. Ahí està la novedad. Yesto la ciencia ficción ya lo había visto por ejemplo en Los niños del Brasil. En noviembre de ese año 1997 hubo dos declaraciones: una de los científicos diciendo que había que tener mucho cuidado con el tema ético en la clonación y otra del Vaticano diciendo que no hay que experimentar con células madre por la cuestión ética. Dos años después ya se autorizaba la investigación con células madre en Inglaterra; y hoy día está aceptada en muchos sitios, a menos que haya un condicionante ideológico en el poder político. En una sociedad tan basada en la economía como la nuestra, si alguien puede sacar beneficio de clonar un humano lo hará, y punto. ¿Que va a ser más difícil hacerlo en Madrid, Nueva York o París que en Pekín, Corea del Norte o Buenos Aires? Seguramente. No obstante ante las dificultades legislativas que derivan de los problemas éticos, las empresas biotecnológicas ya tienen el gran argumento a su favor que es clonar no seres vivos enteros sinó tan solo tejidos humanos, por ejemplo para rehacer un hígado, en lugar de clonar a todo un humano. ¿Quién se va a negar a eso? Cuando se hizo la primera niña probeta, Louise Brown, todo el mundo se escandalizó, y ahora  ¿cuántos niños probeta hay? Espera 100 años y se aceptará. ¿Es ético que nazca un niño con una dotación genética determinada para poder curar a su hermano? ¿Por qué no, si se puede hacer y salvas una vida humana? Yo estoy convencido que si en medio de estos avances tecnológicos no hubiese alguien que ganase mucho dinero, no se harían. Hay una frase que decía mi exrector de la Politécnica, Gabriel Ferrater, que es “sabemos cómo se inventa pero no sabemos cómo se desinventa”. Esa frase, en su formulación original, es una idea que forma parte del final de una obra de teatro de Friedrich Dürrenmatt llamada Los físicos.

El coprotagonista de Moones una inteligencia artificial que algunos críticos de cine consideran el análogo bueno de Hal. ¿En qué estado de la técnica está la Inteligencia Artificial

Creo que ahora están siendo más realistas. Están intentando buscar programas distintos, como en la traducción automática. Cuando en los años cincuenta-sesenta se planteó el tema de la traducción, se creía que funcionaría como un cerebro humano: un cerebro humano lee un texto en inglés, lo entiende y lo reescribe en español. Pero esto no funciona así. Hoy día, El Periódico y La Vanguardia sacan dos ediciones, una en catalán y una en castellano. Cada uno de los que escriben lo hace en la lengua que quiera: catalán o castellano. Y luego son programas los que traducen, pero ¿cómo traducen? No entendiendo significados, sino por “fuerza bruta”. Es el procedimiento por el que le gana Deep Blue a Kasparov. Almacenan en una base de datos un gran número de frases hechas, luego ajustan y al final suele haber alguien que repasa. Yo por ejemplo hace un par de años escribí un libro en catalán para la UOC, Una historia de la informática. A los tres días, me enviaron ya las galeradas en castellano para que las corrigiera. ¿Cómo lo hicieron? Podrían pagar un traductor, pero este no traduce todo el libro en tres días. Lo hizo un programa. Y lo hizo bastante bien. Por ejemplo, hay un momento en que hablo de Digital Equipment Corporation utilizando las siglas DEC, pero DEC en catalán quiere decir “debo” que es el vocablo que aparecía en la traducción automática. La sorpresa es que tú tomas esa traducción automática, la repasas página por página, y hay pocos errores, uno o dos por página, no más. Esos programas de “fuerza bruta” son muy buenos. En inteligencia artificial se están haciendo cosas, pero ahora se parte desde un grado de realismo acorde con las perspectivas tecnológicas: vamos a hacer pequeñas cosas, que luego ya sumaremos.

A principios de mayo pasado en Budapest estuve en un congreso patrocinado por la Comisión Europea llamado Science beyond fiction dentro de unas jornadas que se organizan cada dos años sobre tecnologías emergentes y futuras. El congreso es para proyectos terriblemente arriesgados a diez años vista, y a dos de esos proyectos se les va a financiar con un millón de euros a cada uno. Y cuando se le pregunta a la vicepresidenta de la Comisión Económica  “¿cómo podéis gastaros esto en época de crisis?”, la respuesta viene a ser:  “mira, o pagamos esto ahora y dentro de diez años tenemos lo que hayamos conseguido nosotros o si no dentro de poco nos costará mucho más comprárselo a Japón, Corea o Estados Unidos”. Y lo dijo por este orden: Japón, Corea, Estados Unidos. Estaba más preocupada con Corea del Sur que con Estados Unidos…

En el mercado anglosajón hay varias publicaciones especializadas en ciencia ficción que gozan de muy buena salud como la revista Locus o la Asimov’s Sciencie Fiction. ¿Hay algún proyecto similar en España

No. Cuesta mucho mantener una revista de este tipo. Aquí se ha probado varias veces, incluso la revista Asimov ha tenido tres ediciones distintas. En España, se ha intentado incluso a base de coger los mejores cuentos americanos y alguno de aquí, y no termina de funcionar. En cambio, en Estados Unidos hay una cierta tradición, Asimov’s Sciencie Fiction Magazine arranca en la primavera del 77, pero es que la  Analog Sciencie Fiction & Fact arrancó en 1930 y aún continua, y es la que tiene más contenido científico porque tiene siempre un artículo de divulgación. Suele elegir una ciencia-ficción con más contenidos de ciencia;  en cambio Asimov’s Sciencie Fiction Magazine está más abierta a la ciencia ficción más “literaria”. En Europa no hay un mercado de la ciencia ficción tan potente como lo hay en EEUU y allí las ventas también han bajado mucho. Las dos revistas que he comentado a principios de los noventa debían vender cien mil ejemplares cada una, y ahora pueden estar en torno a los cincuenta mil. Aun así ¡cincuenta mil, funciona! En cambio en España nunca se dado una situación similar. Nueva Dimensión, la mítica revista de ciencia ficción en España, en el 82 vendía unos mil doscientos ejemplares; mil en suscripciones y doscientos que se vendían en algunos puntos de venta.

En la revista Asimov’s Science Fiction Magazine aceptan manuscritos de autores noveles que si son publicados pues le generan al autor ingresos de hasta cuatrocientos euros para incentivar la producción literaria. ¿Qué opciones les da el mercado español a los autores noveles?

Creo que muy pocas. Había una asociación que montaron Brian W. Aldis y Harry Harrison que se llamaba la World Science Fiction, hecha por profesionales. Yo he sido miembro de ella, y representante en España de esta asociación, entre finales de los ochenta y principios de los noventa. Hasta que descubrí que era un chollo que tenía montado Harry Harrison para viajar, porque así conseguía que desde China invitaran a los representantes de la World Science Fiction y… ¡siempre era él quien viajaba!  Mientras estuve trabajando con ellos intentamos lanzar en España algunos proyectos hasta que aceptamos que la lengua era un serio handicap.

 

¿Qué pasó con el premio UPC? ¿Ha desaparecido?

Hay crisis económica y se estudió la posibilidad de dejar de hacerlo, pero surgió la posibilidad de realizarlo cada dos años, y se sigue haciendo. Hemos pasado de recibir 130 o 140 originales, a 70 que tenemos este año, porque no todo el mundo se ha enterado. ¡Pero el premio está vivo! Seguramente antes del verano daremos el resultado y el ganador. Hemos cerrado la recepción de originales el quince de enero y ahora estamos leyendo los originales.

¿Y lo van a editar?

Bueno, ese es el problema; yo ahora no estoy en Nova, es decir, ya no estoy en Ediciones B, y por tanto ya no puedo garantizar eso. Desde hace un par de años no tengo ninguna relación con Ediciones B. Lo que estamos haciendo ahora con el Premio UPC es publicarlo en Ediciones UPC, la editorial de la universidad, pero ahora se publica en digital. Así, por ejemplo, el que ganó hace un par de años está solo publicado en digital.  Era una novela de un ortodoncista chileno, es una novela ciberpunk y  biotecnológica, y es muy entretenida; está publicada desde hace un año y medio, pero no se entera nadie porque está publicada por Ediciones UPC, en edición digital. Y Ediciones UPC, como suele hacer libros técnicos, se lo ha dado a distribuir a Librería Díaz de Santos especializada en ese tipo de textos.

Alejandro Jodorowsky estuvo a punto de rodar la película de Dune con Dalí como emperador de la galaxia y con Giger encargándose de los decorados. ¿Qué opinión le merece este proyecto que no llegó a ver la luz?

La de David Lynch ya fue un disparate porque mete el primer volumen de Dune en dos horas, y simplemente no cabe. Punto. Lo siento, no cabe. Luego se ha hecho alguna serie de televisión con cinco o seis capítulos de una hora, y eso ya funciona. Ah, aparte que David Lynch tiene como actor fetiche a Kyle MacLachlan, que no puede ser el muad’dib, porque ¡el muad’dib ha de ser delgadísimo!  Pero en cambio, el que hubiese quedado perfecto era  Max Von Sydow. Si llegan a hacer la versión de Jodorowski, hubiese quedado seguramente como película de culto para los cuatro chorras de siempre, y uno lo que quiere es que estas producciones lleguen también al gran público.

Sin dejar la space opera, ¿qué serie o película es su favorita: Star Wars, Vorkosigan…?

En cine y televisión mi favorita sin duda es Babylon 5. Michael Straczynski consigue mantener una historia en cada episodio; y además hay un hilo común que consigue mantenerse durante las cinco temporadas, que es el enfrentamiento con las sombras y el problema político en la Tierra . En ese sentido también me gusta Star Trek, especialmente La nueva generación que cuenta con una nueva tripulación y una nueva nave Enterprise y un arco argumental más complejo que la serie clásica. Star Trek es una buena franquicia que ha dado para mucho. Para mí Star Wars son solo las primeras películas; ahora Lucas riza el rizo. Imaginaos al espécimen aquel de las orejas en la nueva versión en 3D, debe de ser horroroso. La historia de la primera trilogía de Star Wars es muy divertida y está llena de anécdotas. George Lucas venía de hacer THX-1138, una película que fue un fracaso, pero consiguió convencer a Universal para hacer una película de aventuras. El proyecto generó muchos ingresos y Universal convención a Lucas para que preparase la continuación, pero él no tenía ni la más remota idea de cómo hacerlo. Así que se fue a ver a Leigh Brackett, que era autora de novelas de ciencia ficción y guionista de cine (Río Bravo, de Howard Hawks, por ejemplo). Lucas le pasó la primera película. Y parece que ella le dijo “como no hagas que el malo sea el padre del bueno no sé qué se puede hacer”.  Y eso es lo que aparece a partir de la segunda película. Lo cierto es que, al ver la primera película, antes de las remasterizaciones y detalles que le han añadido, nadie soñó (ni Lucas…) ni por lo más remoto que Darth Vader pudiera ser el padre de Luke Skywalker, pero ni de coña. Si recordáis, la primera peli termina con que se ha acabado con los malos, se ha destruido la Estrella de la Muerte, la princesa Leia está contenta, los nombra caballeros… y se cierra. Es una peli de aventuras cerrada.

Beroy se está encargando de realizar en comic la saga de Vorkosigan de Lois McMaster Bujold

En todas las entrevistas le suelen preguntar por sus novelas favoritas o indispensables, a nosotros nos gustaría saber cuál es el relato o novela del premio UPC de ciencia ficción que más le haya gustado. ¿Está a nivel de los grandes relatos de escritores anglosajones?

Ahora me cuesta recordar… había uno de Cesar Mallorquí muy majo, en que había que buscar tres determinados sellos de Franco y tenía que ver con la Guerra Civil; me pareció un juego de paradoja temporal muy bien construido. La más famosa que ha ganado este certamen fue Siete vistas sobre la garganta Olduvai de Mike Resnick justo antes de ganar el premio Hugo y el premio Nébula al año siguiente. Hubo un relato muy curioso que se publicó el segundo año, ¿Quién quiere el Pangloss?, de Antoni Olivé que es un catedrático de aquí, de la UPC; me hizo mucha gracia porque reflejaba un departamento, el nuestro, en donde, en una Cataluña del 2050 en que se empleaban el catalán, el castellano y el inglés, se hablaba de construir un aparato, que es el Pangloss, que traducía simultáneamente a distintas lenguas. Olivé lo escribió en 1992, y se daba cuenta de que en un futuro cercano en la politécnica convivirían lenguas como catalán, castellano, inglés, árabe y dentro de poco chino. Estaba muy bien porque la historia trataba de como un técnico desarrolla un aparato que puede resolver un problema social, pero acaba generando muchos más problemas sociales. De hecho el Premio UPC es el único premio en Espeña al que se puede mandar el original en castellano, catalán, francés o inglés. Incluso me han pedido que se añada gallego, euskera, italiano y alemán.  Si me encuentran un jurado que pueda leer los ocho idiomas, por mi no hay inconveniente. Y ha habido quejas y las comprendo, pero… Pero la cosa es así: catalán y español porque estamos aquí, en Cataluña, francés porque son nuestros vecinos y la cultura catalana está cerca, e inglés porque es la lengua franca en el mundo universitario.

En uno de sus ensayos comenta que la ciencia ficción es definida por muchos especialistas como la literatura de ficción que los editores denominan como ciencia ficción.

Eso es una boutade de Norman Spinrad. Los editores publican con la etiqueta de ciencia ficción, cosa que se está dejando de hacer, porque esa etiqueta por un lado te garantiza un mínimo de ventas, pero por otro también te pone un tope, porque hay una serie de personas que no va a leer nunca ciencia ficción.

En España, por ejemplo, Rosa Montero ha escrito una fantástica novela, Lágrimas en la lluvia, que también se ha llevado al cómic y que se desarrolla en un futuro cercano inspirado en Balde Runner. Sin embargo, no se ha promocionado como ciencia ficción. ¿A qué se debe esta política de marketing tan diferente a la de los países de lengua inglesa?

No les gusta esa imagen porque para ellos es reductiva. La ciencia ficción tiene mala imagen, y desde que Hollywood la trata, peor. Incluso en cine hay cosas maravillosas, como Gattaca o In time. Andrew Niccol como guionista y director de cine que, por cierto, se asemeja  a Leo como guionista y dibujante de cómic. Aparece, te hace una maravilla como Aldebarán y dices: “Madre de Dios, ¿de dónde ha salido este tío?”. Niccol aparece, sin que lo conozca nadie, y te hace Gattaca y luego In time, que es la crítica más feroz al capitalismo que yo haya visto en mi vida.

Sin embargo, la fantasía si funciona en el mercado editorial como tal. ¿A qué es debido?

La fantasía tiene éxito y ese es otro mundo. Nació dentro del mundo de la ciencia ficción como con novelas como la saga Darkover de Marion Zimmer Bradley, y acabó creciendo allí, pero se independizó porque tiene más mercado. Hace un tiempo se hablaba de la muerte de la ciencia ficción, y creo que esa muerte se está dando por dilución. Hay una cosa muy importante: la ciencia ficción ya tiene miedo de ocuparse del futuro lejano, porque si miras cómo era la vida hace 30 años y la comparas con cómo es ahora, ¿quién se atreve a decir cómo será en el 2050? El que lo intente tiene muchas posibilidades de equivocarse. Por ello se intenta ir a cosas más cercanas, y eso quiere decir thrillers biotecnológicos, thrillers ciberpunk con informática, thrillers sobre nanotecnología… ese tipo de cosas. Esto resulta cercano, por lo que la vida cotidiana que refleja es muy parecida todavía a la que tenemos. Los mundos extraterrestres ya entran en un ámbito de fantasía, que generalmente suele estar lleno de magia. A mí lo que me preocupa es que ahora usan el vampirismo y los hombres-lobo para consumo de adolescentes enamorados. Se está diluyendo. La televisión pone habitualmente contenidos de ciencia-ficción, ahora mismo hay tres o cuatro series en curso. Se ha convertido en algo normal, pero yo soy de una época en la que la ciencia ficción era una cosa rara que solo leía gente rara. Ahora se ha convertido en algo más cotidiano, lo que hace que sea más fácil quitarle la etiqueta, porque la gente acepta esos contenidos. En cambio no aceptarían algo como Fundación, porque ya se trata de un futuro muy lejano.

¿Aún se pueden leer los clásicos como Arthur C. Clarke o Asimov?

Yo creo que sí. Clarke es bastante plano, y Asimov es legible. No vas a encontrar en su lectura metáforas o la capacidad literaria de Dan Simmons, Neal Stephenson,  Orson Scott Card o Connie Willis pero son autores que narran una historia, en la que pasan cosas, y hay una inteligencia detrás. Ir más atrás ya cuesta bastante. Leer a Rice Borroughs, por ejemplo, es un poco pesado. O leer a Wells, que es durísimo. Me gusta releer a Verne, quizá porque me lo sé de memoria de cuando tenía nueve años, pero coges La máquina del tiempo de Wells y cuesta mucho trabajo, porque es como se escribía hace 100  años. Ese es uno de los problemas que tiene la ciencia ficción catalana; está La piel fría de Albert Sánchez-Piñol, por ejemplo. Está escrita al estilo de como escribía Wells, como se hacía hace un centenar de años. Está muy claro que este señor no ha leído la ciencia ficción del siglo XX. Viene del mundo de la literatura en general (mainstream) y escribe una obra con las técnicas de escritura del siglo XIX, y ha llovido ya mucho. Entre medias tienes, por ejemplo, cosas como Una galaxia llamada Roma, o textos de Theodore Sturgeon que són del mundillo de la CF, pero esta gente de ahora no conoce la historia del género, y escribe como si no hubiera ocurrido.

¿Qué final le resultó más sorprendente, el de Ubik o el de Los propios dioses?

Hace mucho que las leí y no recuerdo los finales en particular, pero sí la idea general. Los propios dioses es aquella novela en la que Asimov, bromeando, dice que hay sexo explícito; y Ubik es el epítome de lo más clásico de Philip K. Dick. No sabes hasta qué punto está hecha desde una mente racional o desde una mente tocada por el trauma de la muerte de su hermana gemela el día de su nacimiento o por el abuso de drogas. Ubik es el gran ejemplo de ese irracionalismo real, por decirlo de algún modo, y en ese sentido cualquier final es posible.

La ciencia contemporánea ofrece retos altamente ficcionables. ¿Cuáles son los más relevantes que, por su influencia en el desarrollo humano, podrían tratar? ¿Quizá los neutrinos sumerlumínicos

Yo escribo en Byte, una revista de informática; y ya recordé allí que lo de los neutrinos era un preprint. Que había otro preprint de otro grupo que decía que era posible que  esos neutrinos hubieran ido más rápidos que la luz, pero que energéticamente no se notaba en nada. Seamos serios: es un preprint, no está demostrado, no está aceptado y parece que ya hay nuevos experimentos que invalidan los resultados. Demos tiempo al tiempo, en ciencia no se niega nada, sino que se está a verlas venir. Nos conformamos con certezas provisionales y no buscamos verdades absolutas. Pero como los neutrinos vayan más rápido que la luz no os podéis imaginar el follón que se nos monta. Es como preguntarse si algún día se podrá viajar más rápido que la luz. Pues tal vez. Pero el día que pueda hacerse, tendrá que revisarse tal cantidad de cosas de lo que sabemos de física que es un mal que no le deseo a nadie. Además, yo he estudiado ingeniería aeroespacial en Italia y he estado mucho tiempo allí, y este experimento era del CERN pero hecho y llevado por italianos… pues, con perdón, pero son italianos, tú. Económicamente están peor que nosotros y ya tienen la prima de riesgo más baja que nosotros. ¡Engañan a cualquiera! Son cojonudos en eso. Aunque yo siempre digo que cuando me pierda y no me encontréis me podréis buscar en Italia o en algún lugar perdido de Inglaterra. Me gusta Italia y los italianos. Y en cuanto a Inglaterra tal vez ahora ya no lo diría, porque desde la Thatcher  aquello se ha degradado mucho. Hay tíos, un gran divulgador científico como Paul Davies por ejemplo, que acabó yéndose a vivir a Australia porque no podía vivir en Inglaterra. ¡Por favor!

El ciberpunk ha hecho cosas, y habría que continuarlo, como Vernor Vinge en Al final del arco iris, un nuevo mundo virtual con inteligencia aumentada, interfaces de todo tipo, ropa vestible con informática, etc.. En mi opinión el campo de investigación más ficcionable sigue siendo la biotecnología: todo el tema de las neurociencias, qué ocurre con el cerebro humano, cómo ese complejo electroquímico es capaz de hacer funcionar un ser vivo. Sabemos cómo funciona el cuerpo de un ser vivo, pero no tenemos casi ni idea de cómo funciona el cerebro. Ahí hay un bonito campo de investigación, pero la complicación es que cae en seguida en problemas de tipo psicológico, y se presta a otro tipo de cuestiones. El día que la nanotecnología funcione (ahora funciona, pero muy poco) podremos tener sistemas de control de clima y sistemas farmacéuticos entre otro montón de cosas que pueden cambiar la vida de la gente.

¿Y el fin del mundo?

Soy de una generación que pasó toda la juventud con la espada de Damocles de la guerra fría y la amenaza nuclear sobre su cabeza, sabiendo que hay capacidad nuclear para destruir este planeta miles y miles de veces. Una de las sorpresas, que siempre comento a mis estudiantes, es que llevamos más de 65 años en estas circunstancias y todavía no nos hemos hecho el harakiri. Es decir, que no somos tan idiotas. Nos quejamos mucho cuando Irak quiere tener la bomba atómica porque “no le toca”; pero es que los que se quejan son los únicos que la han lanzado contra población civil y, además, dos veces: el 6 y el 9 de agosto de 1945. Estos, los americanos, son los que dicen que aquellos, los iraníes, no tienen derecho. Es increíble, si alguien no tiene derecho a tener bombas nucleares son los EEUU, que sabemos fehacientemente que son capaces de usarlas. Yo he sido comisionado de sostenibilidad en la UPC, y ahora tenemos el problema de que nos hemos comido el mundo, sus recursos. Hay un gráfico terrible que muestra los recursos que tiene el planeta, que es lógicamente una línea plana, y otra que representa lo que vamos consumiendo; y entre 1986 y 1990 cruzamos la raya. Y esa fue responsabilidad de los 800 o 900 millones de personas que componemos Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y poco más. Ahora, cuando vengan a cosnumir como nosotros los 2500 millones de China e India será evidente que no hay planeta para tanto. Es un peligro que hasta los años 80 casi nadie vio como posible.

Esto también da de sí en la ciencia ficción, en el sentido de que aporta estos escenarios de cómo es posible, de cómo manejar este conflicto: con alta tecnología o con la vuelta a la vida simple. Pero con 7000 millones de personas ese regreso a la vida simple es muy difícil.

John Bruner escribió dos grandes novelas, Todo sobre Zanzíbar y El rebaño ciego. Todo sobre Zanzíbar trataba básicamente sobre el exceso de población. La sostenibilidad va asociada a eso: más somos, más consumimos y más problema creamos. Yo no creo que por el problema de la sostenibilidad el mundo se acabe. Cambiará. Los ecologistas de la casa me reñían porque yo decía: “Seamos serios. Lo del cambio climático y el calentamiento global es y no es grave”. Si le preguntas a un ruso te dirá: “Cojonudo, Siberia se podrá aprovechar porque será un vergel”. ¿A nosotros nos va a llegar la desertización? También. Pero el calentamiento global no acaba con el planeta, sino con la manera de vivir que tenemos ahora y con la geoestrategia política actual. A nivel de especie, esto no es tan grave. Lo grave era la guerra fría y la nuclear. Se hicieron unas cuantas películas: Teléfono rojo, La hora final, Punto límite cero, etc.; la idea era que cuando alguien tiraba la primera bomba atómica, aquello no se paraba nunca. Eso era una autodestrucción, y en 65 años no lo hemos hecho; es casi sorprendente.

Esto me lleva a otro argumento que considero interesante, y es que venimos de un tiempo de cierto pesimismo en el que sabemos que esto de los viajes espaciales y los tíos en pijama de Star Trekes optimismo ingenuo. ¿Cómo ve la salida de la paradoja de Fermi

Las dimensiones de la galaxia son las que son, si alguien hubiera enviado un mensaje de radio a esta zona hace 150 años nadie se hubiera enterado. ¿Qué conclusión habrían sacado los que lo hubieran enviado? Esa zona está vacía, ahí no hay nadie. Pero es que, ese mensaje ¿cómo llegaría? ¿Cómo se entendería? Hay una trilogía de ciencia ficción que se llama La desunión del trigono, que es muy buena pero es intraducible, porque trata precisamente sobre un mensaje de una civilización extraña que llega y se traduce. hacer versión española es casi imposible ya que todo el mensaje está en inglés, por lo que volver a construir todo aquello en castellano es un trabajo dificil.

El planteamiento de El efecto práctica de David Brin es de lo más sugestivo, un mundo donde la entropía se reduce con el tiempo. ¿Cuál es para usted el marco de ficción más sorprendente a la vez que riguroso tratado en una novela de ciencia ficción?

Esa es muy buena, porque toma uno de los principios esenciales de nuestro universo y le da la vuelta. Eso de que tú tienes un trozo de hierro y al ir golpeándolo se convierte en una espada de lujo, o que si llevas unos harapos durante mucho tiempo se convierte en un traje de diseño, es una idea atractiva. Hay una anécdota muy divertida con la edición española de esa novela porque la portada la hicieron Aguilera y Paco Roca, el de Arrugas, y en la portada aparecen ellos mismos dibujados. La idea de Los propios dioses me parece que está muy bien. Pero más que científicas, me suelen gustar ideas como la de Los desposeídos oLa puerta al país de las mujeres de Sheri S. Tepper que especula con la eliminación del machismo agresivo del planeta, hasta el punto que la llegaron a acusar de fascismo-feminista. Sheri S. Tepper trabajó durante más de 25 años en una agencia de planificación familiar estatal en Kansas y salió un poco mosqueada. La idea de la entropía me parece muy buena porque si algo conoce todo el mundo de las leyes de la física es la entropía, con el uso, las cosas se desgastan, y en la novela de Brin se hace una inversión clara de eso.

Una novela con una gran idea es Cronopaisaje de Gregory Benford. La escribe en 1980, y cuenta que en 1964 hay un doctorando haciendo unos experimentos que no le salen, y el doctorando parece ser el propio Benford. No le salen esos experimentos porque en 1996 se envía al pasado un mensaje con un haz de taquiones y ese haz de taquiones le perjudica las medidas. Lo divertido es ver cómo este tío no puede hacer la tesis doctoral en 1964 y su director de tesis le dice que acabe como sea porque se les acaba la financiación, y los científicos de 1996 siguen teniendo problemas para financiar su mensaje. Es un juego de paradoja temporal en torno al mundo de la ciencia, que a veces te hace explìcito con unos detalles sobre Kennedy, o de ese estilo. La idea es buena, pero como sucede en todas las novelas que ponen fecha, el 1996 descrito por Benford no se parece en nada al 1996 que vivimos. Se tratam según dice David Brin de ver la ciencia ficción como una profecía auto-preventiva, lo cual justificaría, en palabras de Brin, porque el 1984 que nos detalló Orwell nunca llegó porque nos avisó del peligro y lo corregimos.

Evolución de la USS Enterprise

Como ingeniero, ¿qué opinión le merece la física de Star Trek?

Hay varios libros sobre el tema. Se suele usar mucho desde que Lawrence M. Krauss hizo un libro sobre la física de Star Trek donde explicaba que el Transportador nació en realidad porque no había dinero para mostrar el aterrizaje de una nave. Hay algunos absurdos como el hecho de que haya una máquina para teletransportarse en el punto de partida pero no en el destino. Y aún es más difícil de justificar el tiempo que podría llevar esa teleportación. Lawrence M. Krauss calculó que transmitir esos datos a las velocidades de comunicación en la época de Star Trek, o incluso en nuestro tiempo, es cuatro veces la edad del universo. ¡Pobre Capitán Kirk! A pesar de todo hay un elemento aún más sorprendente que los anteriormente mencionados en la saga de Star Trek: en cualquier lugar del universo al que llegan los protagonistas todo el mundo habla inglés.

Se dice que el género de la ciencia ficción es darwiniano porque apela a la adaptación humana tanto física como mental a los cambios. Desde este punto de vista, ¿se puede considerar un género casi filosófico?

Yo creo que lo es. Hay muchas definiciones, pero aquí en la Politécnica suelo usar la de Asimov: “Es la respuesta humana a los cambios en el nivel de ciencia y tecnología”. Lo cual da por supuesto que habrá cambios en los niveles de ciencia y tecnología, y que estos cambiarán la vida de los humanos. Eso es lo que hace la ciencia ficción: tener en cuenta todo eso e intentar ver cómo viviremos en condiciones distintas. Esa idea se puede extrapolar mucho más, olvidarse de los cambios de la ciencia y la tecnología, e imaginar directamente condiciones distintas. Hay gente que se ha inventado civilizaciones del Pleistoceno para defenderse de algo que pasa en el futuro. Tiene que ver con la ciencia y la tecnología en esa idea original, aunque luego puede cambiar.

En un artículo del año 2005  expresó usted la convicción de que el estudio de la literatura de ciencia ficción, tanto en los institutos como en las universidades, puede contribuir al acercamiento de lo que nunca debió separarse, esto es, las ciencias y las humanidades. ¿Podría explicar un poco más esta idea?

Ese es el argumento con el que “vendí” la ciencia ficción en la Politécnica. Normalmente tú lees ciencia ficción y te gusta, pero no te atreves a decirlo. A mí me pasó. Yo empecé leyendo ciencia ficción en mi adolescencia y, al llegar a la universidad, comencé a leer el Ulises de Joyce, El hombre sin atributos de Robert Musil, En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, hasta que piensas que todo eso está muy bien, pero ¿por qué no puedo decir que me gusta la ciencia ficción?  Cuando dejé la empresa privada y vine aquí le transmití esta idea al rector. El argumento era que estamos en un lugar de formación de técnicos: ingenieros, arquitectos, informáticos, etc.. Tal como va el mundo, y como dijo C. P. Snow en la célebre conferencia de Las dos culturas en 1959, es un mundo de ciencias separado de un mundo de letras. La historia de la humanidad suele tener como gurús a personajes de letras porque la ciencia moderna tiene sólo dos o tres siglos. La ciencia moderna es Bacon, Galileo y Newton en el siglo XVII. La manera de acercar a los de ciencias al mundo de la cultura de los otros es a través de algo que mezcle las dos cosas, y le “vendí” el tema de la ciencia ficción. Esto fue en 1991, curiosamente el día que empezó la primera guerra del Golfo, y coincidió con que estábamos yendo a Estados Unidos. El sistema de bibliotecas que usamos la Politécnica, la Autónoma, la Diputación de Barcelona y la Pompeu Fabra lo compramos al sistema de bibliotecas de la Politécnica de Virginia. Y fuimos allá porque nos tenían que enseñar nuevas versiones. El técnico que nos la enseñó dijo: “Voy a haceros una demostración de cosas que hacen nuestros estudiantes. Vamos a buscar novelas de ciencia ficción de Paul Anderson que estén en la biblioteca”. Yo aproveché y le dije a Ferraté “¿Ves como la ciencia ficción es seria, como está en las universidades?”. Luego ocurrió que, mientras volvíamos a Nueva York en tren, yo iba leyendo una novela de Michael Flint que se llama En el país de los ciegos, donde se imagina que cuando Babbage diseña su ordenador en el siglo XIX una sociedad secreta lo consigue fabricar y desde entonces controlan el devenir del mundo. Entonces le dije al Rector: “Tú, cuando estudiabas en Inglaterra y tenías 20 años ¿a quién leías? ¿A que leías a Arthur Clarke y Asimov? Pues esto es lo que va a leer nuestra gente. Hemos de meter la ciencia ficción en la Politécnica”. Y ahí creamos el concurso de ciencia ficción, la asociación de ciencia ficción de la Politécnica y la sección de libros de ciencia ficción de la biblioteca, que hoy tiene 6000 ejemplares.

¿Cómo explica que esto no haya ocurrido más?

Porque en España hay que trabajar duro para lanzar algo así. En España, la ciencia ficción no es excesivamente cultivada por científicos e ingenieros o, si lo es, lo es a escondidas, no lo dicen, al contrario que ocurre en EEUU o Inglaterra. Desde esa época me estoy dedicando a hacer divulgación científica usando ciencia ficción. Eso tiene también otros problemas, pues la divulgación científica no está muy bien vista en este país. Sólo hay que fijarse en que un jurista como Eduard Punset tenga fama de divulgador científico; y últimamente está hablando sobre todo de la psique, de ser feliz… ¿Y eso qué tiene que ver con la ciencia? ¡Si todavía alguién discute si la psicología es ciencia! No lo sé. Las ciencias “blandas” como la sociología, la psicología, la antropología, la historia… son las únicas disciplinas en cuyas carreras hay una asignatura llamada “Metodología de las ciencias sociales” o equivalentes. Quieren saber hasta qué punto son ciencias. En física eso no sucede, pues no tienen ninguna duda de que son ciencia, aunque yo no creo que el hecho de usar fórumlas automáticamente califique como “ciencia” lo que se está haciendo…

En sus libros ha definido usted la ciencia ficción como una “literatura de ideas” frente a otra literatura más estética, esto es, más preocupada de la forma y, según los cánones, de mayor calidad. ¿Es esta división necesaria, más allá de un academicismo en ocasiones impostado?  Y, sobre todo, ¿sigue siendo real?

Creo que ya ha cambiado. La revolución de la new wave que llevaron gente como Judith Merril ha funcionado, y a partir de los 70 y 80 ha habido una mayor preocupación por el contenido literario. Hay muy poca gente que escriba literatura mainstream que pueda estar hoy en día al nivel de autores como Connie Willis, Dan Simmons o Neal Stephenson. Y no es que escriban una novela y se agoten en ella, sino que hacen, y hacen, y hacen. Tienen un oficio.

Su Guía de lectura, publicada en la colección Nova en 1990, realiza un recorrido exhaustivo por el género, desde sus orígenes anglosajones hasta los autores españoles actuales. ¿Qué nombres, títulos o datos añadiría hoy?

Para mí los que han aparecido nuevos con fuerza son los mencionados arriba, Dan Simmons, Connie Willis, Neal Stephenson. Orson Scott Card me gusta por la capacidad de novelar que tiene, aunque a veces se repite bastante; pero es muy bueno para iniciar en la ciencia ficción a adolescentes. Lo que pasa es que predica demasiado, es obispo mormón y se nota. También me gusta mucho Sheri S. Tepper. Últimamente me gustan las mujeres que intentan hablar de sociedades distintas y de maneras distintas de funcionar en sociedad. Luego está Ken MacLeod, un señor izquierdoso de Gran Bretaña. Tiene una novela genial en la que empieza preguntando ¿te acuerdas del día que murió Stalin? Todo el mundo sabe qué día murió Kennedy, pero nadie suele saber qué día murió Stalin. Solo con eso ya te está diciendo que el mundo ha sido distinto. Charles Stross me gusta, aunque este autor pone sus libros gratis en la web, y por eso los editores de aquí no quieren publicarlo. Y es que hoy en día ya hay en España muchos lectores de ciencia ficción pueden leer directamente en inglés.

Hace tiempo que la universidad americana asumió las ventajas de enseñar e investigar sobre ciencia ficción, y hoy día ya se ha convertido en una especialidad de prestigio. ¿Cuál es la situación en la universidad española?

Hace poco estuve en la Autónoma de Madrid donde un filósofo montaba un encuentro sobre los viajes en el tiempo y daba el punto de vista de la filosofía, la ciencia y la ciencia ficción. Hace 20 años a nadie se le hubiera ocurrido que una facultad de filosofía pudiera organizar algo de ese tipo. Es decir, se van haciendo cosas. La temática de la ciencia ficción está entrando en la mentalidad de la gente.

La sociedad se está interesando cada vez más por la ciencia y la tecnología

Llevamos 20 o 30 años en los que los cambios de la ciencia y la tecnología han cambiado muchísimo la vida de la gente. Hay un paleontólogo catalán, Eudald Carbonell, que plantea que los descubrimientos tecnológicos tardan un tiempo en extenderse a toda la sociedad. El fuego tardó miles de años en hacerlo y en usarse en todo el planeta. Pero es que el teléfono móvil ha tardado menos de cinco años. La velocidad de cambio en que la novedad tecnológica aparece está siendo vertiginosa… ¿quién se acuerda de cuando se escribían cartas? Es curioso, porque primero se escribían cartas y se dejó de hacer porque se inventó el teléfono. Y luego se ha vuelto a escribir, pero ahora escribimos e-mails.

¿Cómo se relaciona  en su vida la docencia universitaria, la investigación científica y su labor en torno a la ciencia ficción?

De todas estas cosas lo que más me interesa es la docencia. Entiendo que la buena docencia tiene menos que ver con los contenidos que con la actitud. Hay que promover la curiosidad. Organizo clases, por ejemplo, en las que vemos un documental y luego lo discutimos durante una hora; o propongo temas, mis alumnos los preparan y los exponen en clase, y yo se los discuto. Hago investigación, pero de las cosas que me interesan. Estoy un poco fuera de los cánones. Me metí, por ejemplo, en temas de sostenibilidad ya en 1995. Y académicamente esto no te lo reconoce nadie. Estoy en un departamento que se llama “Ingeniería de servicios y sistemas de información” y a nivel curricular en este departamento no me cuentan mucho los artículos sobre sostenibilidad o el que acabo de publicar en Science Communication, con un profesor de la Autónoma y dos investigadores de una universidad Noruega, sobre la ética de la mejora del cuerpo humano con la tecnología, usando la ciencia ficción como referente. Incluye, por ejemplo, toda la cuestión de la cosmética que hay en la película Brazil, una divertida distopía de 1984 que dirigió Terry Gilliam. Lo sigo haciendo. Tengo una edad, tengo un prestigio, he pagado mis peajes haceindo gestión como vicedecano y vicerrector las veces que me lo han pedido. Me dedico a la docencia y cada vez me interesa más la divulgación científica, que es un poco la docencia para la gente que no la espera. Por ejemplo, lo que estoy haciendo con la gente mayor se podría pensar que es algo inútil, pero yo creo que no. Algunos preguntan cómo puedo hablar de sostenibilidad a un anciano cuando no va afectar a su vida. Pero es que sí afecta a la vida de sus nietos y con eso tienes toda su atención, porque sus nietos les interesan mucho más que ellos mismos.

Con respecto a las redes sociales, ¿se adapta?

No suelo usar redes sociales. Conozco todos los problemas de seguridad que tiene Facebook y cómo se usa para controlar a la gente. Mi problema con  Twitter es que 140 caracteres no me bastan, no puedo hacerlo, soy incapaz, soy un “rollista”. Uso poco las redes sociales, aunque estoy metido en algunas para ver de qué van. Sí uso mucho el correo electrónico, Internet, lectores de libros electrónicos. Por ejemplo, en la facultad de Informàtica las tesis no las hacemos , sino en pdf, y si un profesor se queja le dejamos un lector durante dos semanas, y ya está.

Si todo avance tecnológico se produce a costa de algo, es decir, conlleva una pérdida, ¿qué avance cree  que hubiera sido mejor no haber conocido?

No lo sé, es difícil, pero es que yo soy un tío muy raro. Considero, por ejemplo, que uno de los mejores avances es la lavadora. Los hombres hablamos siempre del teléfono móvil, del coche o del avión, pero la lavadora es algo básico. ¿Tú sabes las horas que ahorra? Y si además tienes lavadora y secadora ya es el colmo. Avances buenos hay muchos. En cuanto a los malos, todo lo que sea investigación militar. Lo que pasa es que toda la investigación militar acaba teniendo utilidad práctica. El primer ordenador, por ejemplo, se hizo, pagado por el laboratorio de investigación balística del ejército americano, para calcular trayectorias de obuses durante la Segunda Guerra Mundial. Soy de los que creo que hay que ser conscientes de para qué tenemos las cosas y qué queremos usar.

¿No le parece que la famosa frase de Clarke: “Toda la tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia” ya es una realidad para el común de los mortales?

Te voy a dar un ejemplo. Ahora controlamos los televisores con un mando, pero se podría hacer con la voz. El día que esto funcione, como palabra para encender la televisión de casa voy a poner “Abracadabra”. Porque la mayoría de la gente aprieta un botón y no tiene idea de lo que está pasando ahí dentro. La gente usa la tecnología como magia, porque no entiende los fundamentos de la misma. Acostumbro a usar esta frase de Clarke con los chavales. Y no con extraterrestres. Imaginemos que tenemos una máquina del tiempo y traemos a un señor de hace 2000 años, de la época de Julio César. Y a esta persona le enseñamos un coche, un avión, un teléfono, una lavadora, etc. En realidad, no puede entender cómo funcionan. Los verá funcionar y dirá que funcionan por magia. Pues el 90% de la gente, cuando aprieta un botón de un aparato tecnológico tampoco sabe qué está ocurriendo, por lo tanto dice: “Magia”. Bueno, no dice “magia” porque sabe que es tecnología, pero tiene la misma reacción que con la magia. Y cuando la magia no funciona, como cuando aparece la pantalla azul de Windows, no sabe qué hacer, ha fallado la magia.