Manuel Jabois: Ni hablar del peluquín

El debate sobre el estado de la nación siempre fue un soniquete de bar que se escucha de fondo con la partida del dominó o el café a media tarde de las chonis. De un tiempo a esta parte el ruido parece que viene de más lejos, como si el Congreso se estuviese desplazando hacia Marruecos. A veces siento pena […]