Un hombre lee en Sarajevo

Sabed, oh, amados, que el hombre no fue creado en broma o al azar, sino maravillosamente y para un gran fin. A pesar de no perdurar, vive para siempre; y aunque su cuerpo es malo y terrenal, su espíritu es excelso y divino.  Ante la prueba de la abstinencia, purgado de las pasiones carnales, alcanza lo más alto, y en […]