¡Vuelve OFFF Sevilla! Un festival para mentes inquietas de todo el mundo

Imagen de una de las obras de Leon Studio

Jot Down para OFFF Sevilla

Por cuarto año consecutivo, Sevilla se convierte en el punto de encuentro de la escena creativa internacional con la celebración del Festival OFFF Sevilla. Tras haberse celebrado durante el año 2020 la única edición online del circuito OFFF, el Festival Internacional de Creatividad, Diseño y Cultura Digital de referencia mundial apuesta por la presencia física y el «networking» en 2021. La cita tendrá lugar del 21 al 23 de octubre en El Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla FIBES II, uno de los entornos más vanguardistas de la ciudad, ideal para propiciar el encuentro entre todos los agentes de la comunidad OFFF: público -formado por profesionales, artistas, creativos y jóvenes aspirantes-, artistas y creativos de prestigio internacional.

Participarán una treintena de autores, entre los que se encuentran leyendas del diseño gráfico y la comunicación, innovadores de la imagen en movimiento, desarrolladores de la estética web más experimental, diseñadores de sonido y músicos, exploradores de la interacción avanzada, pensadores, artistas del software… En definitiva, algunas de las mentes más innovadoras y creativas que hacen avanzar la cultura post-digital se darán cita en Sevilla dispuestas a compartir sus procesos de trabajo y mostrar la potencia y el talento de la nueva industria creativa a través de charlas, talleres, exposiciones, ponencias y «showcases».

«más poesía, por favor» de Soon in Tokyo

Más allá de la creatividad

Las miradas arriesgadas y la creatividad como motor de cambio, es el eje temático sobre el que se articulan muchas de las propuestas que participarán en OFFF Sevilla. Un ejemplo es el trabajo de estudios como KesselsKramer (Ámsterdam, Londres, Los Ángeles) y sus campañas multiculturales para Arte Tv o el trabajo de los catalanes Soon in Tokyo (impartirán un taller sobre proyectos colaborativos) y  Folch Studio que aprovechan el altavoz que le dan marcas internacionales como H&M, Adidas, Microsoft, Vans… para lanzar potentes mensajes. Desde el panorama internacional, las agencias B-reel (Los Ángeles, Nueva York, Barcelona, Estocolmo) y los creativos Studio Yukiko (Berlín) ahondan en la idea de cómo la publicidad,  la comunicación de marca y el diseño deben ir más allá y comprometerse con el contexto y la sociedad en la que viven.

OFFF Sevilla busca aliarse con mentes inquietas e impactar en un público con ganas de descubrir. Por eso, entre los invitados encontramos creadores con un sello muy personal, como la diseñadora Marie Boulanger (Londres) que ha transformado la tipografía en una herramienta de comunicación feminista; el proyecto en Instagram del diseñador Alejandro Korea (Huelva): «Habla tu andaluz» o las propuestas a medio camino entre el diseño regenerativo, el arte,  el big data y la inteligencia artificial del estudio Field.system (Londres), uno de los platos fuertes de esta edición. Otros invitados como Jean Paul Frenay (Bruselas), Leon Studio (Cádiz), los ingleses Found Studio –quienes darán un taller sobre cómo pensar en lo digital partiendo de lo físico– o Héctor Ayuso (Barcelona), traerán hasta Sevilla su innovadora manera de entender las narrativas audiovisuales, las nuevas vías y posibilidades de este campo.

Imagen de uno de los trabajos de Field.system (Londres)

El torrente femenino

Desde el perfil más artístico al más innovador, OFFF Sevilla ha invitado a algunas de las mujeres más potentes de las industrias creativas de todo el globo a formar parte de su comunidad. Vera-Maria Glahn es la mujer que nos contará la visionaria propuesta de su agencia Field.system (Londres). La alemana Sarah Illenberger (Berlín), una de las diseñadoras más demandadas por las grandes marcas (Hermès, COS, Nike o Smart) capaz de convertir en arte lo cotidiano. Las maravillosas ilustraciones de Petra Eriksson (Barcelona) o Mercedes de Bellard  (Jaén-Vitoria-Gasteiz) que además dará un taller sobre retratos.

Además, OFFF Sevilla será sede del encuentro Ladies, Wine and Design, una iniciativa global sin ánimo de lucro, fundada en 2015 y presente 280 ciudades de todo el mundo, que en esta ocasión será comisariado por la diseñadora onubense Granada Barrero. En esta conversación entre mujeres para hablar sobre creatividad, diseño, y la vida en general, participarán diseñadora editorial y tipográfica Ana Moliz, la premiada experta en creación de marca y diseño de producto Isabel Cabello, la ilustradora Ana Jarén, habitual en Washington Post, Vogue o Glamour; y la ganadora del Premio Nacional de Diseño 2019 Marisa Gallén de Gallén + ibáñez&Co.

OFFF Sevilla: punto de encuentros

Y la ilustración andaluza más internacional será protagonista en el encuentro Cháchara, organizado con la colaboración de la publicación especializada en diseño Macho Dominante y el apoyo de la compañía de dominios, hosting y servidores cloud cdmon. En este encuentro participarán Daniel Diosdado (Cádiz), cuya obra ocupa las cabeceras de medios como The New Yorker o The Wall Street Journal; y los ya nombrados Mercedes deBellard (Jaén-Vitoria-Gasteiz), y Alejandro Korea (Huelva, Sevilla).

Ilustración de Ana Jarén

La creatividad del Sur de Europa estará también presente en el ya tradicional AAD Meetup en colaboración con AAD-Asociación Andaluza de Diseñadores con la participación de tres de sus miembros: el almeriense Carlos Jiménez, autor de mobiliario para la firma sueca Enströms o la danesa Normann Copenhagen; la granadina Vanesa Aguilera, codesarrolladora del proyecto tipográfico Granada Tierra Soñada, ganador de un accésit en los premios nacionales Anuaria; y el gaditano Estoy A.u.gusto, cofundador del estudio La Boîte de diseño de «packaging» y «branding», galardonado en 2018 con el prestigioso premio Pentaward.

OFFF Sevilla también alojará el encuentro From Spain with Design, organizado por READ, la Red Española de Asociaciones de Diseño, que impulsa la creatividad y el diseño como ejes de desarrollo económico y social. Los malagueños Crema Studio y el reconocido diseñador catalán David Torrens dirigirán la conversación.

Pieza para Offf Sevilla de Las Ánimas

Cada año OFFF Sevilla encarga para su campaña de difusión un diseño que lo representa. En esta ocasión el estudio andaluz Las Ánimas, uno de los invitados al certamen, han creado la pieza que articula la campaña, dos esculturas de resina epoxi translúcida, que representan el logotipo de OFFF. Su interpretación está vinculada con el objeto arquitectónico, llegando a la creación de dos corpóreos que simbolizan la complejidad de establecer límites, en los que se mezcla la línea recta con la textura orgánica del material. Ambas estructuras podrán iluminarse para lanzar un mensaje de esperanza: que la vida sigue; una vida que para la comunidad OFFF es sinónimo de creatividad.

Rediseñar el mañana, pensar en el futuro

¿Cómo podemos desde el diseño afrontar los desafíos a los que se enfrenta el mundo actual?  El documental Rediseñando el mañana aborda desde diversas disciplinas cómo debemos diseñar el futuro para afrontar los desafíos ecológicos, demográficos y de convivencia a los que nos enfrentamos. Dirigido por el cineasta vasco Pedro Aguilera y producido por IKEA, cuenta con ocho personalidades internacionales de diferentes materias, que van desde la arquitectura al diseño, pasando por la filosofía o la educación. La obra cuenta con las reflexiones de Vicente Guallart, Stephanie Chaltiel, Gilles Lipovetsky, Cyrill Gutsch, Juhani Pallasmaa, Javier Goyeneche y Jeannette Skjelmose.

Podrá verse en el marco de Offf Sevilla en la jornada inaugural, jueves 21 de octubre a las 19h en Fibes II, siendo una actividad abierta al público y de entrada libre. Tras el visionado del documental, se celebrará un encuentro que contará con la presencia de diferentes personalidades como son el propio director del film Pedro Aguilera, la arquitecta e interiorista Stephanie Chaltiel, la pedagoga Mar Romera, el diseñador Carlos Jiménez y la Directora de Sostenibilidad de Ikea en España, Mónica Chao. El acto estará conducido y moderado por el arquitecto y creador Fran Pérez Román.

Ya están a la venta las entradas para OFFF SEVILLA 2021, con descuentos para la comunidad profesional y educativa, y para los ‘early birds’, a través de la web www.offfsevilla.com


Javier Gómez: La culpa no es del Islam; es de los adverbios

Tres libros conforman hoy lo esencial del pensamiento europeo: la Biblia, Harry Potter y el catálogo de Ikea. Y no solo en número de ejemplares. No es como en los tiempos de Voltaire, pero algo es algo: somos un continente de habitaciones diáfanas, líneas depuradas y papeleras impronunciables. Y pronto, un continente sin mujeres por obra y gracia de cierto Islam.

Viene esto a cuento porque el catálogo de Ikea aparece en Arabia Saudí sin fotos de féminas. Había mucho muslamen entre estanterías para las autoridades suníes. Ya es difícil percibir lascivia en un mamotreto que parece un manual de catequesis para familias rubias… o a lo mejor el problema era ese. Al final, la multinacional ha lamentado “no haber reaccionado a tiempo”, buena frase para salir del fango y seguir vendiendo somieres. Pero no retirará el catálogo sacro ni lo repondrá por uno completo, pornografía hogareña incluida. Por supuesto, es una cuestión de respeto a las creencias. O eso dicen las almas pías del buenismo, muchas de ellas en la izquierda.

Es mejor no enseñar demasiado, ni de las piernas ni de las manifestaciones, que diría Mayor Oreja. Las autoridades religiosas saudíes veían “demasiada piel femenina”. Siempre hay que desconfiar de los adverbios cuando escoltan a los principios morales. Seguramente, el que escribió lo de “demasiada” lleva a su mujer envuelta en celofán, salvo las manos (algunas, ni eso), y le deja una celosía de hilos en la capucha medieval. Piel femenina en su punto justo. Total, para epidermis ya rulan luego las putas rusas en Arabia Saudí y demás países del Golfo. Pero por supuesto, todo es cuestión de respeto.

Como el diario Le Monde, uno de esos vigías morales del buenismo. La semana pasada, tras el movidón por las caricaturas de Mahoma en Charlie Hebdo, un editorial preconizaba que reírse de Mahoma está bien, pero que “ahora” no era el momento porque no conviene verter “aceite sobre el fuego”. Qué cabrones, los adverbios. Mejor que la censura, la autocensura, hasta que a buena parte del mundo islámico se le bajen los humos. Europa, un continente sin mujeres ni libertad de expresión. Pero, por supuesto, todo dentro del máximo respeto.

Lo paradójico es que piden tolerancia quienes queman banderas, asesinan a embajadores, provocan disturbios y amenazan de muerte a tipos cuyas únicas armas son un lápiz, una goma y el sentido del humor. Y desde Europa se pide calma para no enfadarlos aún más: “Venga, bah, chicos, reíros del Rey y de Rajoy, de Terelu y de Cristiano Ronaldo, pero de Dios no, al menos un tiempecín”. Lo llaman prudencia cuando quieren decir miedo. Y por miedo puede que no terminen por quedarnos ni Ikeas ni Harry Potters. Biblias sí, porque los religiosos se entienden entre ellos. Poco tardó el Vaticano en cargar contra los dibujos daneses de Mahoma y sus reproducciones.

Yo, me perdonarán, echo en falta un poco de intransigencia frente a tanta tolerancia, respeto y buen rollo sacro. Intransigencia en defender lo que nos caracteriza. La libertad en esta sociedad para arrodillarse ante el Dios que a uno le plazca o de dibujarle haciéndose una paja, como Jesucristo en el último número de Charlie Hebdo. Porque el colmillo de la censura es goloso. Esta semana, en Irán ha vuelto a ser accesible Gmail, que estaba censurado desde el pasado 24 de septiembre. Los ayatolás no se levantaron con ganas de chatear, en realidad eran solo pruebas para afinar la red de control de YouTube, según ha reconocido el Ministerio de Telecomunicaciones, antítesis de sus equivalentes europeos: no busca fomentar las telecomunicaciones, sino controlarlas. Claro, que para ministros, el de Educación egipcio, del partido islamista Hermanos Musulmanes, que le espetó a una periodista en directo: “Espero que las preguntas no sean calientes como tú”. O el paquistaní que el otro día puso precio a la cabeza del director del corto cutre de Mahoma.

Al final, los regímenes políticos, más allá de arquitecturas históricas y políticas, se resumen en dos: aquellos en que uno puede decir lo que quiera y los que no. Estos últimos suelen invocar el respeto, incluso cuando no tiene que ver con la religión. Daniil Jarms era un escritor ruso bastante anárquico y divertido. Una especie de Ramón Gómez de la Serna de San Petersburgo. Miraba y escribía del régimen comunista con distancia e ironía, y ya se sabe que el sentido del humor no era el punto fuerte soviético. Acaba de editarse en España una recopilación de sus textos: Me llaman Capuchino [Automática Editorial]. Escribe sobre las purgas, en un texto llamado Incidentes: “En cierta ocasión, Orlov se dio un atracón de garbanzos molidos y se murió. Y Krylov, nada más enterarse, también se murió. Y Spiridónov se murió por su cuenta. Y la mujer de Spiridónov se cayó de un aparador y también se murió […] Si es que las buenas personas no saben ni por dónde se andan”. Jaarms también se murió, al poco de escribirlo, tras ser detenido por actividades antisoviéticas. No fue suficientemente respetuoso.