Academi Cools

Neil deGrasse Tyson. Foto cortesía de bigthing.com
Neil deGrasse Tyson. Photo: courtesy bigthing.com

(Spanish version)

O tempora, o mores! The academic world simply not what it used to be! One might almost think the end is nigh indeed. Maybe, Reader, you think I’m merely referring to the recent spate of politicians who were found to have plagiarized their doctoral theses (like the German ex Minister, Karl-Theodor Maria Nikolaus Johann Jacob Philipp Franz Joseph Sylvester Freiherr von und zu Guttenberg). No, sadly we’ve been introduced to all different kinds of “wannabe” pretenders to our select club, but they represent only the tip of the iceberg … and, besides, their precipitous downfalls warn others of the risks inherent in trying to join this sacred brotherhood. The problem is much worse, much bigger, with graver consequences! Shame, disgrace, derision, ridicule and mockery… One works with intensity for years to carve out a place in the Ivory Tower from which to teach (preferably to teach the kind of difficult and impractical subjects that few people understand). You publish (like a man possessed) in journals that take years to review your work, in a rigorous, ethical and painful (and —why not say it? —exclusive and lucrative) peer-review process. You attend a kaleidoscope of conferences where little by little you meet people like yourself, a group of superior, unique, special, superhero types who have come through the academy’s —and indeed the world’s —most important initiation: earning a doctorate. You follow all the rules to be accepted into that sacred brotherhood where only a few select may enter. For example this magical writing rule revealed to me by the co-director of my doctoral thesis: “In your academic papers adhere to the 2 B’s rule … Be Boring!”

Somehow, you get past a fear-inducing, archaic, indolent, and exasperatingly punctilious review panel. A thesis committee that seeks to justify each comma and period, to hack at the tree of meaning with countless objections and comments until finally —if God and the authorities permit it —they bestow upon you membership in the exclusive club of doctors! You then become the kind of person who —as the mother of Randy Pausch (a distinguished club member, may he rest in peace) said —“is a doctor, but not the kind that helps people.” Having come to that point and having crossed that threshold you feel a disturbance in the force; something invades you, making you feel that you are clearly a cut above the rest. In some countries you can even put “Doctor” on your passport!

And all that effort, sacrifice, pain —and even worse, shame! —just so that a few splitters, some unrepentant characters that we should expel from our glorious and exclusive community, become pop icons. No, I’m not referring to Mankiw explaining economics using Michael Jordan as an example; that was a permissible frivolité that never got too far… Now the problem is much worse. Now it seems the academic world is en vogue!

You’ve never read an academic paper? Obviously, Reader. You’re just a normal person. But now we are to believe that just about anyone has seen such a paper, has held one in his hands. First there was the launch of Google Scholar. That was the beginning of the end. No longer would you spend day and night thumbing through journal after journal (Reader’s Vernacular: academic magazine) for papers that might lead you to finding other papers that might be useful for building our unassailable, valuable, relevant and rigorous new knowledge, our essential contribution to science and humanity. Then Matt Might explains this process (which any good PhD would take pride in using at least 300 pages to describe … and a grad student even more) in an inglorious graphic that makes it comprehendible to the whole world, and not just the to the initiated! (Result: The problem is on the public agenda.)

Reader, understand me, this had been a club for the chosen, for super-humans who had decided to sacrifice themselves for the Good Of Humanity, pursuing the kind of prestige won through many hours of toilsome, arid study … study that doesn’t always serve said Humanity (nor anyone else) but that allow us to earn JCR’s (Reader’s Vernacular: publications in indexed journals of recognized prestige) and references (Reader’s Vernacular: when others talk about your work). And despite the fact that a few jealous people have tried to ridicule us on sites like the Ig Nobel Prize that assume our research that is not well understood by the public, or to imply that its value is not immediately evident, perhaps they only long to be deemed meritorious of publication in academic journals and recognition in the scientific community. I won’t even comment on organizations like the much older one that awards the Darwin Awards, and has even been the subject of a movie. Sadly, this effort is also mistaken and misguided when it comes to the urgency of and need for our work! Yet these new attempts to deride, ridicule and mock a few academic brothers-in-arms (that sacrificed their lives to the sacred duty of research and the creation of new knowledge) have never caused as much damage as the splitters I wish to discuss in this article.

These splitters are few, yes, but they are very dangerous. They only recently appeared on the horizon but they have been advancing —calmly and unhesitatingly —in their harassment and destruction, bent on drawing the curtain on thousands of years of honorable academic work … a crude demolition of what it took us so many years to build! Not even the Spanish Inquisition did as much damage as they are threatening. Alas, they have come to hearken a new dark medieval age in the creation of knowledge! These assembly line assassins of academic prestige, these explosives engineers of ivory towers … are “cool”! They show up on television, they have millions of social network followers, and they sell mass-marketed books in scores of languages and recommended by children to their parents. Yes, cool, but not only that … They are re-making the academic world into a different place (much worse of course, Reader) where normal people can understand what academics explain; they no longer express themselves so that only a few privileged initiates can dare speak knowledgably to the human, divine and academic elements of their arguments. These splitters have opened Pandora’s box and discovered her secrets; they have introduced the invention of fire to the human animal! The Spanish Nobel Prize winner Ortega y Gasset used a foolproof filter: he always made his assistant read his articles before publishing them. If they were understood he would solemnly intone, “Let us obscure it!” Today these dangerous specimens dishonor Ortega y Gasset’s memory.

As for me, I come to ignite the spark of rebellion —as Shakespeare’s Antony said to “Cry Havoc! And let slip the dogs of war!” —to unmask these scoundrels before the scientific community and confront them for the good of the academic world. We are few, a happy few, we Academic Band Of Brothers. Yea, He who joins me in this crusade will be my brother even if he has no doctorate, nor even a fistful of cited publications. He will be ministering to academics like the martyr Saint Hermione. To that end, Reader, we must familiarize ourselves with that which we confront:

Tim Harford in The Undercover Economist (the first and most dangerous example, I assure you) makes economics a discipline that “anyone can understand” (to borrow a phrase that loathsome publishers are wont to intone). He inaugurated his shameful methods in a column in the Financial Times. (After all, it’s one thing to occasionally publish in the popular press and quite another to do so regularly). J’accuse: To explain David Ricardo’s theories using Starbucks examples is an unacceptable affront considering the effort Ricardo put into his concepts of scarcity and value. Harford was but 32 when he wrote his book, which has “blown up” (as those same loathsome publishers might say). And yet he doesn’t exactly distinguish himself in his academic papers, thus adding more salt to our wounds.

Steven Levitt, in Freakonomics, analyzes whether sumo wrestlers cheat or why crack dealers live with their moms. Ahem, ahem. That he should write about topics like crime is seemingly acceptable —after all, he is a Chicago-based American economist. But things got out of hand with the cover of his first book: An apple sliced to reveal an orange inside (much like his “research,” seeming to suggest something clever but little more than that!) His study on the impact of abortions on crime rates was merely an attempt to smash the Giuliani “broken windows theory” and leave the mayor with a legacy of little more than that goofy face of his. Yes, Reader, there is a little bit of hope in the fact that Levitt still publishes academically, and maybe that will be his redemption… On the other hand, he is facing several plagiarism and defamation lawsuits that may end up allowing him to do more research on prison life.

Malcolm Gladwell, a journalist noted for his verbosity and his trademark afro. This Canadian of Jamaican origin (born on my birthday, it should be noted) is not an academic but merely passes for one, which is terrible to say the least. If such an … an un-credentialed layperson can be seen as learned we need to act quickly. He writes for the New Yorker, a magazine after which our humble publication is modeled, and yet it gives us a means to respond to such an affront! His five books have been bestsellers —for goodness sakes —Doesn’t that alone indicate clearly the need for prompt action? He talks about making ideas “go viral” in The Tipping Point, about intuition in Blink, about exceptional people in Outliers, and about the battle between the large and small in David and Goliath. His theory of how someone can become an expert in a field in just 10,000 hours is the basis of a differential notion of knowledge that is dependent on academic citations that have had little impact. His theory that children born in January have a greater chance of becoming great athletes led him to alter his family life so that his son would be born on the 31st of January (and that, dear Reader, is as far as I can read). Isn’t it clear that making this knowledge accessible to the larger public could be the very end of civilization as we know it? In spite of the fact that Gladwell’s “fields” are sociology and psychology … he’s a journalist! Journalist! Have I said that he’s a journalist? For the love of all that is holy…

Gladwell’s nemesis, who could been the blessed antidote, has instead turned out to be much worse. Jonah Berger dedicated his efforts and talent to disproving Gladwell, but in doing so he follows the same methodology. Sure, sure, he also publishes rigorously researched academic papers… But then out of his sleeve he pulls a book like Contagious! It’s a little PAMphlet wherein he utilizes easy-to-grasp examples to reveal the secrets for the wide distribution of ideas. Reader: Pierre Bourdieu changed the world with his concept of Social Capital just so that this … this … little boy with super-blond curly hair could come to us now and tell us that the key is “social currency” or triggers (for example a viral song called “Friday”, or a product named Mars that sells well when NASA undertakes a mission to the red planet). Emotions —like those evoked by a soap opera or a cry of “Save me!” —help an idea become public and well-known anywhere you look, a kind of nuclear technology; in the end he tells stories that make us fall flat on our asses … always in that same storytelling style that gurus everywhere use to sell themselves. He seemed like the real thing, but alas no.

Nate Silver and his blog about statistics, baseball, and the 2012 U.S. elections, where he correctly predicted the results in each state. Oh wonders never cease! When everyone else was saying that Obama had a chance of losing, Silver argued that Obama would win over 60% of the votes. And that wasn’t beginner’s luck either; in 2008 he also accurately predicted the results in each state (well, except one). But he’s not an academic, never was one, and is not even a PhD, spare me the Cum Laude. But with a barrage of statistics bearing down on a number-dumb public he’s cleverly raised his profile. Well, that and the movie Moneyball (starring Brad Pitt) about how a baseball performance rating system created by Silver (PECOTA) took one team to the highest heights of the American national pastime. Very nice.

Susana Martínez Conde, a neuroscientist who has dared to become a magician, to be accepted in the majority of magic clubs, and has written a popular book and appeared on the TV show “Redes” to demystify the tricks of magicians and of the mind. Yes, she’s a doctor! And she does publish papers and academic books. But, Reader, mustn’t we be sharper and more cunning in fighting these splitters of the People’s Knowledge Front, as the great John Cleese would say? Magic? Please! Now let’s be serious. Doves instead of guinea pigs, playing cards instead of letters, a mind of Jell-O wandering into magic clubs with a white wand. This is a blasphemy and we cannot permit that the People’s Front of Knowledge and its splitters deplete the rigor and seriousness of the Academy. Not even if they explain magic tricks in their books. Down with the People’s Knowledge Front! I mean the People’s Front of Knowledge! Splitters!

Daniel H. Pink, on attack against the psychological concept of carrots and sticks, explains in his research what really motivates us … Prepare yourselves, his books border on the hard-line self-help of Paulo Coelho. My, he’s even written a comic about how to find work! What happened to tenure and to the lifelong suffering of the research assistant? What will come of focusing on a highly specialized specific branch of research until death does you part? No, NO! My friends, we cannot permit this man to disembowel more papers to make more comics about behavior disciplines. Not him, nor the next guy…

Dan Ariely, who also “explores” what motivates us and why we lie, is much worse, for he expounds on the basis of his own research instead of using the work of a good and highly valued researcher. And now he’s making documentaries… through crowd funding via Kickstarter! As one Kickstarter reward he offers the opportunity to be personally absolved of the sin of lying by telephone. This is, I now see, the worst of the worst in front of us. Papers explained so my mother would understand them. Whatever shall we do at family dinners to keep our brothers-in-law from bothering us, if indeed we are to believe that anyone can understand a peer-reviewed abstract? It’s the end of family harmony! As much as understanding human behavior and its relationship to prices, magic tricks, lies, security system design, and (again) the reduction of crime can improve the world in many respects, maintaining the status quo at the family Christmas dinner should be the top priority, as anyone will tell you.

Yoram Bauman, the “Stand-Up Economist,” who tells jokes and analyzes “inflation in hell,” not to mention being one of the first to create comics to explain difficult (and oft-times bogus) economic theories. Do the authorities at his university know what he’s doing with his doctorate? A microeconomics comic seems like fun, a macroeconomic comic starts to worry you… But wait, there’s more! He makes inflation jokes! How will we get people to take us seriously when we talk about economics? How will we hide the errors in our prediction models if there’s one guy who correctly predicts the elections and another who ridicules the sacred formulas for inflation? No M1, nor M2, nor M3, what we should do is call MI5 to take over. If we were able to convince the whole world to award a prize to economists in Sweden and pretend it’s a Nobel like the others, then this should be a snap for the scientific-economist community… although in social sciences, well, you know…

Adam Shepard is an intruder, a little pipsqueak who —surely without knowing it —uses the (never much esteemed) “grounded theory” in pursuit of the American Dream. Reader, is it really an academic exercise to leave your parents house with 25 dollars and a year later have a house, a car and a job without telling anyone where you come from nor using your degree, thus demonstrating that it’s possible to have a good life even if you come from nothing? It’s one thing to used qualitative non-numeric research (as we all have). But not like that, you show-off man-of-the-world! Not in simple, understandable language, not with personal anecdotes, and certainly not experimenting on yourself. That hasn’t been kosher since Marie Curie. Watch the rest of us be expected to do the same thing now, tenure be damned. Shepard, young, foul-mouthed and with elementary research tools, with no doctorate and assuming little risk, should be on a list of those we need to watch closely. One never knows…

Neil deGrasse Tyson is a man capable of hobnobbing with the director of Titanic on the topic of some misplaced stars, of going on television and taking up the mantle of Carl Sagan on Cosmos, and of inventing the term “Manhattanhenge,” among other things. Amazing, right? Indeed, what can we expect from an academic who appears on television flying through the stars? Life is cruel: If he had continued with his wrestling career at 9 instead of studying the Bronx night sky we’d simply have a different host. And just when it seemed that the term “exposure” (or “divulgation,” deriving from vulgar) had died out along with Carl Sagan, this man who gestures more than any living man has taken up Sagan’s series. What do we expect from the man who has managed to get Pluto declassified as a planet? His long list of positions, books and research are the perfect front, … but not for us! We know his wicked intentions, and he’s on our list.

Sir Ken Robinson, education expert and author of numerous TED talks where he … tells jokes! Sir Ken, don’t you know “no pain no gain”? How can you propose to change the education system by telling old stories about ballerinas or encouraging everyone to be creative-types? Whatever happened to strict procedures in academic bureaucracy, to norms, to protocol, to step-by-step and review after review? Sir, how can we skip all that?

Hans Rosling, creator of bubble charts and colored boxes that explain overpopulation and the demographic future of the planet, who moreover has dared to liberate data … and the tools for anyone to analyze it! This is a man capable of raising the ire of the professors of the Karolinska Institutet (who award the Nobel, Reader) with his drawings on international economics and development. THIS grabs our attention? He even endears himself to us talking about his mother and the washing machine to explain how one generation was able to study and change the world. His mother. And the washing machine. No formulas, no statistics, no review of the literature, no academic references in APA formatting… What more reasons do we need? On his website www.gapminder.org anyone can get data or an app for processing it. Anyone! Data!! On a website! How is it possible that the noble art of searching for, obtaining, assessing, even (ahem) creatively organizing raw data has fallen so low as to be accessible to anyone who can press a button? On our list we categorize Rosling as very dangerous. Also, we suspect that the boxes he uses are from IKEA. ACR (Academic Coolness Readiness) Level 2, at least.

We shouldn’t leave out local dangers, like our dear own Spanish TV professor Gay de Liébana, who explains economics and corporate balance sheets with football metaphors (American Reader: soccer metaphors). He is camouflaged as a regular fan (of RCD Espanyol) and helms a very dangerous radio show where he invites young entrepreneurs to talk about the creation of their companies. His book España se escribe con E de endeudamiento [Spain is Spelled with the Same Letter as Indebtedness (In Spanish it is, Reader!)] seems like a microeconomic manual, but don’t fool yourselves; it’s full of football references, siestas, and many more easy-to-understand examples. In an obviously desperate attempt to not get caught, every now and then he throws in a corporate balance sheet with statistics, ratios, and his stimulatingly intricate lists of exquisitely specialized concepts. But he messes it all up with explanations that could be understood by my grandmother! Very dangerous and with high survival potential. He got through an interview with Jordi Évole, need I say more? We’ll leave him for last, because it will be complicated, but he is marked on our list, which neither forgets nor forgives.

And finally Isaac Asimov, who earned his doctorate in Biochemistry after teaching himself to read and write at age 4; he later lost himself in science fiction and published more than 500 books before his death in 1992. He is a writer of science fiction (fiction’s in the name), and his books show up on many shelves: astronomy, science, history, medicine … His name has been put on an asteroid, a school, and a crater on Mars, among other things. One of his favorite characters is Azazel, a little devil who he denigrates in every story for ignoring the value of rigor in decision-making… Ahem, these are stories that we haven’t read of course, but a friend told us. Although Asimov is no longer with us, we can’t forget him or the dreary impact he continues to have today.

If we don’t act soon there may be more like Asimov in the future. And more like the scoundrels listed above. Maybe you Reader think they stand accused of a crime they didn’t commit, that they are tellers of truths! If you’re having a problem comprehending the academic world and you happen upon them, maybe they help you understand it. Well, we simply shouldn’t allow that, for the good of humanity and of our tenure. Follow me on this hunt and capture these dangerous specimens, to save the future of the Ivory Tower! They are the “AcademiCools.”


Academicools

Neil deGrasse Tyson. Foto cortesía de bigthing.com
Neil deGrasse Tyson. Foto cortesía de bigthing.com

(English version)

O tempora, o mores. El mundo académico ya no es lo que era. De hecho uno podría pensar que el fin está cerca. Quizá piensen que lo digo porque algunos políticos copian en sus tesis doctorales. No, los intentos de entrar en nuestro selecto club por parte de wannabes [1] han sido muchos y variados, pero eso es solo la punta del iceberg, y las duras caídas que sufren avisan a otros del riesgo que corren en su intento de pertenecer a esta sagrada hermandad. El problema es mucho peor, más grande y de consecuencias aún peores. Vergüenza, oprobio, escarnio, mofa y befa. Uno trabaja duro durante años para poder tener su propia torre de marfil desde la que impartir cátedra, preferiblemente de temas tan específicos y de difícil aplicación práctica que poca gente más entiende. Publica como un poseso en revistas que tardan años en dar el visto bueno tras un riguroso, ético y doloroso proceso de revisión entre pares (y también, hay que decirlo, exclusivo y lucrativo negocio). Acude a congresos de todos los tipos y colores donde poco a poco descubre gente como él, un grupo de seres superiores, diferentes, especiales, aquellos que han pasado por el rito iniciático más importante del mundo en general y del entorno académico en particular: doctorarse.  Sigue todas las normas para ser aceptado en la sagrada hermandad donde solo unos pocos elegidos pueden entrar, como por ejemplo la mágica norma a seguir para escribir que me dio el codirector de mi tesis doctoral, «en tus documentos académicos cumple siempre la regla de las dos B… Be Boring!».

Supera un temible tribunal, arcaico, indolente, puntilloso hasta el extremo de la exasperación. Académico en fin. Un tribunal que matizará comas y puntos de tu tesis doctoral, atizará el árbol de los contenidos con infinitas pegas y comentarios, para finalmente, si Dios y la autoridad lo permite, concederte el acceso al exclusivo club de los «doctores». Ese tipo de gente que definía la madre de Randy Pausch, insigne miembro que en paz descanse, «es doctor, pero no de los que ayudan a las personas». Llegado este punto y cruzado este umbral uno siente una perturbación en la fuerza, un nuevo poder le invade haciéndole sentir claramente que está por encima de los demás, e incluso en algunos países del mundo puede poner en su pasaporte que es «Doctor».

Y todo este esfuerzo, sacrificio, dolor e incluso lo peor, vergüenza, para que vengan cuatro disidentes, personajillos irredentos, que deberían ser expulsados de nuestra gloriosa y exclusiva comunidad, y se conviertan en ídolos pop. No, no hablo de Mankiw explicando economía con ejemplos de Michael Jordan, eso fue una frivolité que permitimos y que no llegó a mayores. Ahora la cosa es mucho peor. ¡Ahora resulta que el mundo académico está de moda!

¿No ha leído usted nunca un paper (vulgo publicación académica)? Obvio. Usted es un ser normal. Pero ahora resulta que cualquiera los ha visto y tenido en sus manos. Primero fue la aparición de Google Scholar (o Google Académico en español, idioma que todo buen researcher sabe que está demodé cuando de lo académico se trata). El inicio del fin. Se terminó el buscar días y noches de journal en journal (vulgo revista académica) los papers (vulgo paper) académicos a partir de los cuales buscar otros papers académicos con los que construir nuestro inapelable, valioso, relevante y riguroso conocimiento para aportar a la humanidad. Pero claro, este proceso (que un doctor cualquiera que se precie necesitaría como mínimo trescientas páginas para describir, y un doctorando incluso muchas más), lo explica un tal Matt Might de este vergonzoso modo gráfico que facilita que todo el mundo, y no solo los iniciados, entiendan. Resultado: el problema está sobre la mesa.

Esto era un club para elegidos, seres más que humanos que habíamos decidido sacrificarnos por el bien de la humanidad haciendo crecer nuestro prestigio con horas y horas de áridos y sólidos estudios que no siempre servían a dicha humanidad (ni en realidad a nadie) pero que nos permitían conseguir JCRS (vulgo publicaciones indexadas en revistas de reconocido prestigio) y referencias (vulgo que hablen de nosotros). Y a pesar de que algunos envidiosos habían intentado ridiculizarnos con iniciativas como los Ig Nobel presuponiendo que porque una investigación no sea entendida por el gran público o no tenga valor claro y evidente no sea por ello valiosa para unos pocos elegidos en forma de publicaciones en revistas académicas (vulgo journals) y reconocimiento por la comunidad científica. No pienso ni comentar otras organizaciones como las que conceden los Premios Darwin, mucho más antiguos en su concepción, y que incluso son motivo de una película, igual de desacertados y desenfocados de lo urgente y lo necesario de nuestro trabajo. Sin embargo este nuevo intento de escarnio, mofa y befa de unos pocos hermanos de armas académicas que perdieron la vida por el sagrado deber de la investigación y la creación de nuevo conocimiento no ha causado nunca tanto daño como los disidentes a los que quiero referir en este artículo.

Son pocos, sí, pero muy peligrosos. Comenzaron no hace mucho pero han avanzado sin prisa pero sin pausa con su labor de acoso y derribo, camino del fin de miles de años de mundo académico. Destruyendo lo que tantos años nos costó conseguir. Ni la inquisición española hizo tanto daño como amenazan ellos, que anticipan una nueva época oscura y medieval en el mundo de la búsqueda y creación de conocimiento. Estos asesinos en serie del prestigio académico, estos barrenadores de torres de marfil… ¡son cool! (vulgo «molan»). Salen en televisión, tienen millones de seguidores en redes sociales, y venden libros de masas que son traducidos a múltiples idiomas o recomendados por los padres a sus hijos. Sí, molan, y no solo eso, además están convirtiendo el mundo académico en un lugar diferente, mucho peor por supuesto, donde la gente normal entiende las cosas que explican y no las exponen de modo que solo unos pocos iniciados privilegiados puedan hablar con conocimiento de causa sobre lo humano, lo divino y lo académico de sus argumentos. Han abierto la caja de Pandora y están descubriendo sus secretos, ¡¡han entregado el fuego a los humanos!! Ortega y Gasset utilizaba un filtro infalible; hacía leer siempre sus artículos a su asistente antes de publicarlos. Si había conseguido entenderlos repetía con solemnidad: «¡Oscurezcámoslo!». Hoy estos peligrosos especímenes deshonran su memoria día sí y día también.

Así que mi objetivo desde aquí es iniciar la chispa de la rebelión, plantar batalla, descubrirlos ante la comunidad científica y enfrentarnos a ellos por el bien del mundo académico. Nos pocos, nos felices pocos, banda de hermanos académicos. Porque el que colabore conmigo en esta cruzada será considerado mi hermano a pesar de no tener un doctorado o cinco JCRS. Este día academizará su condición, en la noche de Santa Hermione. Y para ello nada mejor que conocerlos y saber a lo que nos enfrentamos.

Tim Harford con El economista camuflado, el primero y más peligroso, que ha convertido la economía en una disciplina para todo el mundo. Comenzó apuntando maneras desde una columna en el Financial Times, a medio camino ya del bochorno (que una cosa es publicar de vez en cuando en prensa generalista, y otra hacerlo regularmente). Pero explicar a David Ricardo con los cafés del Starbucks es una afrenta inaceptable. Con lo que le costó a Ricardo el concepto de la escasez y el valor. Escribió el libro con apenas treinta y dos años y se ha desatado. No destaca precisamente por sus papers académicos, lo que añade más sal a la herida.

Steve Levitt con su Freakonomics, que analizaba papers explicando si los luchadores de sumo engañan o por qué los traficantes de crack viven con sus mamás. Que comenzara analizando temas como el crimen puede parecer aceptable, a fin de cuentas es economista, americano y trabaja en Chicago. Pero la cosa se le fue de las manos con la portada de su primer libro. Y con el estudio del impacto del aborto en las tasas de delitos, destruyendo la teoría de los cristales rotos y haciendo que al alcalde Giuliani se le quedara esa cara tan suya. Hay una mínima esperanza en que su producción de papers académicos no ha desaparecido, y quizá pueda salvarse para la causa. Por otra parte lleva varias demandas por plagio y difamación que prometen permitirle ampliar sus investigaciones sobre la vida carcelaria.

Malcom Gladwell, siendo periodista, ha entrado apoyado en su verborrea y en una cabellera afro inolvidable. De orígenes jamaicanos, este canadiense nacido el mismo día que yo no es académico, pero podría pasar por ello, lo cual es un motivo más terrible aún si cabe. Si un lego sin cicatrices doctorales puede ser tenido por docto, debemos actuar con rapidez. Escribe en el New Yorker, burda copia de este, nuestro magazine, y bolita mediante que responderemos a tamaña afrenta. Sus cinco libros han sido superventas, por todos los santos, ¿no muestra esto claramente la necesidad de pronta actuación? Habla de cómo viralizar ideas en The Tipping Point, de la intuición en Blink, pero sobre todo de personas excepcionales en Outliers y de los grandes contra los pequeños en David y Goliat. Su teoría de cómo convertirse en un experto de algo en solo diez mil horas es la llave de un conocimiento diferencial que debería seguir oscuro tras varias referencias académicas con bajo índice de impacto. Su análisis de por qué los niños nacidos en enero tienen más posibilidades de ser grandes deportistas provocó cambios radicales en mis rutinas domésticas y familiares hasta el punto de que mi hijo naciera el 31 del primer mes del año (y hasta aquí puedo leer). ¿No queda claro ya que hacer accesible este conocimiento al gran público puede ser el fin de la civilización como la conocemos? A pesar de que sus áreas de trabajo sean la sociología y psicología. ¡Periodista! ¡Es periodista! ¿He dicho ya que es periodista? Por todos los…

Su némesis, que podría ser una solución, ha resultado ser incluso mucho peor. Jonah Berger dedicaba su trabajo y su talento a demostrar que Gladwell se equivocaba, pero, conseguido esto, sigue en la misma línea que él. Vale, sí, este publica papers, en journals académicos, con investigación rigurosa… ¡pero luego se saca de la manga un libro como Contagious! Un panfleto donde desgrana con ejemplos fáciles de conocer los secretos para que una idea o proyecto sea ampliamente difundido. Pierre Bordieu cambió el mundo con su concepto del capital social, para que este… este… ¡niñato de pelo rizado aquerubinado! venga ahora a decir que la clave es la «moneda social»; o los disparadores (como una canción llamada «Friday», que dicho día es escuchada recurrentemente; o un producto llamado Mars que se vende cuando se habla de una misión de la NASA al planeta rojo); las emociones, que hacen que esto parezca una telenovela o el Sálvame buscando que la gente llore; o finalmente contar historias, para darnos ya de bruces con el manido storytelling que nos venden los gurús por todos lados. Parecía que sí, pero no.

Nate Silver y su blog sobre estadística, béisbol y las elecciones americanas de 2012, en el que acertó los resultados en todos los estados. Cuando todo el mundo decía que Obama podía perder, él argumentaba que Obama iba a ganar con más del 60% de los votos. Y no, no fue la suerte del principiante, en 2008 también acertó todos los estados (bueno, menos uno). Pero no es académico, nunca lo fue, ni siquiera es doctor, válgame el cum laude. Pero claro, la combinación de estadística y plebe anumérica facilita que sea elevado a los altares. Bueno, eso y la película de Moneyball, con Brad Pitt, donde se habla de un sistema como el creado por Silver (PECOTA) para analizar jugadores de béisbol y que llevó a un equipo a las más altas cotas de este deporte nacional americano.

Susana Martínez Conde, magia y neurociencia, que se ha atrevido a convertirse en maga, ser aceptada en la mayoría de los clubes mágicos, y escribir un libro de masas o salir en red.es explicando los trucos de los magos y del cerebro. Sí, es doctora. Es más, es doctora doctora de verdad, es decir doctora en medicina además de PhD (o doctor en filosofía, vulgo Doctor of Philosophy). Y sí, publica papers y libros académicos. Pero debemos actuar con más fuerza si cabe contra estos disidentes del Frente de Liberación de Conocimiento. ¿Magia? ¡Por favor! Seamos serios: no. Palomas en vez de cobayas; cartas en vez de misivas; y un cerebro de gelatina para entrar en un club de magos con una bata blanca. Es una blasfemia y no podemos permitir que el Frente del Conocimiento Liberado y sus disidentes hagan perder el rigor y la solemnidad de la Academia. Ni aunque explique los trucos en su libro.

Daniel H. Pink, que ataca la psicología del palo y la zanahoria de toda la vida, explicando qué nos motiva realmente a partir de varias investigaciones; sus libros bordean la dura línea de la autoayuda coelhiana. ¡Pero si hasta ha hecho un cómic sobre cómo encontrar trabajo! ¿Qué fue del «tenure» y del sufrimiento como asistente de investigación de toda la vida? ¿Qué será de centrarse en una rama de investigación hiperespecializada y específica hasta que la muerte nos separe? No, señores míos, no podemos permitir que este hombre destripe más papers y haga más cómics sobre disciplinas de comportamiento. Ni él ni el siguiente.

Dan Ariely, que experimenta también sobre qué nos motiva y por qué mentimos, en este caso mucho peor, ya que lo hace con proyectos e investigación propias en vez de utilizar las de otros como buen investigador que se precie. Y ahora se lanza a los documentales… ¡con un modelo de crowdfunding en Kickstarter! Y pone como recompensas ser absuelto de los pecados de la mentira por él mismo en conversación telefónica. Lo peor de lo peor delante de nosotros. Papers explicados de manera que los entienda mi madre. ¿Cómo haremos ahora para no ser molestados en las cenas familiares por nuestro cuñado, si cualquiera puede entender el abstract de un JCR? ¡Es el fin de la concordia familiar! Por mucho que el comportamiento y su aplicación a los precios, a las trampas y las mentiras, o al diseño de sistemas de seguridad o a saber mejor cómo reducir el crimen (de nuevo), puedan hacer un mundo mejor en muchos aspectos, mantener el statu quo familiar en la cena de Navidad está por encima de todas estas cosas, como todo el mundo sabe.

Yoram Bauman, el stand-up comedian, que se permite incluso hacer chistes directamente o analizar la inflación en el infierno, por no hablar de ser de los primeros en hacer cómics explicando la dura, difícil, dolorosa y no siempre acertada teoría económica de toda la vida. ¿No saben en su universidad lo que está haciendo con su doctorado? Un cómic sobre microeconomía parecía un pequeño divertimento; otro sobre macroeconomía empezó a ser preocupante… ¡pero ha colaborado en uno sobre estadística! ¡Hace chistes sobre la inflación! ¿Cómo conseguiremos que nos tomen en serio cuando hablemos de economía? ¿Cómo camuflaremos ahora nuestros errores y predicciones si hay un tipo que predice las elecciones y otro que ridiculiza las sagradas fórmulas de la inflación? Ni M1, ni M2, ni M3, lo que debemos hacer es llamar al MI5 y que se encarguen de él. Si pudimos convencer a todo el mundo de que hicieran un premio para economistas en Suecia y colarlo como un Nobel más sin serlo, esto debería de ser pan comido para la comunidad científico-económica… aunque las ciencias sociales, ya se sabe.

Adam Sheppard es un intruso, un jovenzuelo que, seguramente sin saberlo, utiliza la nunca bastante valorada grounded theory para buscar el sueño americano. ¿Realmente puede ser considerado académico salir de casa de tus padres con veinticinco dólares y un año después tener casa, coche y trabajo sin decirle a nadie de dónde vienes ni usar tu título universitario, demostrando que es posible tener una vida media saliendo de la nada? Que una cosa es utilizar la investigación cualitativa, que todos lo hemos hecho, que no todo son números. Pero no así, hombre de mundo. No con un lenguaje llano y entendible, nunca con anécdotas personales, y menos todavía experimentando en uno mismo. Que desde Marie Curie ya no está de moda. A ver si vamos a tener que hacer lo mismo ahora los demás, válgame el tenure. Joven, deslenguado y con herramientas de primero de investigador, sin doctorado y con poco riesgo, pero en la lista para ser vigilado de cerca. Que nunca se sabe.

Neil deGrasse Tyson, capaz de codearse con el director de Titanic con la excusa de unas estrellitas mal colocadas, de salir en televisión y retomar el testigo de Carl Sagan en Cosmos, o inventarse el término «Manhattanhenge» entre otros. ¿Qué podemos esperar de un académico que sale en televisión y está en las estrellas? La vida es cruel; si hubiera seguido con su carrera de luchador en vez de abandonarla a los nueve años para estudiar el cielo del Bronx otro gallo nos cantaría. Y cuando parecía que la «divulgación» (que, como todo el mundo sabe, viene del término «vulgo») había terminado con Carl Sagan, el hombre que más mueve las manos al hablar del mundo retoma la serie. ¿Qué podemos esperar de un hombre que ha conseguido que Plutón deje de ser considerado un planeta? Su larga lista de cargos, libros e investigaciones son la tapadera perfecta, pero no para nosotros. Conocemos su aviesas intenciones, y está en nuestra lista.

Sir Ken Robinson, experto en educación y en dar charlas multitudinarias en TED… ¡contando chistes! ¿No sabe este hombre que la letra con sangre entra? ¿Cómo pretende cambiar el sistema educativo contando batallitas sobre bailarinas o inventándose que todos debemos ser creativos? ¿Dónde quedó el seguimiento irredento de la burocracia académica, las normas, el protocolo, los pasos a dar para pasar de un paso a otro para luego dar repaso tras repaso? ¿Cómo puede pasar de todo eso?

Hans Rosling, que crea gráficos de burbujas y explica con cajas de colores la superpoblación y el futuro demográfico del planeta, quien además se ha atrevido a liberar los datos y la herramienta para que ¡cualquiera pueda hacerlo! Un hombre capaz de hacer quedar mal a los profesores del Instituto Karolinska, los que conceden el Nobel, con su comparación con monos ante cinco preguntas sobre economía internacional y desarrollo económico. ¿Que eso no llama la atención? Pero si incluso se hace el entrañable hablando de su madre y la lavadora para explicar cómo una generación pudo estudiar y cambiar el mundo. De su madre. Y la lavadora. Sin fórmulas, ni estadísticas, ni revisión de la literatura, ni referencias académicas en formato APA. ¿Quieren más motivos? En su web de www.gapminder.org cualquiera puede obtener datos y una aplicación para procesarlos. ¡Cualquiera! ¡¡Datos!! ¿Cómo es posible que el noble arte de buscar, obtener, estimar, incluso (ejem) crear datos brutos haya caído tan bajo y baste con dar a un botón? Categorizado en nuestra lista como muy peligroso. Además sospechamos que las cajas que usaba son del IKEA. AcaCon (Academic Coolness Readiness) nivel 2 como mínimo.

No podía faltar, tan nuestro y tan televisivo: el profesor Gay de Liebana, que explica economía y balances de empresa con el mundo del fútbol. Camuflado como aficionado «perico» (o del RCD Espanyol) y con un peligrosísimo programa de radio donde invita a jóvenes emprendedores para hablar de creación de empresas. Su libro España se escribe con E de endeudamiento parece un manual macroeconómico, pero no se engañen; está lleno de referencias al fútbol, la siesta y muchos ejemplos más, que lo hacen fácil de entender para cualquiera. En un intento obviamente desesperado de no ser señalado por sus acciones plantea a cada poco balances de empresa, con sus cifras, sus ratios y su excitantemente intricado listado de conceptos exquisitamente especializados. ¡Pero lo fastidia todo con sus explicaciones capaces de ser entendidas hasta por mi abuela! Muy peligroso y con gran capacidad de supervivencia. Ha superado una entrevista con Jordi Évole, no digo más. Lo dejamos para el final porque será complicado, pero está marcado en nuestra lista, que ni olvida ni perdona.

Y finalmente Isaac Asimov, capaz de doctorarse en bioquímica tras aprender de manera autodidacta a leer y escribir él solo con cuatro años, para luego perderse en la ciencia ficción directamente y publicar más de quinientos volúmenes. Fallecido en 1992, es culpable de cuentos de ciencia ficción (como su propio nombre indica, ciencia que no es real, empezamos mal); sus libros están en casi todas las categorías posibles (astronomía, ciencia, historia, medicina…); han puesto su nombre a un asteroide, una escuela o un cráter en Marte entre otros. Y uno de sus personajes favoritos es Azazel, un diablillo que denigra con su pluma al ignorar el valor del rigor en sus decisiones en cada historia… ejem, historias que por supuesto no hemos leído pero nos lo ha contado un amigo. Aunque ya no esté entre nosotros no podemos olvidarlo y su impacto sigue vigente hoy día.

Si no actuamos pronto quizá haya más como él en el futuro. Y más como los anteriores. Puede que usted piense que estos hombres son buscados por un delito que no han cometido, y que sobreviven como divulgadores de fortuna. Si tiene usted algún problema en comprender el mundo académico y se los encuentra, quizá hasta consiga entenderlos. No permitamos algo así, por el bien de la humanidad y de nuestro tenure. Síganme en esta búsqueda a la caza y captura de estos peligrosos especímenes, por un futuro con torres de marfil. Ellos son los «AcademiCools».

[1] Tradúzcase como «don quiero y no puedo».


Las mayores locuras financiadas mediante crowdfunding

0

La humanidad es idiota, y eso es estupendo.

Una de las auténticas revoluciones que ha propiciado internet, más allá de redes sociales donde fotografiar las delicias que circulan por nuestro aparato digestivo, es el fenómeno del micromecenazgo al que se dedican webs como Kickstarter, Indiegogo o Verkami. Es decir, la financiación gracias a los propios fans de proyectos que empresas y productores no acaban de considerar viables. El bombazo llegó con Tim Schafer y su compañía de videojuegos Double Fine. El estudio montó un kickstarter pidiendo 200.000 dólares para producir una aventura gráfica, en dos dimensiones con promesas de beber de las raíces Lucasartianas, y tras las primeras veinticuatro horas todos sus empleados estaban respirando dentro de una bolsa de papel del susto: en un solo día habían recaudado un millón de dólares. Cuando se cerró el plazo de crowdfunding el juego, aún sin nombre, tenía recaudados más de tres millones y Schafer no sabía dónde era posible comprar tantos sacos con el símbolo del dólar dibujado. Los seguidores de la cancelada serie Veronica Mars financiaron su salto al cine con casi seis millones de dólares, Amanda Palmer se va de gira gracias a sus mecenas con un nuevo disco en la maleta, Ana Belén Rivero financia la producción de un libro con su coño, el Pebble: E-paper watch pasa de idea geek a realidad gracias a una montaña de billetes (diez millones de dólares) arrojados a su sombrero, una consola indie como Ouya consigue el dinero necesario para empezar la fabricación y su posterior comercialización. Todos empezaron como proyectos con metas económicas muy distintas y públicos muy específicos pero acabaron cosechando éxito entre los dispuestos a abrir la cartera. El fenómeno parece ir sobrado de fuelle para largos recorridos: Kickstarter acaba de anunciar que en su plataforma el dinero que se ha obtenido para proyectos de usuarios ha superado la cifra de mil millones de dólares. Y la mitad de esa cifra se ha conseguido durante el último año.

Pero, acurrucados en el otro extremo del escenario, también tenemos miles de proyectos que no llegan a captar el interés suficiente y se ahogan tristes entre tanta tormenta de promesas digitales. Y en alguna ubicación más incierta nos encontramos con un grupo mucho más pequeño e interesante: el de aquellos proyectos que revolcándose en lo absurdo, lo impensable o directamente lo estúpido (de manera premeditada o no) alcanzan su meta de financiación regateando todo pronóstico dictado por la lógica.

Una de las quejas que se utilizan como argumento en contra de la verdadera utilidad del micromecenazgo es afirmar que la gente es tonta e invertirá su dinero en cosas muy cuestionables o difícilmente merecedoras de cualquier tipo de capital. La realidad es exactamente esa: la humanidad es idiota y por eso no existe nada de malo en celebrar esa estupidez arrojando billetes contra la pantalla del ordenador. Probablemente lo correcto y necesario consiste en eso mismo, en financiar el legado físico de nuestra tontería.

Escribir en el cielo

Imagen cortesía de Kurt Braunohler.

Kurt Braunohler tenía un sueño, levantarse una mañana y descubrir que algo suyo había sido cuidadosamente escrito en el cielo de Los Angeles. Pero Braunohler no quería firmar una declaración de amor, un poema o un esputo con ínfulas de Coelho en las nubes. Aquel estadounidense buscaba una meta mucho más pura: escribir estupideces contratando una avioneta. Su campaña en Kickstarter prometía que si alcanzaba los 4000 dólares contrataría a un piloto de acrobacia para escribir uno de los siguientes mensajes: «¡Oh Dios mío estoy volando!», «Nubes 4ever», «Los pedos de Dios» o «¿Cómo se aterriza?», y aseguraba que si la cifra recaudada llegaba hasta los 10.000 billetes estos irían destinados a que cinco avionetas coordinadas rubricaran chistes de «Toc, toc» o diálogos como el que sigue:

Hey, tio.
—Hey.
—¿Qué haces?
—Skywriting.
—Oh, se me había olvidado.

Braunohler, entregado a su causa de hacer del mundo un lugar mejor con sus bromas dicharacheras, ofrecía una serie de recompensas a los backers entre las que se encontraba la posibilidad de casarse con aquel que aflojase de golpe 4000 papeles (algo que sorprendentemente no llegó a ocurrir, aunque hubo una persona que donó mil pavos). Cerrado el plazo de donaciones su empresa alcanzó la cifra de 6820 dólares. ¿El resultado? Pasar a la historia de los informativos de la ABC como noticia loca y dejar a millones de habitantes de Los Ángeles preguntándose si su cuñado se había sacado el carnet de piloto.

Una estatua gigante de Robocop

Imagen cortesía de Imagination Station Detroit.

Toda ciudad tiene a sus benefactores y todo ayuntamiento tiene derecho a plantar una efigie en honor de esos ilustres iconos de la urbe. Hace tres años un usuario de Twitter lanzaba una sugerencia a Dave Bing, alcalde de Detroit: «Filadelfia tiene una estatua de Rocky. Robocop le patearía el culo a Rocky. Él es un gran embajador para Detroit» a la que Bing contestaba amablemente: «No hay planes para levantar una estatua a Robocop. Gracias por la sugerencia».Lo interesante, además de descubrir que Filadelfia realmente tiene una estatua de Rocky, fue contemplar cómo poco a poco la broma inicial se iba haciendo fuerte en la red. John Leonard, un diseñador gráfico, montaba una página en Facebook apoyando la iniciativa de levantar una obra con la que honrar al hijo metálico de Verhoeven y a las pocas horas aquel rincón de la red social ya contaba con un par de miles de fans. Brandon Walley, un amigo de Leonard, animado por la capacidad de convocatoria del cine ochentero decidió que era buena idea abrir un kickstarter para construir realmente la estatua. 2718 personas aportaron un total de 67.000 dólares (la meta estaba fijada en 50.000).Gracias a ello, y tras el visto bueno por parte de la MGM, propietaria de los derechos del personaje, los perpetradores de la iniciativa se pusieron manos a la obra. Revisando las actualizaciones informativas y algún making off del trabajo realizado se puede ver que el molde ya está finalizado y a los chicos solo les queda comprar alguna tonelada de bronce para fabricar la estatua, ponerle un pedestal bonito y decidir en qué ubicación van a instalar a Alex J. Murphy para que eche raíces.

Calendario de gatitos

Imagen cortesía de Kate Funk.

Es un dato comprobado que internet se inventó para satisfacer dos de las necesidades básicas de la población actual: el porno y las fotos de gatitos, aunque no necesariamente al mismo tiempo. Por eso mismo apenas resulta extraño que un calendario de gatos disfrazados recaudara 25.000 dólares en su crowdfunding (el objetivo eran unos míseros 3500). Kate Funk organizaba el asunto y lo dejaba todo muy claro desde el primer minuto: «¿Disfrutas de las fotos de gatos disfrazados de criaturas mágicas?¿Usas calendario? ¿Sí? En ese caso tenemos algo impresionante para ti», y con esas palabras convencía por completo a más de mil amantes de los gatos aficionados al cosplay.

Crystal Bacon

Imagen cortesía de Greg Kiesow.

«El bacon es maravilloso, el Crystal bacon es más maravilloso aún». Greg Kiesow se dedicó a combinar arte de joyería con panceta de sartén en un único y maravilloso abalorio. Con mimo milimétrico, delicadeza deliciosa y dos mil dólares en la hucha este distinguido artista de Chicago confecciona en su ordenador detallados modelos tridimensionales que una vez tallados en placas de plástico se convierten en llamativos pendientes, collares y elementos decorativos absolutamente exclusivos. Con forma de fritanga.

La botella de agua inteligente

Imagen cortesía de Oleo Apps Inc.

La vida actual es muy dinámica y estresante. Una persona normal no tiene tiempo para detenerse a comprobar cuánta agua consume diariamente o cuándo su cuerpo anda a un paso de la deshidratación total. Pero una persona normal también tiene el móvil siempre a mano, y ahí se encuentra la solución: BluFit Bottle. La botella inteligente que es capaz de decirte a través de su aplicación para smartphones cuánta agua acabas de beber de esa misma botella y cómo lo llevas en cuanto al consumo de líquidos diario. Porque la vida es demasiado corta como para pararse a hacer cosas como mirar la botella y restar de memoria.

Una secuela de Shaq fu

Imagen cortesía de Big Deez Productions.

Situémonos: estamos en 1994 y a los críos les encanta Shaquille O’Neal, una bestia parda que juega en la NBA. Estos mismos infantes tienen una Megadrive o una Super Nintendo y esos dos trastos también les encantan, son cacharros que sirven únicamente para jugar, y durante esos mediados de los noventa los videojuegos de lucha están viviendo una época dorada gracias a títulos como Street fighter II o Mortal Kombat. Entonces alguien decide que es buena idea combinar todos los elementos anteriores y embolsarse algún dinero vendiendo el resultado. Nace Shaq fu, juego de tortas con un Shaquille O’Neal partiéndose la cara contra momias, hombres biónicos, bestias infernales o mujeres gato en una dimensión alternativa. El videojuego es un curioso montón de mierda, o lo que se puede presuponer que posiblemente ocurra cuando pones a Shaq de protagonista en un producto en el que lo único que no se hace es jugar al baloncesto.

Saltamos a 2014: aparece una iniciativa en Indiegogo para crear una secuela de aquel juego que todo el mundo recuerda por lo absurdo de su propuesta pero nadie defiende por lo mediocre del resultado. En el vídeo promocional uno de los creadores originales afirma en unos cuestionables subtítulos: «Shaq fu fue un desastre, las estadísticas reflejan que en Francia se dobló el número de suicidios tras su publicación». Y es que los responsables de esta empresa tienen bastante claro su objetivo: resucitar por nostalgia jocosa una franquicia que nunca llegó a nada y limpiar el nombre de Shaq, algo que se antoja entre broma idiota y genialidad. Shaq se apunta a la fiesta («Im kicking everybody ass», afirma en la presentación) y lo hace en más de un sentido: no solo volvería a protagonizar el juego sino que una de las recompensas, para el que donase la salvaje cifra de 35.000 dólares a los desarrolladores, consistía en tener a la leyenda de la NBA pinchando como DJ en una fiesta en tu casa. Una recompensa reclamada: alguno de los backers decidió que eso merecía la pena y se llevó al gigante de New Jersey a su guateque previo paso por caja. 1339 personas más también se apuntaron a financiar la locura de secuela. El objetivo para sacar adelante Shaq fu: a legend reborn estaba en unos impensables 450.000 dólares, el resultado final superaba en 24.000 dólares esa cifra.

Cucarachas teledirigidas

Imagen cortesía de Backyard Brains.

Backyard Brains promocionaban su producto como «el primer cyborg comercial del mundo». Y a pesar de lo espectacular que sonaba aquello su idea realmente se arrastraba a un nivel algo más underground: controlar mediante una aplicación para el móvil el movimiento de esos seres hermosos que son las cucarachas de ciudad. The Roboroach es un pequeño pedazo de circuitería que una vez instalado en el lomo del insecto se dedica a enviar estímulos eléctricos a las antenas para que el bichejo se crea que hay obstáculos en su camino y modifique su itinerario, convirtiendo a la criatura en un coche teledirigido y al experimento en un, en palabras de sus creadores, interesantísimo trabajo de neurociencia que ayuda a comprender cómo funciona el cerebro de estos seres.

Los responsables de Roboroach adornaban su página con las menciones que la BBC, Forbes, Discovery, Computerworld o Mashable le dedicaban a la iniciativa. También incluían demostraciones en vídeo del artefacto en funcionamiento y explicaban lo fascinante de la capacidad de adaptación del cerebro de estas criaturas: tras unos minutos jugando a ser Dios con la cucaracha esta acabaría aprendiendo que era más sano ignorar las descargas eléctricas, lo que forzaba a que la diversión teledirigida tuviera que ser racionada por el usuario en periodos de pocos minutos. La pagina de kickstarter incluía también el código ético de la compañía en donde se aseguraba que las criaturas no sufrían al ser sometidas al aparato, pero aquello no evitó que los amigos de PETA se les echaran encima. 12.000 dólares y unas cuantas camisetas molonas más tarde The Roboroach se ha producido con éxito y se puede encargar a través de su página web: «¿Es usted un profesor o un padre que quiere enseñar a un estudiante técnicas avanzadas de neurotecnología? ¡Está usted de suerte!».

Sarténespada

Imagen cortesía de James Brown.

James Brown tiene pinta de matar dragones. También tiene pinta de freírlos después. Brown ideó una manera de convertir cualquier banquete en algo épico partiendo desde la misma vitrocerámica: la Combat Kitchenware, un utensilio que combina el noble arte del mandoble legendario con la pasión culinaria. O sentirse Conan friendo unas patatas. Viene acompañado de cartas con quests (en forma de recetas) y diferentes versiones de la espada (mango de villano o detalles y grabados personalizados). Para los impuros es un cacho de metal fundido pegado a una sartén, para los verdaderos guerreros un arma poderosa. En la que se puede freír un huevo.

Universal boop zone.2012 burningman )'(

Imagen cortesía de Twatrick.

Ha sacado 500 pavos. No está claro qué es, qué propone, qué tipo de recompensas da ni qué coño trata de comunicar el hippie en pijama pintarrajeado con Cariocas que está leyendo ese documento indescifrable. Pero ha sacado 500 pavos. ¿Un extraterreste de otra galaxia?, ¿la reencarnación pop de Ryan Dunn?, ¿una forma moderna de pedir financiación para mantener al camello?, ¿boooooop?, ¿booop boooooop? 500. He alquilado una caravana y tengo los rotuladores en la mano.

Titanoboa

Imagen cortesía de Charlie Brinson.

Pocas cosas incitan más a la confianza de los inversores que un hombre que quiere construir una boa metálica y articulada de tamaño gigantesco por ningún motivo lógico aparente. Se bautiza a todo el invento con un nombre con tirón y hop, 10.000 papeles obtenidos con los que pagarte el contrachapado del bicho e irte a cabalgar sobre el mismo por el desierto más cercano.

Comerse un burrito

Imagen cortesía de Noboru Bitoy.

Noboru Bitoy tenía la intención de comerse un burrito en el Chipotle de su barrio. 6,50 dólares era el precio del manjar, y el chico calculó que a esa cifra base había que sumar los 60 céntimos de impuestos y un dólar adicional de propina para los currantes del local. Bitoy montó un kickstarter para recaudar 8 dólares, hacer el esfuerzo de comerse el burrito en caso de cubrir los costes y posteriormente contarle a los backers cómo de bueno estaba el producto. La sociedad concienciada se volcó con su causa: cuando el plazo para las aportaciones expiró Bitoy era 1050 dólares más rico.

Tartas & geeks

Imagen cortesía de Garrett H.

Pi Pie Pan. Un molde para hacer tartas. Para hacer tartas con la forma del número pi. El sueño de todo matemático orondo y todo flipado de la ciencia cocinitas. Garrett H. asegura que es la forma más geek de cocinar una tarta y que los brownies salen con un mayor porcentaje de borde crujiente. ¿Quién necesita realmente una de estas? 741 personas por lo visto. La tontería se embolsó la increíble cifra de 17.500 dólares.

Un monumento a Satán

Detalle de La caída de Satán, de Gustave Doré c. 1866 (DP).

En el Capitolio del estado de Oklahoma hay un monumento dedicado a los diez mandamientos. La piedra trae consigo cierta polémica y acumula algunas denuncias de lo inconstitucional del asunto al presentarse como un anuncio de una religión promocionado por el Gobierno. El caso es que para evitar en parte todo ese follón la pieza fue costeada en su totalidad por Mike Ritze para posteriormente ser regalada por el propio Ritze al estado, consiguiendo que la obra figurara como donación y que el Gobierno pudiera decidir plantarla en alguno de sus dominios sin sentirse muy culpable. También aprovecharon para comentar que no era un caso excepcional, que cualquier otro monumento u obra de arte tenía las puertas abiertas y los terrenos allanados si alguien lo traía envuelto en papel de regalo.

Lo que ocurrió es que el Templo Satánico se puso celoso y pensó que lo que Oklahoma necesitaba era un monumento a Lucifer situado justo al lado de las bíblicas diez reglas. Y se pusieron a buscar financiación para la creación de un homenaje al Maligno en las redes. Con suficiente éxito como para recolectar 28.000 dólares y con suficientes amenazas como para que se acordaran de guardar el molde de la estatua, por si alguna de las personas que no eran muy de la cabra decidía realmente visitar la obra con nocturnidad y un martillo. Stephen Colbert lo cuenta con más gracia aquí. Y los de Vice hicieron una preview fotográfica del aspecto family friendly que va adquiriendo el monumento, con un par de niños muy embelesados con ese afable Satán.

Fotografía de portada: 401(K) (CC).