¿Cuál es la mejor escena de suspense de la historia del cine?

Tal como acostumbraba a explicar Alfred Hitchcock, imaginemos dos situaciones. En la primera un grupo de personas mantiene una conversación intrascendente durante cinco minutos y una bomba explota bajo su mesa. Ahí tendríamos una escena aburrida y diez segundos finales de sorpresa. Ahora repitámosla mostrando al público desde el comienzo que hay una bomba que estallará dentro de cinco minutos y lograremos mantener su atención durante todo ese tiempo. Eso es el suspense. El cine actual ha descubierto además una tercera vía, que consiste en hacer explotar una bomba cada diez segundos y cuyo mayor exponente sería Michael Bay. Pero centrémonos ahora en la vertiente del suspense, más concretamente en aquellas escenas que nos mantuvieron en tensión pegados a la butaca o al sofá, que pueden corresponder a películas de diversos géneros. A continuación les mostramos nuestra selección, abierta por supuesto a cualquier otro ejemplo que deseen añadir.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_______________________________________________________________________

Bomba en el autobús, de Sabotaje

El ejemplo que puso el cineasta británico no fue casualidad, se trata precisamente de lo que hizo en este film de 1936, con un niño que pasea una bomba bajo el brazo por medio Londres, atravesando multitudes, mientras nos tememos que explote de un momento a otro… y efectivamente lo hace. Al público le disgustó ese desenlace y el propio director reconoció posteriormente que hacer que fuera el muchacho quien llevase el artefacto fue un «serio error», dada su conexión emocional con el espectador. Pero en cualquier caso la escena es estupenda.

_______________________________________________________________________

Hundimiento del submarino, de Das Boot   

Con una tasa de mortalidad de en torno al setenta por ciento, los submarinistas alemanes durante la guerra tenían buenos motivos para vivir con una angustia atroz cada situación de peligro, sin lugar alguno al que escapar o donde esconderse, solo cabía esperar. Lothar-Günther Buchheim fue parte de la afortunada minoría superviviente, lo que le permitió más adelante escribir un libro que sería llevado al cine con inmejorable resultado. En esta escena, tras haberse sumergido para evitar un ataque aéreo cuando pasaban por Gibraltar, un fallo mecánico les hace hundirse hasta niveles de presión que el submarino no puede soportar y solo queda invocar a Dios.

_______________________________________________________________________

Fuga de Jack, de La habitación

Tras haber permanecido toda su corta vida encerrado junto a su madre en una habitación que era como un gran útero para él, Jack tiene la oportunidad de huir de su captor fingiendo su muerte. Esa alfombra enrollada es el canal de parto que lo arroja a un mundo absolutamente nuevo para él, donde da sus primeros pasos con torpeza mientras lo observamos con la lágrima asomando y el corazón en un puño. Está a punto de ser por fin libre y estamos con él como si nos fuera la vida en ello.

_______________________________________________________________________

Velociraptor en la cocina, de Parque Jurásico

Spielberg siempre ha tenido buena mano para rodar esta clase de escenas. En La guerra de los mundos había otra en un sótano que guardaba cierta similitud,  pero nos quedamos con esta que es la original.

_______________________________________________________________________

Chica nadando, en Tiburón  

Naturalmente si hablamos de suspense y de este director tampoco podíamos dejar sin mencionar Tiburón. «¿Qué haría Hitchcock en mi lugar?», es la pregunta que se hizo a sí mismo durante el rodaje.

_______________________________________________________________________

A oscuras, de El silencio de los corderos

En Sola en la oscuridad Audrey Hepburn era una mujer ciega que para tener ventaja sobre su perseguidor dejaba su casa a oscuras. En el clímax de una de las películas fundamentales de los años noventa veíamos a Jodie Foster justo en la situación opuesta.

_______________________________________________________________________

Paso fronterizo, de Sicario

Denis Villeneuve es un magnífico director del que dentro de dos semanas se estrenará en nuestro país La llegada, que promete bastante, y el próximo año nada menos que la continuación de Blade Runner. La más reciente es Sicario, una historia de malos y peores en torno al tráfico de drogas entre México y Estados Unidos, que incluía este momento que es un ejemplo brillante de cómo crear tensión y resolverla en una narración.

_______________________________________________________________________

Muerte del capitán Dallas, de Alien

El xenomorfo se movía como pez en el agua por los conductos de ventilación, no fue buena idea ir a buscarle allí. Al menos en la versión original intuimos que Dallas murió rápidamente, porque en una de las escenas eliminadas Ripley se lo encontraba agonizando en un nido alienígena, listo para ser inseminado por un abrazacaras. Pero sobre el complicado ciclo reproductivo de esta especie ya hablamos en su momento.

_______________________________________________________________________

La lección de tempo, de Whiplash

Esta película pertenece a un cruce de géneros que podríamos bautizar como «cine de terror musical», que nos muestra cómo para crear desasosiego no es imprescindible incluir marcianos ni gente apuntándose con sus armas, basta un profesor con ganas de atormentar a sus alumnos.

_______________________________________________________________________

Restaurante, de Mulholland Drive   

Una de esas escenas tan características de David Lynch en las que ni los protagonistas ni los propios espectadores sabemos si lo que se muestra es real o un sueño.

_______________________________________________________________________

El incinerador, de Toy Story 3  

Posiblemente la mejor de las tres (y a la espera de la cuarta en 2019), que culminaba con esta grandiosa secuencia en la que veíamos a nuestros protagonistas afrontar la muerte con una entereza digna de Espartaco.

_______________________________________________________________________

El dentista torturador, de Marathon Man

¿Son los dentistas malas personas que disfrutan con nuestro tormento? La eterna pregunta… Podemos ver al protagonista de una película siendo acechado por dinosaurios, alienígenas o espectros e intuimos su miedo, pero cuando es un dentista con ese infernal taladro que usan la angustia es aún mayor si cabe: sabemos a la perfección cómo debe estar sintiéndose. Dustin Hoffman repitió aquí con el director de Midnight Cowboy, en uno de esos casos en los que una escena termina devorando a la película entera, recordada siempre por este momento.

_______________________________________________________________________

Michael va al hospital, en El Padrino

Tras el atentado que sufre Don Vito, su hijo acude al hospital para visitarlo y descubre que está desprotegido ante cualquier posible nuevo ataque, lo que le obliga a improvisar una respuesta.

_______________________________________________________________________

La anciana, de It Follows

Nunca una anciana andando a ese ritmo infundió tanto miedo, desde entonces cualquiera de ellas que camine por la misma acera es una presencia amenazadora. La premisa de esta película era tan sencilla como eficaz y en su día le dedicamos este artículo.

_______________________________________________________________________

Restaurante con sospechosos, de Nightcrawler

El protagonista de Nightcrawler es un reportero de sucesos en Los Ángeles y como buen reportero siente una necesidad creciente de intervenir en la escena o, directamente, de crearla.  

_______________________________________________________________________

Final de Los pájaros   

La escena final de esta película será también la que cierre esta selección. Parece ser que en el incidente real que inspiró esta historia el comportamiento anómalo de las aves fue causado por una intoxicación alimenticia. Señalarlo hubiera sido un despropósito semejante a explicar el origen de La Fuerza en los midiclorianos, y Hitchcock tuvo el buen gusto de omitirlo. El misterio de su comportamiento nos provoca así más desasosiego, especialmente si después de haberles visto hacer tantas diabluras ahora mantienen esa aparente calma, dejando marchar a los protagonistas, como si estuvieran siendo condescendientes con ellos.  

_______________________________________________________________________


¿Qué película NO merece ganar el Óscar?

El próximo domingo tendrá lugar la entrega de estos premios y, fieles a una tradición ancestral cuyos orígenes ya ni recordamos, como cada año volvemos a convocar una encuesta para decidir cuál de las nominadas a mejor película no lo merece. En esta edición hay que decir que ha habido una buena cosecha, con un nivel medio más que aceptable, pero siempre hay alguna a la que coger manía. Así que voten, voten.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_________________________________________________________________

La gran apuesta

Imagen de Plan B Entertainment.
Imagen de Plan B Entertainment.

«Lo que nos mete en problemas no es lo que no sabemos, sino lo que creemos con certeza y no es cierto», con esta cita de Mark Twain comienza la película y es precisamente el mayor reproche que cabe hacerle. El periodista financiero Michael Lewis publicó hace unos años un libro explicando la crisis de 2008 que recibió múltiples alabanzas: era riguroso y al mismo tiempo muy divertido. Cuando dispones de casi trescientas páginas de ensayo es difícil pero factible aunar un análisis minucioso y contar chistes. Ahora bien, ¿es una película de poco más de dos horas un formato adecuado para lograr lo mismo? El director de Hermanos por pelotas y autor de esta adaptación sospecha —con fundamento— que la ingeniería financiera es mortalmente aburrida y considera que el espectador medio es bastante tonto, así que a lo largo de la película intercala sketchs con Margot Robbie en un baño de espuma tomando champán o Selena Gómez en un casino dirigiéndose a la cámara para explicarnos el mecanismo las hipotecas subprime o los CDO sintéticos. El resultado ha sido definido por algunos como «descacharrante» (no) y «la película que los bancos no quieren que veas» (espero que tengan mayores preocupaciones) y por otros como excesivamente simplificador y moralizante. En conclusión, puede crear en el espectador la ilusión de haber entendido algo —ya hemos visto lo que Twain advertía al respecto— y además reconforta al señalar airadamente culpables a los que encarcelar, que eso siempre gusta, pero quien quiera informarse haría bien en acudir a otras fuentes y formatos. Y quien busque simplemente pasar un buen rato mejor que vea el original al que pretende imitar: El lobo de Wall Street.

_________________________________________________________________

El renacido

Imagen de New Regency.
Imagen de New Regency.

De algunos aspectos de esta película ya hablamos aquí. Es mejor que Birdman, lo cual tampoco es decir mucho, y como por esa Iñárritu ya ganó un Óscar el año pasado puede que eso suponga un obstáculo para que este año repita (aunque es la favorita y tiene doce nominaciones), quedando quizá su reconocimiento en el que reciba DiCaprio por un papel en realidad menos meritorio que otros previos, pero ya toca dárselo. La cinta es espectacular aunque hay quienes le ha reprochado una duración excesiva, cierta cursilería en algunas escenas y violencia exacerbada en otras, así como también en algunos momentos una pretensión mística algo pedantuela.

_________________________________________________________________

Mad Max: Furia en la carretera

Imagen de Icon Productions.
Imagen de Icon Productions.

La trama consiste en una vibrante persecución de A a B y de B a A a bordo de unos vehículos tan pintorescos que a su lado los Autos Locos resultan anodinos como un Seat Panda. En ese mundo postapocalíptico en el que la gasolina es más preciada que la sangre no parecen los más adecuados para ahorrar combustible, aunque quedan muy vistosos, eso sí. Luego hay por ahí una manca de Bildu y unas jóvenes que se emancipan de un patriarca opresor salido de una portada de black metal, menos mal que está Rockatansky para recomendarles que vuelvan,  que si no habrían muerto todas deshidratadas en el desierto. La conclusión es evidente: como en el hogar en ningún sitio, ahí fuera no os espera nada bueno. De ella ya hablamos con más detalle aquí.

_________________________________________________________________

Marte

Imagen de Twentieth Century Fox.
Imagen de Twentieth Century Fox.

Después de dos años de viaje a Marte les entra tanta prisa por volverse que se dejan a uno allí. Bien, aceptemos dicha premisa en esta película que no se han atrevido a traducir como El marciano, pues de lo que se trata es de mostrar a un Robinson Crusoe actualizado, con su misma mentalidad de colono puritano anglosajón, dispuesto a civilizar el entorno a base de trabajo, disciplina y pericia técnica. Precisamente es lo que algunos han reprochado a la película, cierta ligereza, no ahondar en la soledad y angustia de alguien inmerso en esa situación, mostrándolo más bien como si pasara un fin de semana en el campo con su kit de supervivencia y sin que llegue a perder en ningún momento su buen humor. De ella tratamos más extensamente aquí.

_________________________________________________________________

Brooklyn

Imagen de Wildgaze Films.
Imagen de Wildgaze Films.

Está ambientada en los años cincuenta y rodada en tonos pastelosos acordes al carácter de sus personajes, con mención especial a la lánguida protagonista, cuya pasividad llega a resultar irritante. Y pensar que han dejado fuera la de Tarantino para colar este bodrio infernal… En fin, suponemos que habrá gustado en la Academia por su sintonía con la mitología nacional estadounidense. Pero en la historia de esta inmigrante europea llegada a la tierra de las oportunidades no hay dificultades reales a las que haga frente, carece de un verdadero nudo dramático, pues todo el mundo es bienintencionado y estupendo salvo una señora algo chismosa. Es, en definitiva, la historia edulcorada y autocomplaciente que una abuela algo gagá narraría a los nietos sobre sus años mozos.

_________________________________________________________________

El puente de los espías

Imagen de DreamWorks SKG.
Imagen de DreamWorks SKG.

Tras haber recurrido con frecuencia a los nazis como los malos de la película, Spielberg parece que ya se ha cansado de ellos y ha decidido cambiarlos por comunistas. Así lo hizo en la cuarta entrega de Indiana Jones y aquí repite en esta historia de espionaje en los años más tensos de la Guerra Fría. Lo que no cambia es el protagonista heroico aunque humilde, ese arquetípico hombre de familia de firmes convicciones, fácilmente reconocible en nuestro entorno y que para el director tiene los rasgos de Tom Hanks. La historia está bien narrada, obviamente, aunque da la impresión de que los hechos originales no tenían demasiado interés (un intercambio de presos entre las dos superpotencias) y hubo que añadir en el guion, sin demasiado éxito, algo de tensión dramática a tal formalidad burocrática.

_________________________________________________________________

La habitación

Imagen de Film4.
Imagen de Film4.

El argumento remite al increíblemente sórdido caso Fritzl, también conocido como Monstruo de Amstetten, así como al de Natascha Kampusch, y sin embargo resulta sorprendentemente encantadora al mostrarnos cómo vería el mundo un niño que nunca hubiera salido de la habitación en la que permanece encerrado con su madre desde que nació. Rodada con sensibilidad e imaginación, lo peor de esta película es sin duda el tráiler que la anuncia. Así quienes no la hayan visto quisiera recomendarles que lo eviten, pues desvela escenas que es mejor no conocer previamente.

_________________________________________________________________

Spotlight

Imagen de OpenRoad Films.
Imagen de OpenRoad Films.

Tom McCarthy ha tenido una carrera artística bastante curiosa. Fue el guionista de la película de animación Up pero la mayor parte de su trayectoria ha ejercido de actor, en películas tan diversas como 2012, Syriana, El gurú del sexo o Banderas de nuestros padres. El papel que más ha influido en él fue sin embargo en una serie, The Wire, en cuya quinta temporada encarnaba a un periodista que se inventaba las noticias. Ahí absorbió como una esponja los valores y el estilo de David Simon, que ahora ha volcado en esta película de la que es guionista y director. Recrea la investigación que el periódico Boston Globe realizó en 2001, destapando la enorme trama de ocultamiento de los casos de pederastia por la Iglesia católica (que alcanzó también a España, por cierto). La narración es muy fluida, la interpretación excelente y todo en ella rezuma veracidad, probablemente sea la que gane el Óscar. Pero estábamos señalando en esta encuesta los defectos de cada película, veamos qué podríamos decir malo de ella… que está protagonizada por periodistas, por ejemplo.

_________________________________________________________________